El arraigo vulnera los derechos humanos, remarca el ombudsman nacional | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

El arraigo vulnera los derechos humanos, remarca el ombudsman nacional

El ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, indicó, respecto al tema del arraigo, que siempre ha sido cuestionada esta medida ya que vulnera los derechos humanos.
Al participar en el coloquio “Organismos Autónomos de Protección a Derechos Humanos”, el titular del organismo señaló que el arraigo es una práctica que propicia el que se vulneren derechos humanos y que es contraria a principios derivados de los mismos, como el relativo a la presunción de inocencia.
Al responder a una pregunta que se le formuló respecto de la reciente determinación tomada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en relación con el arraigo, precisó que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) es por completo respetuosa de las resoluciones que toma el Poder Judicial de la Federación.
“En el ámbito de los derechos humanos, la práctica del arraigo ha sido cuestionada desde hace tiempo y su eliminación o adecuación a estándares internacionales en la materia se ha propuesto tanto por organismos e instancias nacionales como internacionales”, indicó González Pérez.
Ante la existencia de prácticas contrarias a los derechos humanos, González Pérez subrayó que es necesario adoptar medidas para superar las mismas, como podría ser la mejora de los mecanismos de procuración e impartición de justicia, atendiendo a parámetros internacionales y con la menor restricción a la libertad de las personas.
Asimismo, puntualizó la importancia de crear en la sociedad mexicana un nuevo paradigma cultural, sustentado en el reconocimiento de la dignidad humana, así como en la promoción y defensa de los derechos humanos, donde el respeto y aplicación de la ley sea una realidad. Del mismo modo, mencionó que la consolidación del Estado Democrático de Derecho, requiere de instituciones comprometidas con la legalidad y los derechos humanos.
“El Estado debe estar a la altura de los anhelos y reclamos de la sociedad, es preciso que el poder se vea como una oportunidad de servicio y no como el medio para fines egoístas o personales”, concluyó.

Imprimir