Otro escenario - Pepe Grillo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016
Otro escenario | La Crónica de Hoy

Otro escenario

Pepe Grillo

Otro escenario
El ominoso fantasma de la impunidad se diluye. El ex alcalde de Iguala y su esposa están detenidos.
La captura supone un cambio cualitativo. Establece que el gobierno federal, a pesar de los pesares, está comprometido con la aplicación del Estado de Derecho.
El gobierno reconoce que el caso Iguala supone el reto más complicado desde la toma de posesión en diciembre del 2012.
Pero hoy puede decir a la opinión pública nacional e internacional que el principal sospechoso de los sucesos de la noche fatídica del 26 de septiembre está en una cárcel de máxima seguridad.
El esclarecimiento del caso está en sus etapas iniciales, pero ya hay esperanzas de que se hará justicia. No es poco.

Eclipse
El caso Iguala equivale a un eclipse total. El partido del sol azteca está desde hace días en el lado oscuro de la luna.
Los Chuchos, usualmente ecuánimes, andan rabiosos.
Pagan, porque no hay manera de eludirlo, el precio de su errático comportamiento con respecto al ex alcalde de Iguala y al ex gobernador de Guerrero.
Tal vez, como argumentan, han recibido golpes por debajo del cinturón. Varios de ellos propinados, por cierto, por “compañeros”, es un decir, de partido y por seguidores de Morena.
Lo que se conoce hasta ahora de las circunstancias en que huyó Abarca de Iguala y terminó en Iztapalapa tampoco les ayuda.
Debe ser incómodo que buena parte de su futuro esté en manos de la PGR.

ABC
Osorio y Mancera son buenos amigos. No es raro por eso que el Secretario de Gobernación haya visitado al Jefe de Gobierno del DF en su habitación del hospital ABC.
Le llevó un saludo personal del presidente Peña Nieto, que también está preocupado por su amigo.
Se trató de una operación a corazón abierto, pero el Jefe de Gobierno, desde la perspectiva de Osorio, está “en muy buenas condiciones con buenos pronósticos de los doctores”.
Dicen en el hospital que Mancera estuvo toda la tarde de buen humor. Hasta que se enteró del metrobús incendiado por encapuchados enfrente de Ciudad Universitaria.
El buen ánimo se transformó en molestia y preocupación.
Los encapuchados siempre se salen con la suya, incluso a la mitad de una marcha contra la impunidad.

El mensaje
La dimensión es el mensaje.
El reclamo de las miles de personas que ayer marcharon por las calles de la ciudad de México debe atenderse. No hay de otra.
Son muchos y están indignados, quieren conocer el paradero de los normalistas desaparecidos.
No hay espacio para que esto tenga un final feliz, pero hay que concluirlo.

pepegrillocronica@gmail.com

Imprimir

Comentarios