“El olvido de la traducción y tradición nos lleva a la violencia, a la traición” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

“El olvido de la traducción y tradición nos lleva a la violencia, a la traición”

Énfasis. Roger Bartra, Premio Nacional de Ciencias y Artes, criticó el nacionalismo: traducción de la ironía.

Toda la traducción y tradición sea literaria, política o científica, lleva consigo una traición porque la sociedad y la cultura existen gracias a la incomunicación, porque no hay relaciones humanas sin complicaciones y  no hay compañías sin un punto de soledad, por eso se debe admitir que la Academia Mexicana de la Lengua (AML) como todas las demás, tiene una dosis de traición en el uso del lenguaje, señaló Roger Bartra en su discurso con motivo de ingreso a la AML, pronunciado ayer en el auditorio del Museo Tamayo.
El antropólogo, sociólogo y escritor mexicano reiteró que sin la incomunicación no se puede desarrollar la cultura, la ciencia ni el lenguaje ya que toda sociedad debe tener rupturas pero cuando se olvidan las tres palabras que nacen del mismo conglomerado: traducción, tradición y traición, los resultados son lamentables.
Al respecto, Bartra se refirió a la situación de violencia en el país causado por un olvido de traducción y tradición política. “Hoy ese tejido se encuentra muy deteriorado podemos comprobar el resultado de la decadencia de las medicaciones sociales que es una violencia extendida en vastos territorios de México, por ejemplo, lo que ocurre en muchas regiones de Michoacán, donde el estado retrocede y se encoje  ante  la expansión de grupos violentos armados. Ahí se han roto las tradiciones políticas, han dejado de surtir efecto las traducciones”, dijo.
ENIGMA DE LA CONCIENCIA. El etnólogo por la Escuela Nacional de Antropología e Historia también destacó que hoy la legitimación del poder político se hace mediante las estructuras mediadoras, es decir, a través de los medios que traducen los intereses de la población a los intereses de la élite.
Pero resaltó que ese mecanismo de vinculación tiene interrupciones con consecuencias que son consideradas como traiciones y que están presentes tanto en democracias como en gobiernos autoritarios con un tenso tejido que complementa los instrumentos represivos. “Por ejemplo, los cacicazgos mexicanos en nuestro medio rural como en el sector obrero se han tensado para proteger las peligrosas sacudidas que provocan una sociedad de tradiciones y contradicciones”.
El autor de La jaula de la melancolía (1987), Oficio mexicano: miserias y esplendores de la cultura (1993), Cultura y melancolía: las enfermedades del alma en la España del siglo de Oro (2001), que ocupa desde hoy la silla número XII, la cual correspondía a la maestra Clementina Díaz de Ovando, también destacó  que “los problemas de comunicación de los humanos es el enigma de la conciencia” y que aun la ciencia no puede descubrir si esas traiciones se forman en nuestro cerebro por una falla  de las redes bioquímicas.
MITOS. En su discurso, el académico de la UNAM —quien el año pasado fue distinguido con el Premio Nacional de Artes y Ciencias 2013 en Historia, Ciencias Sociales y Antropología por el Gobierno de la República—, criticó el nacionalismo al no considerarlo irrepetible y único de la identidad de cada pueblo y dijo que anterior a éste, historiadores, sociólogos y filósofos han tratado de demostrarlo.
“A mi manera (los nacionalismos) son una práctica de la traducción, de la ironía. Es el complejo problema de quienes interpretan las peculiaridades de un momento histórico o de una expresión ideológica como el nacionalismo, descifran y luego vuelven a codificar con las claves de su propio estilo e interpretaciones, pero después estas tendrán a su vez que ser reinterpretadas. Es decir, estamos en un circulo hermenéutico”, indicó.
Por ello, dijo, la historia de los mitos también puede verse como traducción, porque puede funcionar con eficacia, contener rupturas y formas de incomunicación. “La evolución de los mitos, los que se han trasmitido por los siglos son un buen ejemplo de la manera en que se forman  largas cadenas de mensajes que se comunican de una época a otra, y de cultura a otra, la transmisión implica una continuidad  y mutaciones y rupturas. Cada mito es trasmitido con una traducción”.
Minutos antes de declarar concluida la ceremonia, el poeta Jaime Labastida, respondió el discurso de Roger Bartra —cuya postulación fuera realizada por Vicente Quirarte, Leopoldo Valiñas y Hugo Gutiérrez Vega— diciendo que siempre la traducción será incompleta, “no solo de una lengua a otra existen tradiciones, del campo real al espacio de la palabra, ahí van las líneas de sombra”.

Imprimir