Convocan a astrónomos a buscar planetas en el barrio cósmico cercano | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Convocan a astrónomos a buscar planetas en el barrio cósmico cercano

Aparato. Los científicos compilaron datos de la cámara PPAK que mide diversas ondas del espectro electromagnético.

Para conocer un poco mejor nuestro vecindario galáctico, científicos del proyecto Califa (Calar Alto Legacy Integral Field spectroscopy Area survey) –que incluye investigadores de México— compartieron su mina de datos con la comunidad astronómica internacional.
Califa permite conocer las galaxias con un nivel de detalle hasta ahora inconcebible así como aportar datos sobre la evolución de cada galaxia en el tiempo: indica cuándo y cuánto gas se convirtió en estrellas en cada etapa y cómo evolucionó cada región de la galaxia a lo largo de diez mil millones de años.
El proyecto tiene como objetivo hacer arqueología galáctica con pistas químicas en la observación en tercera dimensión de una muestra de seiscientas galaxias de nuestro “barrio espacial”. Para ello, los científicos abrieron ayer la base de datos de doscientas galaxias, y que se espera supere las descargas de su primera convocatoria, en 2012, que fue de cerca de siete mil, de los cuales ya han resultado artículos científicos.
De acuerdo con Sebastián Sánchez, investigador del Instituto de Astronomía de la UNAM, científico principal del proyecto en el país, los datos que publicaron son resultado de las observaciones hechas con la cámara PPAK –a algún investigador se le ocurrió que las fibras del aparato eran similares a un six pack, de ahí el origen de su nombre— del telescopio Potsdam Multi-Aperture Spectrophotometer (PMAS)–, con sede en Almería, España, que emplea diferentes colores espectrales para indagar la química a detalle dentro de galaxias cercanas.
El Califa combina las ventajas de las dos técnicas de observación empleadas hasta la fecha: la toma de imágenes, que aporta información detallada sobre la estructura galáctica y la espectroscopía, que revela las propiedades físicas de las galaxias.
Específicamente el PPAK, explica, —que también tiene forma de ojos de insecto—  lleva una década funcionando, pero es hasta ahora que se encuentra en su nivel óptimo de funcionamiento. “Los telescopios son como los autos de carreras, hasta que no los pruebas no sabes cómo funcionan”, señaló el astrónomo de origen español.
Es con este dispositivo con el que los científicos pueden adentrarse en sitios de enriquecimiento químico de las galaxias y ver cómo se producen elementos pesados cuando una estrella muere, por ejemplo. Es esta misma información, refiere Sebastián Sánchez, la que ofrece parámetros para saber dónde se forman nuevos planetas, quizá algunos con condiciones habitables.

Imprimir