La heroica labor de mecánicos mantiene en marcha al Metro | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

La heroica labor de mecánicos mantiene en marcha al Metro

Poco más de 250 trabajadores laboran en el mantenimiento mayor del Sistema. Todos los vagones son revisados cuando recorrieron 700 mil kilómetros o tienen seis años de uso

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Desarmar, revisar, reparar y armar de nuevo un convoy del Metro toma 25 días. Y se requiere el trabajo de 250 mecánicos. Es necesario hacer esto cuando un vagón recorrió 700 mil kilómetros o tiene más de seis años de uso.

El Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, uno de los transportes más importantes de la capital, cuenta con dos talleres donde se realizan las reparaciones que los talleres convencionales situados en cada línea no pueden atender por la gravedad de afectación.

A los talleres ubicados en la estación Zaragoza y el de Ticomán, se les conoce como de Mantenimiento Mayor; se dividen de acuerdo a los modelos que el sistema cuenta al día de hoy.

En sus 47 años de vida, el Sistema de Transporte Colectivo Metro ha comprado aproximadamente 400 trenes y el mantenimiento busca alargar el tiempo de utilidad.

MODERNIZACIÓN. El ingeniero Gabriel Perusquía, quien lleva trabajando en los talleres de Ticomán aproximadamente 27 años, explicó a Crónica que con el paso de los años se han visto en la necesidad de adecuar los trenes, así como de modernizar tanto los equipos como las piezas, debido a que con los trenes más viejos, es más costoso el mandar a hacer una sola pieza.

Por eso cada uno de los vagones del Metro se encuentran en una constante modernización con el pasar de los años y de las nuevas tecnologías, tal es el caso del nuevo cambio del pilotaje automático a uno digital o la firma del convenio con la empresa ALSTOM para modernizar el equipo de tracción y frenado de los trenes más antiguos.

MANO DE OBRA. El ingeniero Perusquía cuenta que son alrededor de 250 trabajadores los que conforman el Mantenimiento Mayor en Ticomán y empezarán el año recibiendo 45 trenes denominados NM-02 los cuales circulan en la Línea 2.

Los NM-02 llevan al menos un millón de kilómetros recorridos, por lo que su revisión general debió haber sido a los 700 mil kilómetros, sin embargo debido a la alta demanda y al buen funcionamiento de estos será en 2017, cuando se haga el mantenimiento de éstos.

Debido a la época de vacaciones, el taller se ve significativamente vacío, pero pasando el periodo el lugar estará lleno y con un sinfín de ruido.

La amplia nave cuenta con diferentes secciones encargadas de llevar paso a paso tanto el desarme como el proceso de renovación, sustitución y montaje.

“Primero recibimos el tren y vemos a detalle cada uno de los daños o fallas que puede tener. Lo primero que quitemos será lo último que pongamos y lo último que quitemos será lo primero en montarse, eso es importante”, explicó el ingeniero.

Después de desmontar las llantas y las partes que conectan al vagón con las llantas, se buscan las fallas que puedan haberse hecho con el paso del tiempo, se reparan y se pasa a la segunda parte.

Al fondo de la nave se alcanza a ver una división parecida a una bodega, oscura y sucia, ahí es donde se lava a presión el vagón, “se le quita el polvo que pueda tener y después se revisan las ventanas, focos, apertura y cierre de puertas”, comentó Gabriel.

Las llantas son cambiadas, mangueras, y demás piezas son revisadas minuciosamente, además de analizar cada parte para que no exista algún error al momento de montar.

El motor es desarmado en su totalidad para su limpieza;“el motor nosotros no lo reparamos, eso es parte de otra empresa que está especializada ya que es una pieza muy importante y cara”, enfatizó el ingeniero mientras un trabajador movía de lugar cada uno de los siete motores que tenía por desarmar.

Mientras tanto el personal de limpieza intenta dejar reluciente la nave de trabajos, pero resulta imposible por el aceite y cochambre que jamás se lograrán retirar en su totalidad.

“Estoy aprovechando para limpiar lo más que pueda, ahorita que no hay tanta gente”, comentaba un joven a su compañero mientras limpiaban el piso con sus trapos.

En tanto que la empresa ALSTOM, pidió tener un espacio libre para poder llevar a cabo las reparaciones de modernización y también un lugar en las vías con el fin de hacer trabajos de revisión para que los frenos no tengan fallas al estar en servicio para los usuarios.

MANTENIMIENTO. Actualmente el STC cuenta con un parque vehicular de 390 trenes que recorren toda la Ciudad de México, los cuales deben ser atendidos por estos talleres y someterse a una revisión total para que no se pongan en riesgo a los miles de usuarios que utilizan día con día el transporte.

 

Imprimir