Hernán Cortés fue el primer mexicano moderno; “se sentía hijo de la nueva tierra” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Hernán Cortés fue el primer mexicano moderno; “se sentía hijo de la nueva tierra”

CUADRO. Una pintura que muestra a Hernán Cortés. Es parte de la colección del Hospital de Jesús. Data del siglo XVI.

Hernán Cortes fue el primer mexicano moderno e incluso después de los avatares de la Conquista y las guerras entre españoles por dominar el oro, él se sentía profundamente un hijo de la nueva tierra: el México mestizo, que estaba creando junto con la mejor estratega política del mundo prehispánico: Malinalli, señala el escritor José Luis Pérez Regueira con motivo de su novela histórica Una cruz de jade para Cortés.
El libro, editado por Éride Ediciones y presentado en España durante la exposición Ruta de Hernán Cortés en México, se prevé que tenga un espacio para darse a conocer en el país durante las próximas semanas, ya que en palabras del autor reivindica la figura de Cortés y de la mal llamada Malinche, como dos personajes históricos que no deben cargar los males políticos de México.
“Tengo la impresión de que han sido fagocitados de alguna manera por un nacionalismo mexicano muy primitivo. Echar las culpas al extranjero en general, creo que viene de principios del siglo XX, cuando muchos mexicanos utilizaron a Cortés y a la Malinche como una especie de peón sobre el cual descargan las culpas del retraso político, sobre todo del retraso económico y las desigualdades sociales”, expresa.
El también redactor, fundador de El País, explica que la idea de conjugar a los dos personajes en una novela fue para hacer un homenaje al México actual, al México mestizo y español, europeo y precolombino.
“Esta novela se acerca a los dos protagonistas por igual. Cortés no puede conquistar México sin la ayuda de una mujer extraordinaria como doña Marina o Malinalli, una mujer adelantada a su tiempo, extremadamente inteligente y la mejor asesora política que tuvo Cortés”, indica el autor.
Dividida en tres capítulos, Una cruz de jade para Cortés narra cómo Malinalli vivió el destierro, la humillación y la separación de su vida familiar por órdenes de Moctezuma —gobernante de los mexicas—, pero cuando llegan los españoles ve en Cortés una oportunidad de vengar el nombre de su padre y derrotar el imperio mexica.
“Es una historia de una venganza. Cortés y estos tipos extraños barbudos, blancos, hijos de Quetzacoátl que aparecen y hacen que se cumpla la profecía, son los que serán el instrumento de venganza de Malinalli”, detalla.
MEXICANIDAD. Sobre la mexicanidad de Hernán Cortés, José Luis Pérez señala que la mayor prueba es que sus restos se encuentran en el Hospital de la Purísima Concepción y Jesús Nazareno, ubicado en el Centro Histórico del Distrito Federal.
“Aunque Cortés vuelve al final de su vida a España a reclamar sus derechos y a ponerse al servicio del emperador Carlos y pese a morir en un pueblito cerca de Sevilla, se obedeció su ultima voluntad y hoy sus restos posan en lo que fuera uno de los primeros hospitales de México, el cual fundó el mismo Cortés con su propio dinero. Quien quiere ser enterrado en un sitio específico es porque esa persona realmente quiere ese suelo”, precisa el autor.
Además, añade, Cortés es el prototipo del conquistador, conquistado. “Amó tanto la nueva tierra que conquistó, que no solamente la llamó la Nueva España, sino que en verdad era su nueva patria”.
Sobre por qué se interesó en estos personajes, José Luis Pérez responde que tuvo el honor de contar con la amistad del escritor, historiador y diplomático mexicano Juan Miralles Ostos (1930-2011 ), especialista en temas de la Conquista, con quien coincidía en que los dos protagonistas eran mal juzgados.
“En una de las diversas charlas que tuvimos antes de que falleciera, hablamos de estos personajes y compartíamos la idea de que Cortés fue el mejor general que ha tenido España, aunque en la actualidad (de España) no está lo suficientemente reconocido. En cuanto a Malinalli, también hablamos de ese carácter desafortunado que tiene en México, de no reconocer la valía de una mujer extraordinaria”
— ¿A qué se debe el desconocimiento por Cortés?
— Es una acusación que hago a los españoles. La historia iberoamericana en España se conoce muy mal en la enseñanza. La historia de la Conquista desde la llegada de Cristóbal Colón, es decir, los aspectos tan especializados como la lucha política entre los propios españoles por disputarle a Cortés su papel en la historia y sus negocios, así como quién fue Malinalli, son absolutamente desconocidos.
SIN DINERO. Otros personajes históricos que aparecen en el libro son: Cuauhtémoc, Bernal Díaz del Castillo, Tlacaelel, Beltrán Nuño de Guzmán, Francisco Motaño, Bernardino de Sahagún y Fray Toribio de Benavente, por mecionar algunos.
“Aparte  de la bibliografía y trabajos hechos por historiadores, consulté las fuentes de los primeros cronistas y en el libro busqué hacer honor a la verdad, porque cuando hablo de las misiones en Lago de Chapala y el enfrentamiento entre Cortes con Nuño, es verdad, son misioneros con una idea distinta de la Conquista, quieren salvar almas y buscan riqueza”, comenta José Luis Pérez.
Por último, destaca dos datos que plasma en el libro: que ningún conquistador español recibió dinero de la Corona y que el collar con una cruz hecha de jade que porta Cortés y después Malinalli representa el símbolo del mestizaje y del actual mexicano.
“No solamente Cortés, sino el resto de los conquistadores no recibieron ninguna ayuda del emperador Carlos, el rey sólo reclamaba su quinto real, una quinta parte del oro y plata que consiguieran, es decir, los conquistadores aparte  de soldados eran socios comerciales. Eso explica mucho que una minoría tenían una ideología clara sobre el mundo que querían crear, los demás buscaban una rentabilidad en cada expedición”, concluye.

Imprimir