Enfermedades inflamatorias intestinales aumentan rápidamente en todo el mundo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Enfermedades inflamatorias intestinales aumentan rápidamente en todo el mundo

Encuentro. La reunión médica, inaugurada ayer, reúne a 4 mil 700 expertos de todo el mundo en la capital danesa.

Cada vez hay más personas que llegan a las salas de emergencia de hospitales con oclusión o cierre de intestinos y muchas de ellas son operadas y se les corta una parte de los intestinos sin que se comprenda que en realidad padecen alguna de las diferentes enfermedad inflamatorias intestinales (IBD por sus siglas en inglés) que pueden ser tratadas con desinflamatorios esteroideos o con medicamentos biotecnológicos.
Lo anterior fue informado por médicos de Estados Unidos y Europa en la conferencia de apertura del Congreso Anual de la Organización Europea de Colitis y Crohn (ECCO por sus siglas en inglés), que inició ayer en la capital de Dinamarca.
La reunión médica, que reúne a 4 mil 700 expertos, busca hacer conciencia social de que las enfermedades inflamatorias intestinales aumentan aceleradamente en todo el mundo. Aunque los organizadores son europeos hay médicos de los cinco continentes.
Actualmente todavía no se conoce qué causa las IBD, pero se sabe que hay tres factores que están involucrados con su aparición: antecedentes hereditarios, fallas en el sistema inmune y cambios en dieta y estilo de vida.
La preocupación por dar a conocer las enfermedades inflamatorias intestinales se debe a que las personas con estos males son más de las que se creía y muchos médicos generales, e incluso  gastroenterólogos, no las conocen con profundidad.
ECCO calcula que en Europa hay 3 millones de personas con padecimientos IBD como la Enfermedad de Crohn, que provoca episodios de inflamación de tejidos desde la boca hasta el ano, así como la Enfermedad de CUCI (Colitis Ulcerosa Crónica Inespecífica), que afecta a intestino grueso o colon.
Según una encuesta que aplicó ECCO a 5 mil pacientes europeos con IBD,  el 58% de los pacientes con Enfermedad de Crohn y el 42% de los pacientes con Enfermedad de CUCI fueron llevados a alguna sala de emergencias por inflamación intestinal antes de que les diagnosticaran la enfermedad.
La misma encuesta señala que el 52% de los entrevistados con Enfermedad de Crohn ya habían sido operados y también el 16% de los pacientes con CUCI. Esto demuestra por qué es una gran preocupación de los médicos europeos el poder evitar que los pacientes con IBD lleguen a estados graves que obligan a las cirugías. La mayoría de los pacientes operados de emergencia por oclusión intestinal tienen que volver a ser operados, una o más veces, antes de que se cumpla un año de su primera intervención y en muchos casos, las complicaciones los conducen a morir con el abdomen abierto sin que se solucione su problema.
INFLAMACIONES EN MÉXICO. Aunque México no presentará investigaciones en el Congreso de ECCO en Copenhague, médicos mexicanos que acudieron al evento informaron a Crónica que en el país se han multiplicado entre 260% y 300% las enfermedades de Crohn y Cuci, desde principios de los años noventa.
El doctor Jesús Yamamoto Furusho, fundador de la Clínica de Enfermedad Inflamatoria Intestinal, en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), de la Secretaría de Salud, explicó que hay varias características de la enfermedades inflamatorias intestinales que obligan a que México ponga especial atención a este tipo de males.
Afortunadamente en México es mucho menor que en Europa el porcentaje de pacientes que llegan a presentar fístulas o canales intestinales anormales por enfermedades inflamatorias. Sin embargo, mientras en Europa sólo el 30% de los enfermos de IBD tarda un año en ser diagnosticados, en nuestro país hay personas que tardan hasta 10 años en recibir el diagnóstico. Esto los expone más a ser ingresados de emergencia a una sala de operaciones y a que se les cortes parte del intestino sin un tratamiento médico más suave antes de llegar a la crisis.

Imprimir