El misticismo pictórico de Sandro Botticelli llega al Museo Soumaya | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

El misticismo pictórico de Sandro Botticelli llega al Museo Soumaya

CUADROS. La virgen y el niño en un nicho y La virgen y el niño con la corona de espinas y tres clavos, de Sandro Botticelli.

Dos pinturas del italiano Sandro Botticelli, La virgen y el niño con la corona de espinas y tres clavos y La virgen y el niño en un nicho, son las recientes adquisiciones del Museo Soumaya que se exhiben en el vestíbulo de dicho recinto cultural como parte de la muestra La Virgen y el niño, la cual reúne 14 óleos y temples con aplicaciones de oro que datan del siglo XIII y de principios del siglo XVII.
“En torno al 10 de mayo y aprovechando las actividades del Día Internacional del Museo, presentamos esta muestra porque muchas veces pensamos que es muy lejano ver a un Botticelli en México, que sólo es posible a través de un libro o una película. Entonces exhibimos para que el público sepa que en México hay arte europeo de gran calidad”, señaló Alfonso Miranda Márquez, director general del Museo Soumaya.
Sobre La virgen y el niño con la corona de espinas y tres clavos (1477), dijo, representa la ternura del tema representado: la madre con el niño, pero al mismo tiempo, la melancolía por vaticinar el fin de la vida del hombre y el comienzo del icono católico.
“En la obra se resaltan las transparencias del temple y la contundencia cromática de los rojos. Es una de las grandes obras del humanismo de Sandro Botticelli y una gran pieza de la pinacoteca del Museo Soumaya”, destacó el titular del museo.
La otra pieza de Botticelli, La virgen y el niño en un nicho (1476), y que fue hecha en conjunto con sus alumnos, tiene la cualidad de que la modelo es Simonetta Vespucci, a quien el pintor italiano usaría en sus óleos más famosos: El nacimiento de Venus y La primavera
“La representación iconográfica de la virgen se da a partir del retrato de una mujer muy famosa en la historia del arte porque le serviría a Botticelli para realizar años después La primavera y El nacimiento de Venus. La modelo es Simonetta Vespucci, que muere de tuberculosos en 1476, año en que está creada esta obra que es de las pocas pinturas que hay de esa gran modelo aún con vida”, explicó.
MÁS PIEZAS. Las adquisiciones, añadió Alfonso Miranda, fueron seleccionadas en armonía con el discurso de las colecciones del Soumaya y se obtuvieron mediante casas de subastas londinenses y neoyorkinas. Además dijo, la exposición incluye La virgen y el niño con San Juan Bautista (1540), de Michele Tosini, otra obra adquirida en este año, así como más pinturas que compraron en 2013.
Algunas de esas adquisiciones son: La virgen y el niño entronizados con los santos Nicolás y María Magdalena y un grupo de ángeles (1370) de Lippo Vanni; La virgen y el niño entronizados con los santos Miguel Arcángel, Bernardino de Siena, Clara y Esteban (1507, pintado para la iglesia italiana San Francisco), de Gian Giacomo de Alladio y La madona y el niño (1494), de Davide Ghirlandaio
“Únicamente la pintura de Ghirlandaio requirió consolidación de capa pictórica pues se veían los tablones y en la parte superior izquierda había una grieta, pero básicamente las obras habían sido intervenidas en el siglo XIX y eso les daba cierta estabilidad”, comentó el director.
Por último, Alfonso Miranda resaltó que con esta muestra, se estrena el vestíbulo como espacio de exhibición. “Eso es importante porque muchas veces sentimos que ya visitamos el museo y por ello estamos cambiando, la cuestión es acercarnos desde distintas disciplinas al arte y a la colección del museo”.

La exposición La virgen y el niño permanecerá abierta al público hasta el sábado 31 de mayo en el vestíbulo del Museo Soumaya, ubicado en Miguel de Cervantes Saavedra 303, Granada, Miguel Hidalgo, Distrito Federal.

Imprimir