Vivimos un escenario de guerra de divisas: analistas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Vivimos un escenario de guerra de divisas: analistas

Con la apreciación del dólar frente a otras monedas, México está ante un escenario de guerra de divisas, mano de obra de los connacionales en Estados Unidos cada vez más barata y el riesgo de que su estabilidad macroeconómica se vuelva frágil si no se refuerza el mercado interno, coincidieron analistas consultados por Crónica.
Si bien la depreciación del peso, que en un año lleva alrededor del 20 por ciento de la pérdida de su valor frente al dólar, se lleva a cabo en un entorno de inflación baja de 2.13 por ciento, hecho inédito para la economía mexicana, el periodo de estabilidad macroeconómica pudiera estar en riesgo, consideró Benjamín García Páez, profesor de la facultad de Economía de la UNAM.
"Lo que tenemos en la economía mexicana es un equilibrio macroeconómico básico, en donde se tiene una estabilidad muy precaria, frágil, que se puede romper por factores no sólo externos, sino internos", dijo.
El académico se refiere a riesgos como el de los precios del petróleo cayendo a nivel mundial, pues a pesar de que la economía mexicana ya no depende tanto del petróleo como en años anteriores, los ingresos de las finanzas públicas todavía están ligados a este indicador.
Por ello, recomendó incrementar aún más los ingresos tributarios del país, además de acelerar la implementación de las reformas con el fin de atraer más inversión extranjera directa. Estos elementos, serán determinantes para mantener la estabilidad de México, sin que los factores externos como el dólar le afecten en su desempeño.
Para Rodolfo Campuzano, director de estrategia y gestión de portafolios de Grupo Financiero Invex, la clave para que a México no le afecte la apreciación del dólar es seguir manteniendo una inflación baja, con el fin de que el impacto no se traduzca en los precios de los productos.
El analista recordó que en el pasado, México tenía devaluaciones con inflaciones incluso por arriba del 100 por ciento, lo que representaba un riesgo para los bolsillos de los mexicanos, pues los precios de productos y servicios se encarecían hasta afectar la liquidez de las familias.
A partir de la década de los 70, México enfrentó diversos episodios de devaluaciones del peso severas. Una de las más graves fue a mediados de 1981, en el gobierno de José López Portillo, recordado por su frase “defenderé el peso como un perro”, promesa que quebró al devaluar la moneda de 22 pesos por dólar hasta 150 pesos, con una inflación de 459 por ciento.
La diferencia más elemental que autoridades y economistas han resaltado sobre la actual depreciación del dólar, es tener la inflación más baja de la historia de México de 2.15 por ciento, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
"Mientras el movimiento en el tipo de cambio no repercuta en otras variables como la inflación y tasas de interés, no es un asunto tan dañino para la economía", aclaró Campuzano.
"Los tipos de cambio se ajustan para mantener el nivel de competitividad, si el peso se deprecia, el costo de la mano de obra es mas barato en Estados Unidos. Justo esa es la causa de la famosa guerra de divisas; China, Australia y Canadá devalúan para mantener competitividad en la industria, esto lleva dos años o más pasando, lo que no sabemos es donde habrá un límite", explicó.
Durante el 2015, el peso se depreció frente al dólar alrededor del 20 por ciento, al pasar de 14.67 pesos por unidad durante enero a 17.00 pesos en diciembre, según datos de Banxico.
En términos reales, es decir, si se compara respecto al poder adquisitivo en Estados Unidos, la depreciación estuvo en los mismos niveles, de acuerdo con estimaciones de José Luis de la Cruz, profesor e investigador del Instituto Tecnológico de Monterrey (ITESM) y encargado de los análisis económicos de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).
"El tipo de cambio real es cuando ya estas contemplando los cambios de inflación que hay en cada país, por ejemplo en EU y México y eso le agravas a la paridad, se los descuentas. Al final del día es saber dónde me sale más barato comprar, si en un país o en otro. Es así que debe de ser similar al tipo de cambio nominal, porque las inflaciones de ambos países están en niveles similares", aclaró.
Para el académico, más allá de estar atentos al nerviosismo del mercado cambiario, como consecuencia de la apreciación del dólar por factores externos, en México se debe de tener confianza en que la situación económica no es como era en sexenios anteriores con devaluaciones y alta inflación, pero también se debe de ser cauto a la hora de endeudarse, ya sea como gobierno o incluso, como usuario.
"Al final del día se debe ser cautos, no endeudarse en dólares, mantener un control fuerte en la planeación de gastos y hasta aumentar los ingresos, porque al final, este año si será de mayor volatilidad".

Imprimir