Cesárea vs parto natural | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Cesárea vs parto natural

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente 38.9% de los partos en América Latina son por cesárea.

El parto natural tiene muchas ventajas para madre e hijo

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente 38.9% de los partos en América Latina son por cesárea. Este aumento es alto, tomando en cuenta que OMS recomienda que sólo 15% de los partos de cada país sean por medio de este procedimiento, que debe utilizarse solamente en caso de que la mujer no pueda dar  luz por vía natural. Es decir debe ser un procedimiento de emergencia y no de rutina.

La cesárea una cirugía mayor en la que se utiliza anestesia general o local llamada epidural y en la que se realiza un corte en el abdomen hasta localizar el útero y mediante una incisión en el segmento inferior de éste poder sacar al bebé.

Las cesáreas se han popularizado por varios motivos que van desde la aceptación de la cesárea como un procedimiento normal, incluso cuando no es médicamente necesaria.

También se realizan:
• Por elección de las madres para evitar dolores durante el parto sin pensar que los riesgos y molestias posteriores serán más fuertes y pueden traer complicaciones.
• Muchos médicos las prefieren ya que el costo y los días de hospitalización son mayores, y una cesárea planificada es una manera para organizar el trabajo en un médico o de un hospital, ya que la programación lo permite.
• Falta de conocimiento entre las ventajas de uno y otro método
• Evita efectos secundarios de intervenciones para inducir el parto. La inducción del parto en las madres por primera vez puede aumentar la probabilidad de parto por cesárea.
• Poco conocimiento sobre las consecuencias de la cesárea.
• Mitos como el creer que si una mujer ha tenido una cesárea, todos sus demás bebés tienen que nacer de la misma manera.
• Por desear que el bebé nazca en determinado momento, por apego a una fecha o por programación de eventos sociales importantes para la madre.

Las cesáreas también han ido en aumento debido a la ampliación de la edad de las madres para tener el primer hijo, lo que a veces complica un parto natural y se opta por ella, incluso una vez ya empezado el trabajo de parto, es decir una “cesárea intraparto”, que se decide durante el transcurso del alumbramiento, y se debe realizar únicamente en situaciones específicas de embarazo de alto riesgo.

Se considera que un embarazo es de alto riesgo cuando:

• Existen anomalías como placenta previa, situación que sucede cuando la placenta ocupa una posición baja en el útero y cubre parcial o totalmente el cuello uterino, bloqueando la salida natural del bebé. También cuando la placenta se separa de la pared uterina y puede interferir con la cantidad de oxígeno que llega al bebé.
• Cuando el bebé viene mal acomodado, es decir de nalgas, de espalda o de frente o presenta
• Cuando el bebé es muy grande o por el contrario cuando tiene peso muy bajo.
• Cuando hay un bloqueo en el cuello del útero, lo que puede provocar una hemorragia.
• Cuando  el cordón umbilical se ha enredado en el cuello o sobresale de la vagina antes de que nazca el bebé, lo que se llama prolapso del cordón.
• Ante algunas condiciones de salud de la madre como puede ser la diabetes o la preeclampsia, es decir la hipertensión arterial durante el embarazo.
• Cuando la pelvis de la mamá es muy estrecha y el canal de parto no permite el paso del bebé.
• Cuando se presenta un sangrado importante en la madre.
• Cuando se detectan signos de sufrimiento fetal, como problemas de ritmo cardiaco, que puede ser muy rápido, muy lento o muy irregular, o se sufre un parto prolongado o que no progresa de forma natural.
• Cuando es un embarazo múltiple, sobre todo si son tres o más bebés.

El sitio y forma de la incisión de la cesárea depende de estas causas y puede ser segmentaria o transversal, en la que se dañan menos fibras y la cicatriz es más resistente. O corporal, la que es vertical y puede presentar hemorragias, la cicatriz es más frágil y hay un riesgo de rotura uterina en embarazos posteriores.

Dar a luz de forma tradicional puede ser un proceso largo, físicamente agotador y difícil para la madre. No obstante, las ventajas del parto natural son numerosas y el dolor con ayuda de anestesia es más tolerable.

Tener un parto natural tiene la enorme ventaja de que el bebé y la mamá empiecen más rápido con su contacto, lo que dará a ambos amor, seguridad, ternura.

Además, la recuperación de la madre es mucho más rápida, los músculos del cuerpo femenino que intervienen en el proceso al “exprimir” el fluido que se encuentra en los pulmones del recién nacido, lo que permite que los bebés tengan menos probabilidades de sufrir problemas respiratorios.

Otro beneficios, es que al pasar por el canal vaginal, los bebé reciben una dosis inicial de bacterias  lo que puede fortalecer su sistema inmunológico y proteger su tracto intestinal.

Aunque el parto vaginal tiene riesgos como la episiotomía, que es una pequeña incisión en que se corta la piel y los músculos entre la abertura vaginal y el ano para prevenir desgarros, esa recuperación en más rápida y por lo general no molesta, en comparación con los riesgos de una cesárea y más si es programada, lo que altera el funcionamiento hormonal general y se pueden presentar complicaciones adicionales para la lactancia, infecciones, hemorragias, problemas de cicatrización, riesgos en partos posteriores como la ruptura uterina o anormalidades de la placenta.

Uno de los riesgos de los bebés nacidos por cesárea es que pueden ser más propensos a tener problemas respiratorios al nacer e, incluso, durante la infancia, como el asma. También pueden estar en mayor riesgo de muerte fetal.

Aunque el parto por cesárea puede parecer rápido y limpio tiene desventajas. Contrario a la percepción popular, la recuperación es más lenta que en un parto natural y los cuidados tras una cesárea también son más largos porque se requieren aproximadamente 8 horas de cama, 3 días para volver a casa y de 4 a 6 semanas para volver a tus actividades habituales, además de que la cicatriz quirúrgica puede necesitar hasta dos meses para sanar.

La forma en que un bebé llegue al mundo está en la decisión de las madres y los médicos, sin embargo, es muy claro que el nacimiento natural es la mejor opción para ambos, a menos que el médico justificadamente decida lo contrario. Platica con tu médico todas tus dudas antes de decidir.
 

Imprimir