“Es mi primer premio después de mi infarto cerebral; sigo activa” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

“Es mi primer premio después de mi infarto cerebral; sigo activa”

Ejemplar. Tessy López Goerne, profesora-investigadora de la UAM-Xochimilco, recibió el Premio Crónica 2014 el pasado miércoles.

No estaba planeado, pero el día de su cumpleaños Tessy López Goerne recibió un galardón especial. La profesora-investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Xochimilco ha recibido entre otros reconocimientos el Premio Weizmann, la Presea Marcos Moshinsky, el Premio de la Organización de los Estados Americanos y el Premio Unesco “Javed Hussain”.
El pasado miércoles 22 de agosto recibió el Premio Crónica 2014 en el área de Ciencia y Tecnología, el cual tuvo un significado muy especial para la destacada científica pionera de la nanomedicina catalítica, si bien por ser su cumpleaños, por una circunstancia más emotiva y profunda, y que relata en entrevista.
“Desde el anuncio de que había ganado el premio me he sentido completamente feliz. Y he pensado bien el por qué: es mi primer premio después del infarto cerebral”, refiere la científica, quien hace alrededor de cuatro años tuvo por este motivo fuertes complicaciones en su salud.
Pero Tessy López se ha recuperado gradualmente y desde hace más de un año se ha mantenido activa en sus proyectos de investigación en la UAM y el Laboratorio de Nanotecnología y Nanomedicina del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.
“Crónica fue la única capaz de darse cuenta de que seguía activa con mis grupos de investigación, preparando alumnos de doctorado y posdoctorado en mis tres laboratorios, como si no me hubiera pasado nada. Estaba restringida en el movimiento, pero mi mente volaba.
“Ustedes fueron los primeros en darse cuenta de que seguía activa, cuando todo mundo me daba ya de baja. Y lo agradezco infinitamente”.
El día 22, la doctora López Goerne asistió a la ceremonia de premiación en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo de Antropología, donde ofreció un discurso de agradecimiento donde plasmó la importancia y emotividad que significaban el premio, además de hacer referencia a los avances más recientes en su trabajo de investigación. Con inteligencia, simpatía y afabilidad, la académica de la UAM conquistó la empatía de los asistentes, quienes al final de sus palabras se levantaron de sus asientos para entonar un concierto de aplausos.
PIE DIABÉTICO. Tessy López Goerne realizó durante muchos años catalizadores para la refinación de petróleo, pero tiempo después se dio cuenta de que este proceso de catálisis podría emularlo dentro de las células. La investigadora analizó que si las cadenas moleculares del petróleo eran tan parecidas a las del ADN —aunque los átomos estén ubicados de manera diferente— podrían desarrollar catalizadores selectivos a ciertos enlaces y romperlos.
De esta forma, el grupo que encabeza creó nanopartículas “cargadas” con titania y platino, letales para las células tumorales, que después de ingresar al cuerpo inician su proceso de destrucción en las mitocondrias, donde se empieza a formar el ADN.
Estas nanoestructuras, específicamente bautizadas como nanobiocatalizadores, están compuestas por átomos de metales que son reconocidos por las membranas celulares del tumor: los enlaces moleculares son tan parecidos que la célula tumoral piensa que el componente es suyo. Es como un caballo de Troya.
Estos procedimientos se han aplicado en hospitales del país y han abierto una alternativa al tratamiento de tumores cancerígenos. Ahora, dentro de los proyectos que lleva a cabo la científica y su equipo, está el desarrollo de nanopartículas capaces de curar el pie diabético y otras heridas de difícil sanación. Esta sería la primera alternativa clínica definitiva para curar el padecimiento.
“En el laboratorio descubrí una nueva partícula que apenas mide 5 nanómetros, capaz de curar el pie diabético. Dependiendo de la gravedad de la herida, el tratamiento con nanopartículas podría tardar entre tres y cinco semanas; tuvimos un paciente que tardó ocho semanas, pero ya tenía expuesto hueso y cartílago”.
La científica refiere este hallazgo como un “descubrimiento de oro”, el cual ha pasado por pruebas experimentales y protocolos clínicos, para ahora analizar su transferencia a la industria y desarrollar un medicamento.
En tanto, el tratamiento es gratuito para los pacientes que acuden al Centro Especializado en el Manejo de la Diabetes, a un costado del Hospital General Rubén Leñero. No obstante, la cantidad de nanopartículas —empleadas a través de una solución dermatológica— es mayor a la que pueden desarrollar en el laboratorio de investigación, por lo que el grupo está en pláticas con una empresa farmacéutica dermatológica para desarrollar la sustancia en cantidades mayores. Tessy López piensa además que de concretar este tipo de proyectos, México podría ser incluso sede de un turismo de medicina para personas de otros países que busquen curar sus heridas de pie diabético.
La científica regresará en febrero a El Colegio Nacional, por invitación del doctor Octavio Novaro Peñalosa, para abundar en este y otros proyectos que llevará a cabo en sus laboratorios.
Crónica reconoció a la doctora Tessy López si bien por su destacada investigación, también por su habilidad e interés para divulgarla entre la sociedad mexicana. Sobre esto, manifestó que en la ciencia los investigadores deben poner de su parte para que el público entienda su trabajo, lo que además es posible a través de medios de comunicación y otros mecanismos para difundir el conocimiento.
“En Crónica, por ejemplo, saben recibir las ideas en ciencia, tenerlas claras y plasmarlas en el periódico. Por trabajo como el suyo la sociedad mexicana sabe de nuestro trabajo, que es la medicina del siglo XXI”.

Imprimir