La Isla de Jaina, otro bien patrimonial explotado ilegalmente por Thieriot | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

La Isla de Jaina, otro bien patrimonial explotado ilegalmente por Thieriot

Reservado. Imagen de la zona arqueológica que se encuentra dentro de la Isla de Jaina, en Campeche.

Otro bien patrimonial del país: la Isla de Jaina, también en Campeche, ha sido explotado de manera ilícita por la millonaria polaca Elizabeth Thieriot, de acuerdo con registros del Instituto Nacional de Antropología e Historia.
Como ocurrió con la zona arqueológica de Calakmul, esta mujer sustrajo ilegalmente de México imágenes del lugar y las ha comenzado a comercializar en el extranjero. Se sabe además que realizó filmaciones clandestinas o con permisos falsos.
Esta nueva violación a las leyes mexicanas tiene la agravante de que la Isla de Jaina es un proyecto clasificado y reservado por el INAH, es decir, sin acceso al público.
La delegación del Instituto en Campeche ha enviado ya un reporte a las oficinas centrales del organismo a fin de sumar esta irregularidad al expediente contra Thieriot, acusada desde hace dos años de robo, fraude y asociación delictuosa por el productor de Hollywood Raúl Julia Levy, único con permiso oficial para realizar videograbaciones en Calakmul, las cuales serían utilizadas en el documental Revelaciones de los Mayas y Más Allá.
Conforme a documentos en poder de Crónica, el atropello se dio durante más de 12 horas el día 14 de abril de 2012.
Aunque la evidencia más contundente del asalto a Jaina son las imágenes que Thieriot utilizó en el avance del documental “Revelaciones de los Mayas y Mentiras de Hollywood” -que ya circula en Internet-, otra de las pruebas en poder del INAH son los testimonio de la polaca y de su abogado (de apellido Stein) durante al arbitraje que ellos mismos interpusieron ante la Alianza Independiente de Cine y Televisión en Los Ángeles (IFTA por sus siglas en inglés), el cual terminó por ceder los derechos del material a la mujer. El procedimiento fue calificado por el Instituto como “acto fraudulento y atentado a la soberanía nacional”.
Conforme a la transcripción, Thieriot acepta su ingreso a Jaina, “porque creía tener permiso”, y su representante Stein, en uno de los diálogos, expresa: “Ella ya dijo que fue a Jaina y tomó imágenes ahí”.
EXIGENCIA. Según Betty Zanolli, antropóloga y catedrática en derecho del Tec de Monterrey y de la UNAM, en el caso específico “se advierte un mal uso y explotación de la isla -delito contemplado en el artículo 150 de la Ley General de Bienes Nacionales, que señala además de multa, cárcel hasta de 12 años- del cual deriva una invasión a la propiedad federal”.
“Es similar a lo de Calakmul —detalló—,  porque la mujer aprovecha y explota un bien nacional sin contar con la autorización correspondiente, pero aquí con una carga adicional, porque es un sitio de acceso restringido al público… Hay una cadena de irregularidades no sólo administrativas, sino penales y las autoridades deben sanear el caso de origen porque el mal uso del poder sólo detona delitos mayores”.
En la misma sintonía, Manuel Becerra, especialista en derecho internacional del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, expresó:
“El Estado mexicano no debe tener empacho en utilizar los recursos de carácter jurídico a su alcance, concretamente penales, civiles y administrativos, además de las vías diplomáticas. Ojalá se dé cuenta de la trascendencia, porque hablamos de bienes nacionales. Ya se han registrado muchos saqueos y es hora de que se proteja con fuerza el patrimonio”…
LLAMADO LEGISLATIVO. Frente a los abusos e  irregularidades, también la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados exigió al INAH, a la PGR y a la Secretaría de Relaciones Exteriores actuar sin titubeos:
“Que estas tres instituciones se pongan a trabajar, cada una en su ámbito de competencia. Que tomen las riendas del asunto con la fuerza que se necesita y traten de resolverlo en sus dos ámbitos: infracciones a la normatividad nacional y violaciones al derecho internacional, desde la perspectiva intelectual, patrimonial y autoral”, dijo a este grupo editorial Margarita Saldaña, presidenta de la Comisión.
—¿Por qué la tibieza hasta ahora? -se le preguntó.
—Quiero pensar que se debe a los cambios en el gobierno federal. Los tiempos en los cuales se ha desarrollado el conflicto coinciden con los cambios de administración, el propio INAH ha tenido relevos, pero ya es tiempo de darle: la actual directora general del INAH (María Teresa Franco) tiene un año en el cargo, no hay excusa… No me gustaría apuntar que las razones son falta de interés o indicios de corrupción.
Admitió que el caso ha puesto en evidencia la falta de un engranaje legal que facilite la defensa de los bienes nacionales:
“Hay rezagos. Tenemos un nuevo código penal y hay que ponernos a trabajar para que sea congruente con todas las leyes relacionadas con nuestro patrimonio, y se proteja lo tangible y lo intangible, lo mueble e inmueble. Ha habido intentos en legislaciones pasadas, pero predominaron los desacuerdos entre grupos parlamentarios. Ya no debemos permitir que en México el tema cultural quede en segundo término”…

Claroscuros

Secretos
El argumento del INAH para prohibir el acceso a la Isla de Jaina es la gran cantidad de vestigios arqueológicos e históricos que pueden ser sustraídos. Sin embargo, el productor de Hollywood Raúl Julia -a quien le fueron robadas las imágenes para el documental Revelaciones de los Mayas y Más allá- asegura que la verdadera razón es por los sucesos extraños que ocurren en el lugar. Dice él, “apariciones extraterrestres”, como una nave de fuego que asegura haber visto cuando hace algunos años visitó la zona, acompañado y custodiado de 12 agentes de la PGR.

Corruptelas
Crónica  acudió a las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de Campeche para solicitar una entrevista con el titular José Ambrosio Herrera, quien junto con Renato Sales Heredia -ex procurador y hoy zar antisecuestro- es señalado como uno de los principales responsables de la impunidad y corrupción en torno al caso. La petición fue negada… El área de prensa argumentó que Ambrosio nada tenía que decir, porque el caso -que incluía delitos del orden local como robo, abuso de confianza, fraude y asociación delictuosa en perjuicio de Raúl Julia- había sido enviado a la PGR, lo que después se supo era mentira.

Imprimir