Tiempo de timoneles, tiempo de Kybernus - Óscar Espinosa Villarreal | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016
Tiempo de timoneles, tiempo de Kybernus | La Crónica de Hoy

Tiempo de timoneles, tiempo de Kybernus

Óscar Espinosa Villarreal

En este espacio suelo referirme constantemente al término ciudadano. A la menor provocación me ocupo del tema relacionado con el poder que los ciudadanos tienen (o pueden llegar a tener) para influir en las transformaciones impostergables que reclama nuestro país. También me he cuidado de dejar en claro que no creo que los ciudadanos puedan suplantar al poder público, ni que éste deba ser su propósito o papel, ni ahora ni nunca.
Tanto creo en la fuerza ciudadana que he llegado a referirme a ésta como la última esperanza que tenemos para que algunas cosas cambien en forma definitiva e irreversible. Me refiero a la manera en que, organizadamente, pueden llegar a influir en la conducción de los asuntos públicos, en la rendición de cuentas por parte de los gobernantes, en la transparencia de su quehacer y en la consolidación de la democracia, entre otros aspectos importantes.
Según mi propia experiencia en materia política y en el servicio público, o ahora como observador externo, puedo afirmar que no hay ningún político que no viva atento a lo que señale la “opinión pública”. Pareciera que es lo único que nunca resulta desdeñable. Ya lo decía Napoleón: “La opinión pública es un poder al que nada se le resiste”. Y tiene razón de ser. Ahí está el efecto que suele tener un video que circula en las redes sociales o una filtración o nota que exhibe a un funcionario en actuaciones indebidas. O más allá de eso, ahí tenemos casos como el de Mexicanos Primero en nuestro país, que no suelta presa en busca de cambiar para bien la educación en México o en otras latitudes en donde los ciudadanos han llegado a derrocar regímenes dictatoriales, como ha sucedido en la llamada Primavera Árabe de 2010 para acá.
En un párrafo anterior he utilizado cursivas al escribir organizadamente, pues creo que esa adjetivación expresa una condición para que un movimiento social sea lo efectivo que se busca. Pero hay otro requisito que me parece indispensable para que la ciudadanía se motive, participe y se organice adecuadamente para lograr sus objetivos: un adecuado liderazgo. Respecto al liderazgo, creo que habrá consenso en afirmar que una multitud vociferante, sin liderazgo, quizá haga mucho ruido, pero no llegará a ninguna parte. De ahí la importancia de que la sociedad se ocupe de la detección, formación e impulso de liderazgos. No podemos ignorar que ante la falta de líderes de verdad, los espacios suelen ocuparse por charlatanes y falsos profetas.
De ahí que me haya decidido a escribir sobre Kybernus (palabra griega que significa “timonel”), un programa del que hace algún tiempo me habló Ricardo Salinas Pliego, proponiéndome que CONTORNO se involucrara de alguna manera. Desde el año de 2011, Kybernus opera como un programa que busca impulsar en México una nueva cultura de liderazgo basado en valores y en compromiso. Para quienes participan en su conducción y operación (como Óscar Espinosa Mijares, mi hijo, que lo maneja en el Estado de México), un líder es aquella persona que, encabezando a otras, busca incidir en la agenda pública para beneficio colectivo.
Pero, ¿quién es un líder para Kybernus y cuál es su perfil? Aquel que cuente con alguna de las siguientes características: tiene entre 19 y 34 años; es proactivo, tiene credibilidad y buena imagen en su entorno; es líder de alguna organización social, empresarial, académica o política; ocupa una posición directiva en alguna organización de estos tipos; ha sobresalido u obtenido reconocimientos por su trabajo en beneficio de la comunidad; ocupa una posición directiva o relevante en el sector público, en alguna organización de la sociedad civil o institución política o académica; es líder de opinión en temas de interés comunitario o ha sido candidato o ha ocupado un cargo de elección popular.
El desarrollo de los muchachos vinculados con este programa incluye su participación en conferencias y talleres sobre democracia, políticas públicas, geopolítica, y liderazgo, entre otros. Como parte de ello, fui invitado a charlar con un grupo y resultó una de las experiencias más motivadoras que he tenido. Aquella frescura, audacia, temeridad, curiosidad e inquietud me llenó a tal grado de que no podía dejar de hablarles sobre los temas más variados de mi vida política. Sus preguntas y comentarios revelaban una sensibilidad especial y verdaderas ansias de aprender y de enseñar a otros lo aprendido; de saber más para poder transformar una realidad que no los satisface.
Pude palpar algo que ya sabía en relación a la heterogeneidad del grupo, a su diversidad socioeconómica o de credos políticos o religiosos, o a su carácter multidisciplinario. Una muestra representativa de ese mosaico que es nuestro país. Muchas son las cosas que los identifican o en las que creen, tales como el estado de derecho, la democracia, la participación ciudadana, el federalismo, la transparencia, la rendición de cuentas, una visión global, el fortalecimiento de la sociedad civil, la consolidación de las instituciones, el respeto a los derechos humanos o la igualdad de oportunidades. A la fecha, son 970 participantes en 23 entidades federativas que representan una enorme energía social y un verdadero potencial de cambio.
Regresé a casa con un ánimo revitalizado, al ver lo que está sucediendo ahí y al constatar la forma en que estos jóvenes crecen espiritualmente en torno a valores como la honestidad, la libertad, la responsabilidad, la justicia, la solidaridad, la tolerancia y una actitud dialogante. Lo pienso cada vez que veo una escena de un encapuchado violento, agrediendo a alguien o incendiando un vehículo. Lo pienso cuando leo, como hace un par de días al Presidente de México, reconociendo que priva en el país una actitud de incredulidad y desconfianza. Lo pienso cuando quiero volver a creer que un día habremos de ser lo que hemos soñado… y que tendremos para ello los líderes que necesitamos.

oespinosavillarreal@gmail.com
twitter @oscarespinosav
www.oscarespinosavillarreal.com.mx

Imprimir

Comentarios