Sedena presenta denuncia penal por agresión a cuartel en Iguala | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Sedena presenta denuncia penal por agresión a cuartel en Iguala

Violencia. Manifestantes encapuchados emplearon un tráiler para intentar ingresar al 27 Batallón de Infantería.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) presentó una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra quienes resulten responsables por la agresión del lunes pasado a instalaciones del 27 Batallón de Infantería en Iguala, Guerrero.
Aquellos hechos de violencia dejaron un saldo de 11 militares, cinco policías y dos choferes de empresas privadas lesionados.
Mediante un comunicado la Sedena informó que el agente del Ministerio Público Militar presentó la denuncia correspondiente.
Expuso que “ratifica su pleno respeto a la libertad de reunión, asociación y manifestación de las ideas, al tiempo que condena enérgicamente hechos violentos como los suscitados el pasado 12 de enero.
Ese día, detalló la Sedena, “aproximadamente 200 personas, la mayoría con el rostro cubierto, intentaron ingresar por la fuerza a la instalación militar.
“Tras forzar la reja de ingreso empleando un automotor de carga de una empresa refresquera, agredieron a personal de la Policía Militar, mediante el uso de extinguidores y el lanzamiento de petardos, piedras y botellas que obtuvieron mediante la retención de un tráiler que transportaba cerveza”.
Explicó que ante la agresión, “la Policía Militar, que tiene la responsabilidad de resguardar la seguridad de las instalaciones castrenses, utilizó escudos antimotines con el único propósito de detener el avance de los agresores (...) el personal militar no utilizó gases lacrimógenos para repeler a los manifestantes”.
Sostuvo que la actuación de los militares estuvo apegada a los protocolos establecidos en el Manual del Uso de la Fuerza de aplicación común a las Fuerzas Armadas, “atendiendo a los principios de oportunidad, proporcionalidad, racionalidad y legalidad y estricto respeto a los derechos humanos”.
También reveló que producto de la agresión, 11 militares resultaron lesionados. “Uno de ellos recibió el impacto de un petardo que le provocó fractura expuesta del peroné en la pierna izquierda.
Adicionalmente se reportó que cinco policías estatales resultaron heridos por golpes contusos y uno por una herida penetrante en el glúteo izquierdo.
Mientras que los conductores de los camiones de la Coca Cola y de la cerveza Corona —cuyas botellas fueron utilizadas como proyectiles, y las unidades como arietes— resultaron con golpes contusos.

“Señalamientos sin sustento”

El Ejército no participó en la desaparición de normalistas: Osorio
“Hay interés de querer involucrar a nuestro Ejército y fuerzas federales en los hechos de Iguala”, dijo ayer el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong.
Añadió que, por lo mismo, el gobierno federal “rechaza categóricamente los señalamientos sin sustento que se han hecho a nuestras fuerzas armadas”, subrayó en conferencia de prensa.
Dijo que afirmar que las fuerzas armadas participaron en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, constituyen acusaciones sin sustento.
Osorio Chong dio conferencia de prensa luego de encabezar en Mazatlán la primera reunión del año de Seguridad del Gobierno de la República con los gobernadores de estados de la Zona Noroeste.
Adelantó que en breve se invitará a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) a recorrer las instalaciones del cuartel militar instalado en Iguala, Guerrero.
El responsable de la política interna del país también rechazó los intentos de provocación de grupos de personas hacia las instalaciones y elementos de las fuerzas armadas.
El Gobierno federal, expresó, privilegiará el diálogo, la voluntad y la disposición para alcanzar acuerdos a favor de los mexicanos.
Y expresó que el caso de Ayotzinapa seguirá abierto mientras no se tengan los resultados finales de la Universidad de Innsbruck, en Austria, sobre los restos encontrados en Cocula, y hasta dar con el último de los culpables de los hechos de Iguala.

Imprimir