Artesanos de Guerrero tejen colores para acoger el descanso | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Artesanos de Guerrero tejen colores para acoger el descanso

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Desde hace 27 años, doña Juana Martínez se dedica a la elaboración y venta de hamacas, con diferentes estilos, colores, tamaños y como las pida el cliente, en la comunidad de Pénjamo, y ahora busca apoyos para exportarlas.
Para realizar cada pieza, la mujer llena su aguja de hilo de algodón o cáñamo, torzal, poliéster o polietileno y trabaja sobre el bastidor que tiene listo en el patio de su negocio, ubicado a la orilla de la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo.
En el bastidor, la mujer se apoya con dos o tres agujas llenas de diferentes tipos de hilo y diseña sus hamacas con tejidos de petatillo, panal, arroz y crepé.
“Los cuatro diseños son laboriosos y muy solicitados, pero para una hamaca hecha con diseño de tejido de arroz se utilizan dos agujas y el de tejido de crepé lleva hasta tres agujas para su elaboración”, comentó.
Indicó que las piezas más solicitadas son las confeccionados con diseños de arroz, petatillo y panal, porque son nuevos y muy distintos al tradicional, que es el de doble malla.
Doña Juana aseguró que buscan el apoyo de las autoridades gubernamentales para exportar esta artesanía fuera de México.
La hamaca, tejido hecho a mano con hilos de diferentes tipos y que data de los viajes de Cristóbal Colón por América del Sur y América Central, era elaborada con la corteza del árbol de Hamack, que crece en Colombia, sin embargo, su elaboración ha variado desde entonces.
La mujer mencionó que busca junto con su familia, que es toda una generación de artesanos hamaqueros, dar a conocer a nivel internacional las piezas que se hacen en la comunidad de Pénjamo, Guerrero.
Sin embargo, sostuvo, necesitan la asesoría y el apoyo por parte de las secretarías de Economía estatal y federal para registrar sus creaciones y elaborar un diseño de empaquetado para poder cumplir los requisitos y exportar.
Mientras esto ocurre, doña Juana vende, junto con sus hijas, hermanos, primos y nietos, sus hamacas que confeccionan a la orilla de la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, donde turistas y personas de algunos municipios del estado acuden a comprar sus creaciones.
Durante la entrevista, la mujer comenzó a elaborar una hamaca mediana a base de hilo de algodón, la cual le lleva un día para terminarla.
Para hacer una hamaca matrimonial, doña Juanita tarda uno o dos días, y utiliza dos kilos de hilo; tres días para elaborar una hamaca king size con tres kilos de hilo, y una hamaca de bebé le lleva 12 horas, y la jumbo, tres días o cuatro, y se utilizan ocho kilos de hilo.
Los costos de las piezas van desde los 250 pesos, que es la hamaca de bebé; 300 pesos la individual; 500, la matrimonial; la king size, 800 pesos y mil 400 la jumbo.
Entre los colores que utiliza están los del arcoiris, los tonos pastel, los de equipos de futbol, así como los de las banderas mexicana y brasileña.
También dijo que ha elaborado hamacas donde ha mezclado colores de la bandera de España y otros países, por lo que insiste en que desea exportar sus piezas.
“Las hamacas las elaboramos con diseños que nosotros mismos creamos y se nos ocurre. Hacemos una combinación de colores, nos quedan muy bonitas y al cliente le gustan”, mencionó.
A la orilla de la carretera de la comunidad de Pénjamo, se exhiben las hamacas elaboradas también con hilo y madera para hacer la hamaca de columpio.
Indicó que los extranjeros que llegan a bordo de cruceros van a visitar la comunidad de Pénjamo, exclusivamente en busca de estos tejidos artesanales y piden diseños de tonos color café con crema o los colores del arcoiris; mientras que los jóvenes adquieren el diseño jamaiquino o brasileño.
En sus ratos libres, el nieto de doña Juana, Ken García, de siete años de edad, también teje y le lleva tres días la elaboración de una hamaca tamaño matrimonial, obteniendo una recompensa cuando ésta es vendida.

Imprimir