Plagia el INBA trabajo histórico de Betty Zanolli sobre el Conservatorio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Plagia el INBA trabajo histórico de Betty Zanolli sobre el Conservatorio

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

(Primera de dos partes)

El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) plagió la historia del Conservatorio Nacional de Música (CNM), la cual había sido documentada por Betty Zanolli Fabila, una de las historiadoras e investigadoras más importante del tema a nivel internacional.
La estafa ha derivado ya en una denuncia de hechos presentada ante la Procuraduría General de la República (PGR), en contra de María Cristina García Cepeda, directora general del Instituto, así como de David Rodríguez de la Peña, director del Conservatorio.
En el marco de los festejos previos por los 150 años de la inauguración del CNM -ocurrida en 1866-, el INBA difundió en su página de internet las memorias de la institución, pero se limitó a copiar 29 fragmentos de nueve de las obras de Zanolli, las cuales habían sido publicadas en un lapso de 10 años: de 1997 a 2007 y que fueron resultado de más de 20 años de investigación.
Las obras reproducidas de forma ilegal van desde la tesis presentada por la profesora para obtener el doctorado en Historia —titulada La Profesionalización de la enseñanza musical en México: El Conservatorio Nacional de Música (1866-1996). Su historia y su vinculación con el arte, la ciencia y la tecnología en el contexto nacional— hasta artículos divulgados en las revistas Conservatorianos –de la cual ella es editora desde el 2000— y Universo de El Búho, así como en folletos conmemorativos y otros proyectos académicos.
Se trata de un caso emblemático, pues no hay en el país -al menos de manera pública- antecedente de un plagio institucional y menos en el que esté involucrada una dependencia dedicada en el papel a estimular la producción cultural y educación artística en todo el territorio nacional.
“Hablamos de una carencia absoluta de valores en la información publicada por el INBA, sin respeto al autor de una obra de alcance mundial, que ha plasmado con tanta acuciosidad la historia de la música en México y su profesionalización. Es también la violación a un derecho humano, porque el intelecto y las ideas forman parte de la dignidad de la persona”, refirió el maestro Arturo Flores Albor, quien junto a Raúl Carrancá y Rivas, y César Hoyos Saldivar conforman el cuerpo de abogados de Zanolli.
Y explicó: “El plagio recae en el ámbito de responsabilidad del estado y en quienes dirigen la institución: el responsable material no lo hizo de motu proprio sino por indicación de superiores. Es muy delicado que los funcionarios de una dependencia del tamaño del INBA copien creaciones ajenas, porque sólo desprestigian moralmente a la institución”.
EXPLOTACIÓN. La denuncia -averiguación previa original PGR/DF/SPE-XXIX/1602/2015-5- fue presentada el 28 de abril y ratificada el 20 de mayo. Se sustenta en la conducta delictiva –contemplada en el capítulo de delitos en materia de propiedad intelectual— aludida en el artículo 427 del Código Penal Federal, el cual señala que “se impondrá prisión de seis meses a seis años y de trescientos a tres mil días multa, a quien publique a sabiendas una obra substituyendo el nombre del autor por otro nombre”.
El INBA no se limitó a fusilar los textos de Zanolli, sino que fue más allá: se atribuyó los derechos exclusivos de explotación al enmarcarlos en su página oficial de internet con la noción copyright, según pudo constatar el notario Miguel Alessio Robles —ex subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación y ex consejero jurídico del Ejecutivo federal—, quien después de que la propia autora descubrió la farsa realizó el testimonio del acta de fe de hechos.
Adicionalmente, al menos en cuatro ocasiones el Instituto colocó en el trabajo robado la leyenda: “Instituto Nacional de Bellas Artes-Consejo Nacional para la Cultura y las Artes”, con lo cual también implicó a Conaculta, dependencia de la Secretaría de Educación Pública (SEP) que por tanto aparece citada en los petitorios de la querella.
Crónica tuvo acceso a once anexos contenidos en el expediente ministerial avalados por la inspección notarial, los cuales prueban la selección de diversos párrafos de nueve obras distintas, la mayoría de manera textual, prueba de un acto orquestado por alguien que no parece ser neófito en la materia. Como agravante, en algunas frases del texto impugnado se suprimen guiones, se cambian letras o apellidos de personalidades aludidas, se intercambian minúsculas por mayúsculas, se incorporan acentos, puntos, comas y comillas, y se suman faltas de ortografía que sólo deforman la concepción del autor o alteran el rigor de la obra, mas no su esencia.
“Fue una acción a todas luces dolosa: de la selección minuciosa de párrafos se infiere que conocían la fuente original, sabían que la investigación no era suya. A sabiendas de esto, la difundieron como propiedad del INBA y del Conservatorio. No pueden aducir un error, como lo han querido hacer. Nada justifica esta conducta ilícita”, apuntó Flores Albor, catedrático de la Facultad de Derecho de la UNAM y capacitador certificado para la implementación del nuevo sistema penal acusatorio.
PASIÓN. Desde niña Zanolli formó parte de la vida del Conservatorio. Su madre: la soprano Betty Fabila, fue fundadora de la institución a partir de su etapa en la avenida Presidente Masarik. Y su padre: Uberto Zanolli, fue un reconocido escritor, director de orquesta y compositor nacido en Italia, pero naturalizado mexicano. Aún joven, Betty ingresó al CNM vía concursos de oposición a nivel nacional: durante 22 años impartió ahí las clases de Historia del Arte, Historia de la Música e Introducción a la Música de Piano… Es, pues, una admirada concertista, pianista e historiadora de la música, además de antropóloga y catedrática en derecho del Tecnológico de Monterrey y la Universidad Nacional Autónoma de México.
Una noche, mientras navegaba en el ciberespacio y seguía el rastro de sus grandes pasiones musicales, una palabra atrajo su atención: “venero”… “No es muy usual, pero me ha gustado usarla en mis escritos. Algo me olió mal, comencé a revisar mis textos: las palabras anteriores y siguientes. No lo podía creer. Era un plagio múltiple, me tardé dos días en reconstruirlo”…

*twitter: @blancasmadrigal

NUMERALIA DE UN PLAGIO

* 29 fragmentos
* 9 obras
* Trabajos publicados en un lapso
   de 10 años: de 1997 a 2007
* 20 años de investigación sobre la
   historia del Conservatorio

Imprimir