“Los astronomos nos acostumbramos a encontrar resultados novedosos” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

“Los astronomos nos acostumbramos a encontrar resultados novedosos”

Nuestros Científicos. Silvia Torres-Peimbert investiga la abundancia de elementos químicos en el gas interestelar. Para ello, emplea información de diferentes telescopios, como el Hubble. La presidenta electa de la Unión Astronómica Internacional refiere además, que ya sea con telescopios grandes o pequeños, hay mucha información por analizar

La astrónoma Silvia Torres-Peimbert ha investigado la abundancia de elementos químicos en el gas interestelar y cómo ha sido la interacción entre estos y las estrellas. Para ello, la científica ha empleado las diferentes herramientas del Observatorio Astronómico Nacional, pero también complejos internacionales como el Telescopio Espacial Hubble de la NASA. 
En esta segunda parte de la entrevista con Crónica, la próxima presidenta de la Unión Astronómica Internacional (UAI) relata cómo se lleva a cabo la investigación en esta seductora área del conocimiento, así como algunas de las sorpresas que espera la comunidad mundial. 
Ganadora del Premio Nacional de Ciencias y Artes, de la Beca L’ Oréal-Unesco para Mujeres en la Ciencia y el Premio Hans A. Bethe —que obtuvo junto con su esposo y también investigador emérito del Instituto de Astronomía de la UNAM, Manuel Peimbert—, entre otros, relata que la astronomía es la suma de capacidades teóricas y observacionales a través de grupos de trabajo, una base común para la realización de la ciencia moderna de alto impacto. Además, estos grupos son cada vez más numerosos y transfronterizos porque la ciencia es más cara y requiere de más recursos y personas, añade.
La astrónoma inició sus días en la astronomía cuando la investigación era más individual, pero siempre sujeta a la crítica de los demás, algo que no ha cambiado con los años puesto que “el trabajo del investigador no sólo es hacer investigación, sino presentarla a los demás”. 
Las publicaciones, o papers, son para criticar esas investigaciones por otros científicos, pero también para que las usen y reproduzcan, de lo contrario sería considerado un trabajo poco confiable, señala. 
“Antes el científico quería el conocimiento para sí mismo y para sus alumnos, pero ahora debe ser público para que esté sujeto a su crítica y verificación. Es un proceso continuo, de observación e interpretación y las publicaciones son un diálogo entre las investigaciones”.
OBSERVATORIOS. Para que la astronomía agudice su mirada hacia el cosmos se requiere de mejores y más precisos instrumentos de observación. Así, Silvia Torres refiere que esta ciencia se realiza cada vez más con equipo más grande, más caro, más fino y delicado. “Y es tan caro que se deben hacer consorcios internacionales para desarrollar grandes proyectos, por ejemplo, el ALMA (Gran Conjunto Millimétrico y Submilimétrico de Atacama), donde participa Europa, Japón y EU, o el Telescopio Europeo Extremadamente Grande” que se prevé sea terminado en 2022. 
“No se sabe qué resultados habrá con este tipo de complejos astronómicos, pero siempre que se construyen nuevos instrumentos ha habido sorpresas y descubrimientos que no imaginábamos. Así que ya estamos acostumbrados a encontrar resultados novedosos, así es la astronomía”.
Otro momento que la comunidad internacional de astrónomos espera con ansias es la puesta en marcha del Telescopio Espacial James Webb, prevista para 2018, coloso que sustituirá al Hubble. El proyecto conjunto de las agencias espaciales de EU, Europa y Canadá, es un telescopio de 6,5 metros de diámetro, con cuatro instrumentos científicos de vanguardia optimizados para estudiar la banda del infrarrojo. Será un instrumento de nueva generación.
“Se espera que el Webb nos abra nuevas ventanas hacia el Universo, porque al ser más grande que el Hubble, y con una instrumentación más moderna que será el ‘último grito’ del desarrollo tecnológico, veremos con mucho más detalle muchos objetos en el espacio”.
Son piezas de arte tecnológico que lleva mucho tiempo imaginar, construir y poner en órbita, dice, y una vez logrado todavía tendrán que esperar a que tomen datos, procesen y sean interpretados por los astrónomos. 
Si bien existen estos grandes proyectos, de los que México no está ausente —con el Gran Telescopio Milimétrico y el Observatorio de Rayos Gamma HAWC— la astronomía se hace a diferentes escalas o dimensiones, con telescopios más pequeños, pero todos generando enormes cantidades de información que tendrán muy ocupados a los cerca de 33 mil astrónomos del mundo. 
“Aún con telescopios medianos y pequeños en Tierra se obtienen datos muy valiosos. Muchos de estos complejos son lo que llamamos ‘dedicados’, porque tienen un propósito específico”, como los ubicados en el Observatorio Astronómico Nacional de San Pedro Mártir, en Ensenada, Baja California. 
Se generan bases de datos abiertas que no son fáciles de leer, agrega, así que tanto en observatorios grandes como con telescopios pequeños hay mucho trabajo por hacer. “Son tantos datos que si bien antes el astrónomo se creía dueño de estos y no los publicaba hasta que tenía su investigación completa, ahora los publican pronto para que esté a la vista de otros astrónomos profesionales, quienes pueden hacer aportaciones o incluso nuevas interpretaciones”.
ESTRELLAS EN HAWAI. Investigaciones novedosas y diversas sorpresas están por enmarcar la reunión plenaria de la UAI, que se realizará en las próximas semanas en Honolulu, Hawai, misma donde tomará posesión la mexicana al frente de ésta. 
La científica no recuerda con precisión cuando ingresó como miembro de la Unión, pero sí que asistió a la primera reunión de ésta a inicio de los años 70, desde entonces no se ha perdido ninguna. En ésta se llevan a cabo reuniones, congresos, conferencias plenarias, exposiciones y la entrega de reconocimientos. 
“Uno quiere asistir a todos, pero no se puede, es como llegar a una pastelería y saber que sólo puedes escoger un pastel”. El evento es una feria de la astronomía donde además los astrónomos se reencuentran con viejas amistades, refiere Silvia Torres. Será en este escenario resposteril donde la toma de posesión de la mexicana al frente de la UAI será, sin duda, la cereza del pastel.

Imprimir