El fantasma de la extrema derecha recorre de nuevo Europa | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

El fantasma de la extrema derecha recorre de nuevo Europa

Los partidos que luchan contra el espíritu de concordia por el que se creó la Unión Europea (UE), fueron los grandes triunfadores en dos de las naciones más importantes del viejo continente —Francia y Gran Bretaña—, en las elecciones al Parlamento Europeo celebradas que culminaron ayer. 
El racista Frente Nacional (FN) de la líder Marine Le Pen, obtuvo un 25 % de representación en Francia y el partido independentista británico (UKIP) de Nigel Farage, logró un histórico 30 % de la representación en Reino Unido. Ambos partidos batieron a los partidos históricos de Francia —neogaullistas y socialistas— y de Gran Bretaña —conservadores y laboristas— y piden la salida de sus respectivos países de la UE.
“Euroescépticos”. La extrema derecha también triunfó en la tradicionalmente socialdemócrata Dinamarca y logró meter diputados “euroescépticos” en el Parlamento de la UE de Finlandia, Holanda, Suecia, Grecia, Hungría, Bulgaria, República Checa, Italia y hasta de Alemania.
En Austria, el FPO austríaco, eurofóbico, ha conseguido casi un 25 % de escaños que se traducirá en alrededor de 4 eurodiputados en la futura Eurocámara.
En Grecia, el filonazi Amanecer Dorado logró alrededor del 10 por ciento del voto, mientras que en la República Checa el partido Acción de Ciudadanos Descontentos obtuvo el 16 % de los votos.
No han conseguido sin embargo el auge esperado los euroescépticos de otros países como Holanda, en donde el PVV de Geert Wilders que partía con grandes expectativas ha terminado como la tercera fuerza.
“Triste”. Tras conocerse los primeros resultados que confirman el ascenso de los antieuropeístas, el candidato del conservador Partido Popular Europeo (PPE), Jean-Claude Juncker, dijo estar “triste” por el avance de formaciones “que quieren salir de la UE”.
En la misma línea, el candidato de los socialistas europeos, Martin Schulz, señaló que los resultados del euroescepticismo son “una muy mala noticia”.
“Francia no es por desgracia el único país donde aumenta un movimiento xenófobo, extremista y antieuropeo”, dijo.
“Creo que los partidos tradicionales tenemos que ver qué hay detrás del voto de esos ciudadanos, que tienen mucho que ver con la decepción y la pérdida de la fe en Europa y el proyecto que ésta puede dar a sus hijos”, señaló.

Imprimir