Jordan Spieth, el chico sensación del golf | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Jordan Spieth, el chico sensación del golf

Cuando el PGA Tour parecía entrar en una crisis galopante a la baja del nivel de juego de Tiger Woods, quien arrastra multitudes a los torneos, y ante el no poco constante nivel competitivo del norirlandés Rory McIlroy, quien le sucedió como número uno del mundo por algún tiempo, surgió un joven texano de 22 años de nombre Jordan Spieth para robar todos los reflectores en la temporada.
En 25 aperturas en el PGA Tour en esta temporada, Spieth, cumplió 22 durante el verano, ganó cinco veces (incluyó dos Majors y la FedExCup y finalizó el año como número uno del mundo),  terminó en segundo lugar otras cuatro veces y tuvo 15 en el top ten. En el Masters empató el récord de puntuación de cuatro días, igualando el rendimiento de Woods 1997.
Y tratándose de dinero ganado, Spieth terminó la temporada en primer lugar al ser el número uno del mundo y convertirse finalmente en el primer jugador en rebasar la cantidad de 25 millones de dólares ganados en un año, faltando por considerar lo que cobra por patrocinios. Sin duda un año histórico para el golf y por supuesto para el golfista texano.
A pesar de los fabulosos empeños del australiano Jason Day en las últimas semanas, ya no queda ninguna duda de que Spieth será elegido el Mejor Jugador del Año, pues ha hecho una campaña histórica.

SU PRIMER GRANDE
Primero ganó The Tour Championship y después el US Open, dos Majors en una temporada y cerró con broche de oro al ganar la final de la FedEx Cup el pasado domingo, con lo que trepó a la cima del ranking mundial, para convertirse en el más joven en lograrlo, después de Tiger Woods.
Spieth brilló en el torneo final de la temporada en el PGA Tour al concluir el torneo en East Lake con una vuelta de 69 golpes, fue el único que jugó bajo par los cuatro días y ganó con tres golpes de ventaja sobre Danny Lee, Justin Rose y Henrik Stenson.
¿Cómo lo logró? De la parte mental se ocupó su amigo y caddie, Michael Greller.
Tuvieron un par de charlas. “Estaba más tenso en estos playoffs que en los Majors. Era como si tuviera que demostrar, acabando bien la temporada, que todo lo que había pasado era real. Tenía la impresión de que, si no ganaba la FedEx Cup, habría sido una especie de fracaso. Estaba convencido de que íbamos a ganar en Atlanta”, explicó Greller.
¿Dónde radica su grandeza? Es la interrogante en el mundo del golf y se habla de que Spieth juega muy bien, de que tiene determinación en el juego, de  que es el sucesor de Tiger Woods y que tiene el rostro del All American boy que el golf está buscando, pero ante todo eso, Jordan, pottea  como nadie y ha probado que el golf se gana en el green.

NO LO CEGÓ EL ÉXITO
Quienes le rodean saben que su mayor grandeza reside en su capacidad de superación. Pese a tener una temporada ascendente no se cegó por el éxito, al contrario. Su hambre de gloria es insaciable. Tras fallar el corte en los dos primeros playoffs de la FedEx Cup, Spieth reordenó sus ideas, llamó a capítulo a su equipo y se pusieron a buscar una solución. El problema estaba en la cabeza y en el juego corto. Llegó a East Lake, sede de la gran final de la FedEx Cup antes que nadie. Estuvo el lunes entero practicando el juego corto y el putt. Terminó el torneo como el mejor de todos en este capítulo.
Por eso vive un arranque de carrera sencillamente genial, además de hacerse multimillonario en muy poco tiempo. El último título conquistado le generó una ganancia de 18 millones de dólares (por ganar el torneo recibido un cheque de ocho millones de dólares más 10 millones por ganar la Fedex Cup). A los dólares reseñados, hay que añadir los correspondientes a los éxitos a lo largo de esta temporada que concluye para el mundo del golf y que se acerca a los 25 millones de dólares.
El texano superó en ganancias al mítico Tiger Woods en esta temporada, que en el año 2007 alcanzó los 23 millones de dólares. La ‘locura’ de las marcas por Jordan Spieth le están generando tal beneficio que será difícil de superar en un futuro cercano, por cualquier jugador.
Ni siquiera Rory McIlroy podrá acercarse a él pese a la competitividad existente entre los dos grandes del golf actual.
Ahondando más, Spieth ganó este año casi un millón por torneo. Por cada ronda que ha jugado se la han pagado a un cuarto de millón. Cada hoyo a 14 mil dólares y por cada golpe 3 mil dólares.
Es así como Spieth finaliza una  temporada 2014-2015 de ensueño. La próxima semana jugará  la Presidents Cup y a descansar y prepararse para la siguiente temporada.

BATIÓ CASI TODOS LOS REGISTROS EN 2015

- Ha sido el más joven en ganar cinco torneos o más en un año en el PGA Tour desde Horton Smith en 1929.
- El más joven en ganar sus dos primeros Majors desde Gene Sarazen en 1922.
- El más joven de todos los tiempos en ganar el Masters y el US Open en una sola temporada.
- El mejor resultado acumulado en los Majors en toda la historia.
- Tercer jugador en la era moderna en acabar entre los cuatro primeros en los cuatro
  grandes (Tiger Woods 2005 y Jack Nicklaus 1973).
- Líder en ganancias en una sola temporada en toda la historia del PGA Tour.
- Cuatro top ten más que ningún otro jugador en esta temporada en el PGA Tour (15 en 19 torneos).
- Segundo jugador más joven de la historia en alcanzar el número uno después de Tiger Woods.

Imprimir