Por primera vez, un juez no militar condena a un soldado por doble homicidio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Por primera vez, un juez no militar condena a un soldado por doble homicidio

Un juez de distrito sentó un precedente en Nuevo León al sentenciar a 18 años de prisión a un soldado que asesinó a una pareja de esposos inocentes, cuando la milicia se enfrentaba a tiros con un grupo armado en el municipio de Anáhuac, unos 200 kilómetros al norte de Monterrey.
En esta ocasión el militar no fue juzgado por una corte militar.
La presidenta de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, A. C. (Cadhac), Consuelo Morales, informó que se marca un hecho sin precedentes, en Nuevo León cuando Juan Ortiz, cabo de caballería, fue sentenciado por un juez no militar.
Morales dijo que el juez primero de distrito en materia penal en Nuevo León, Eustasio Salinas Wolberg, encontró presunto responsable de homicidio simple intencional a Ortiz y absolvió a los militares Alain Josué Reyes y Francisco Meléndez quienes también estaban en los hechos el 3 de marzo de 2010.
Rocío Elías Garza y su esposo Juan Carlos Peña Chavarría fueron asesinados por militares en el 2010 en Anáhuac, cuando salieron de su trabajo en una empresa maquiladora e iban por sus hijos, pero se encontraron en medio del fuego. Peña Chavarría alcanzó a ser herido por los militares y el matrimonio se refugió en un vehículo y al concluir la balacera la mujer salió a pedir ayuda con los brazos en alto, pero los militares le dispararon a las piernas.
Consuelo Morales señaló que se confirmó que el militar se acercó a las víctimas y les disparó en la cabeza.
Por su parte, Carlos Treviño, coordinador del área jurídica de la asociación, explicó que la sentencia será apelada, pues considera que no se trató de un homicidio simple intencional y buscarán que al detenido se le juzgue por homicidio calificado.
Morales apunta que al considerarse una ejecución debería ser castigado por homicidio calificado.
Además, apelarán la absolución que le dieron a los otros dos miliares, uno de ellos acusado por simular la escena del crimen y otro por cambiar la versión de hechos.

Imprimir