Entre volcanes, la pulga del diablo y el hombre - Rigoberto Aranda | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016
Entre volcanes, la pulga del diablo y el hombre | La Crónica de Hoy

Entre volcanes, la pulga del diablo y el hombre

Rigoberto Aranda

Ahora que, según algunos científicos nos podríamos estar acercando a la Sexta Extinción, la primera causada por el hombre y muy probablemente ligada al cambio climático, investigadores explican cómo se dio la Cuarta Extinción, que abrió la puerta a que los dinosaurios dominaran la Tierra aproximadamente durante los siguientes cien millones de años. Se trató también de un cambio climático, aunque éste desatado por un vulcanismo masivo que causó la pérdida generalizada de diversidad territorial y marina al final del Periodo Triásico.
Los principales beneficiarios, los dinosaurios, podrían todavía dominar la faz de la Tierra de no haberles caído del cielo —si la teoría es correcta— el enorme meteoro de 10 kilómetros de diámetro en lo que hoy es la Península de Yucatán, creando el cráter de Chicxulub (en lengua maya, pulga del diablo).
El fin del Triásico fue la cuarta mortandad mundial conocida; la extinción de los dinosaurios fue la quinta. Hoy en día, algunos científicos han propuesto que estamos en la cúspide de un sexto evento, esta vez provocado por el hombre. El explosivo crecimiento de la población humana, la actividad industrial y la explotación de los recursos naturales están empujando rápidamente muchas especies del mapa. La quema de combustibles fósiles, en particular, ha tenido un efecto sin paralelo, al elevar el nivel de CO2 en el aire más de 40 por ciento en sólo 200 años —un ritmo posiblemente más rápido, o más rápido, que el del final del Triásico—.
Pero no sería la primera vez para nuestro planeta.
Durante el Triásico, enormes cantidades de gases volátiles fueron liberados por magma en erupción lanzado hacia la atmósfera. Se cree que estos gases desataron el cambio climático que estresó la vida en la Tierra y resultó en una extinción masiva.
Terrence Blackburn, geólogo del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), ahora en el Instituto Carnegie, y colegas de varias instituciones alrededor del planeta, examinaron evidencia en todo el mundo, desde Nueva Jersey hasta el norte de África, y encontraron que la desaparición abrupta de la mitad de las especies de la Tierra hace 200 millones de años se debió a un conjunto de gigantescas erupciones volcánicas.
“Las erupciones pueden haber causado cambios climáticos tan bruscos que muchas criaturas eran incapaces de adaptarse —posiblemente a un ritmo similar al del calentamiento del clima humano registrado hoy”.
La extinción abrió el camino para que los dinosaurios pudieran evolucionar y dominar el planeta por los próximos 135 millones de años, antes de que ellos también fueron eliminados en un cataclismo planetario más tarde, afirman en un artículo publicado en la revista Science.
El momento de la desaparición de fósiles marinos y terrestres se correlacionó con evidencia geoquímica de la erupción de gran flujo de magma llamado la provincia Magmática del Atlántico Central. Las cantidades masivas de magma y gas liberados durante solamente uno de los varios pulsos de vulcanismo a través de miles de años podrían haber aumentado el CO2 y probablemente acidificado los océanos.
Así, no tendríamos que tener tan mala suerte como los dinosaurios. Nosotros solos nos las arreglaremos para provocar la Sexta Extinción.

rigoberto_aranda@ccc.gob.mx

Imprimir

Comentarios

Columnas anteriores