Aumenta hasta 300% la estafa de “préstamos fáciles” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Aumenta hasta 300% la estafa de “préstamos fáciles”

Cifras. La Organización Nacional de Defensa del Deudor recibe de 100 a 350 querellas al mes relacionadas con el ilícito.

Primera de tres partes
De norte a sur las historias de fraude se entrecruzan. Autoridades federales y locales desconocen cuántas casas dedicadas a gestionar créditos en efectivo operan a nivel nacional, pero sus anuncios se multiplican en medios de comunicación, transporte público, internet y hasta en volantes repartidos en parques y escuelas.
“Préstamos o créditos fáciles, sin aval ni revisión del buró”, es la trampa...
Se trata de una red delincuencial con alcance en toda la República, dedicada a la estafa de miles de familias sin control ni vigilancia. Una red proliferante en tiempos de crisis económica, según la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Instituciones Financieras (Consusef) y la Procuraduría Federal del Consumidor.
En 2014, la Profeco abrió mil 046 expedientes relacionados con diversas anomalías en los contratos de estas empresas, desde penalizaciones ilegales, en caso de rescisión, hasta incumplimiento en créditos prometidos o negativa a devolver depósitos que las personas fueron obligadas a entregar de manera previa. La cifra representa un aumento del 25 por ciento en relación a 2013, cuando se presentaron alrededor de 800 quejas. En 2015, otros 150 timados han promovido ya reclamaciones ante la institución.
“Se violan todos los derechos de consumidores, se les engaña en la letra chiquita, los penalizan si ya no quieren seguir, incumplen lo ofrecido, transgreden plazos y les solicitan dinero para agilizar trámites o pagar gastos sin que esto se refleje en el objeto del contrato. Luego se niegan a devolverlo”, describe Maricruz Santa Ana, directora de Contratos de Adhesión, Registros y Autofinanciamiento de la Profeco.
La huella de los desfalcos ha sido seguida por la Organización Nacional de la Defensa del Deudor –surgida en 2008—, la cual recibe entre 100 y 350 querellas al mes, más de 2 mil 500 al año.
“El problema se ha desbordado en los últimos años. Ante la mala economía han comenzado a brotar por todas partes. Y hablamos de la gente que se queja. ¿Cuál es la cifra negra? Debe ser por lo menos el triple, y muchos casos más si contamos a quienes recurren a Profeco y Condusef”, refiere Ángel González, director de la Organización.
Las entidades con mayor incidencia son Distrito Federal, Estado de México, Puebla, Tlaxcala y las sureñas: Oaxaca, Chiapas y Guerrero, sin descartar los estados norteños… La Condusef tiene registrados, por ejemplo, al menos 300 casos al mes en Nuevo León.
-¿Quién está detrás de esta red fraudulenta? –se pregunta de tajo a González Badillo.
-No hay un monopolio a nivel nacional, pero sí tenemos indicios de que muchas de las empresas que operan en el centro del país pertenecen a un mismo dueño.
Ante la indiferencia de las autoridades, don Noé Basurto y don Manuel Medina, estafados en Jalisco, rastrearon la pista de algunas empresas señaladas por diversas víctimas, como Sinergía Innovativa, Integra Capital y Soluciones, Coincide Especializado y Profín.
“Los datos nos llevaron al DF –comparte don Noé—, a unas oficinas en la calle Río Rhin, donde encontramos a varios hombres muy trajeados que terminaron por amenazarnos. Ya no busquen más. No saben con quién se meten, dijeron…  A todas luces es crimen organizado”.
BALONES. Hortensia Castillo, DF: Leí el anuncio en el periódico. Gestiones y Compromiso de Crédito, era el nombre y ofrecía resolver en 24 horas, sin buró. Llegué a las oficinas y pidieron datos generales. Me atendió un promotor muy interesado en mi situación. “Aquí manejamos una tasa de interés muy por debajo de la bancaria, mensualidades cómodas a largo plazo y le podemos conseguir entre 5 mil y 5 millones”, me dijo. La oficina muy bonita, en la calle de Kansas, colonia Nápoles. Me inspiró confianza. El promotor hizo algunas consultas y regresó entusiasta: ¡Felicidades, varias instituciones han aprobado su crédito, y no sólo le pueden prestar 100 mil, sino 300 mil! Me sentí realizada, como si ya la hubiera hecho, al fin podría montar mi propio salón de belleza. El hombre me dijo que sólo faltaba pagar una comisión de 5 mil pesos, para seguir la gestión. No tenía tanto, lo más que podía juntar eran 3 mil. “Vamos a ver qué puedo hacer, voy a recurrir a mis contactos en bancos”, mencionó, mientras sacaba porcentajes. Salí en busca del dinero, tomé lo que tenía en casa y completé con el préstamo de un amigo. Volví con 3 mil… “Sólo firmamos el contrato y mañana le entregamos los 300 mil”, prometió. Pero pasó un día, dos, tres y llamé: otra persona me afirmó que el crédito estaba listo. Pasaron otros cinco días y nada. Decidí regresar a las oficinas y me dijeron que a mi promotor lo habían mandado al extranjero. Otro señor me atendió: “Los recursos ya están, pero para liberarlos debe pagar su primera mensualidad: 3 mil pesos, y así demostrar solvencia”…  Fue el mismo suplicio de andar consiguiendo el dinero. Lo di, con la promesa de que al siguiente día tendría mi crédito.  Nada… Regresé dos días después muy enojada. “Denme mis 6 mil pesos, ya no quiero nada de crédito”, grité al tipo, quien también se exaltó: “¿No leyó su contrato? El dinero que usted dio no es recuperable; seguimos con la intensión de ayudarlo, sólo que nos están poniendo trabas, quieren las escrituras de un inmueble que no tenga gravamen”. Me puse a llorar… Fui a Condusef y me dijeron que no les competía y sugirieron ir a Profeco, donde terminé regañada: “Usted tiene la culpa, su contrato es claro y sólo le queda la audiencia”. Mandaron un citatorio a la oficina programando la audiencia un mes después, porque había muchos otros casos. Esperé 30 días sólo para enterarme que la dirección era incorrecta, que no había ahí una empresa con el nombre que di. Había desaparecido. Luego me enteré que hay personas estafadas con cientos de miles de pesos, que a los clientes les llaman balones. Somos simples bolas de cuero o plástico.
WTC. “Tenemos documentados casos en los cuales los defraudados han pagado la cuota inicial y hasta tres mensualidades, con la esperanza de recibir el dinero. Es que mi promotor dijo, argumentan, pero eso no vale ante la ley, sino lo que dice el contrato: la empresa sólo se comprometía a gestionar la solicitud de crédito, no a aprobarlo y los pagos realizados son los honorarios por el servicio”, cuenta González Badillo.
—Estas casas operan al margen de la legislación y fuera del ámbito de la Condusef –apunta el titular de la Comisión Mario Di Costanzo–. Ahora tenemos detectadas tres en el World Trade Center.
—¿Por qué no saben cuántas casas de este tipo operan en el país? –se cuestiona a la directora de Contratos de Profeco Maricruz Santa Ana.
—Estamos empezando, de pronto hay prácticas que se convierten en foco rojo y hay que comenzara a trabajar. Nos toca dar la batalla, con lo que hay…

Empresas
(Identificadas como fraudulentas)

Consultoría Financiera; Ideas y Soluciones; Alternativa Financiera; Punto, Soluciones y Gestoría; Confín; Gestoría e Integración; Plan Plus; WF Systems SC; Financiamiento Total Diez; Asesores de México DCI; Prestamos Aspira; Sinergia Innovativa; Integra Capital y Soluciones; Respalda2m; Creditum Group; Grupo Pro Expansión Total; Soluciones Alternativas; Soluciones Integrales; World Wide System; Muticréditos Inmediatos; First Money; Coincide Especializado; Profín; Apoyo Económico Familiar; La Gestoría; Préstamo Fácil; Presta Fácil; Savon Consorcio.

Los datos

Expedientes abiertos en la Profeco durante 2014 y lo que va de 2015:  mil 194
32% de éstos por penalizaciones en caso de rescisión de contrato.
14 % por negativa a devolver depósitos previos.

Imprimir