“La Constitución debe reordenarse para que sean legibles sus artículos” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

“La Constitución debe reordenarse para que sean legibles sus artículos”

Imperfección. Los defectos de la Constitución se han hecho más evidentes por las reformas de los últimos 15 años, explica Héctor Fix-Fierro.

La Constitución que actualmente rige a los mexicanos es considerada una de las más longevas del mundo ya que existe desde 1917; sin embargo, los cerca de 700 cambios derivados de las reformas políticas, convierten su texto en una lectura extensa, desordenada y poco comprendida por los ciudadanos. Así lo considera Héctor Fix-Fierro, investigador de la UNAM que por petición de la Cámara de Diputados realizó el estudio La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, texto reordenado y consolidado.
El análisis como su nombre lo indica, es reordenar el texto de los artículos constitucionales para que sean legibles y accesibles, investigación que forma parte de las actividades para conmemorar el centenario de la constitución de 1917, organizado por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM).
“No vamos a modificar la Constitución ni a quitarle nada. Sólo es reordenar el texto porque los defectos de la Constitución se han hecho más evidentes por las reformas de los últimos 15 años que ya suman casi 700 cambios, éstos han aumentado la extensión del texto constitucional”, dijo Fix-Fierro .
El investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM señaló que el estudio parte de la premisa de que existe una continuidad que debe ser retomada para darle nueva vida. “Si hacemos esto le daremos un segundo aire a nuestra Constitución, aunque sea improbable que podamos festejar un segundo centenario”
¿Debe crearse una nueva Constitución?, se le preguntó el jurista, quien respondió que la mayoría de los especialistas prefieren hablar de una nueva constitucionalidad. “Esto en un doble sentido, por un lado hay que continuar actualizando la Constitución, ir haciendo las reformas y cambios que se requieren en la vida contemporánea y avanzar en un mejor cumplimiento, pero también se planteó la idea de hacer una revisión técnica del texto, volverlo a redactar, purgar errores e inconsistencias”.
Esta idea que inició años atrás dentro del IIJ, despertó el interés de la Cámara de Diputados y de manera formal, la investigación inició en 2015. “Pensamos que es una propuesta que no impide otras posibilidades, incluso si tuviéramos éxito en reordenar la Constitución, podríamos tener después un debate más ordenado de qué hacer con ella”.
Sobre cómo realizaron dicho reordenamiento, Fix-Fierro ejemplificó con la organización al artículo 41, el cual habla sobre el tema electoral. “Es el artículo más largo que tenemos y lo acomodamos en cuatro temas: las elecciones, los organismos electorales, partidos políticos y consultas populares. Así consideramos que puede entenderse mejor”
El nuevo orden, dijo, también incluye la propuesta de crear una ley de desarrollo constitucional, que consiste en trasladar especificaciones a otras reglamentaciones.
“No se puede poner todo en la Constitución, hay cosas que deben estar en las leyes, muchas de las disposiciones que son de detalle y que han ido aumentado porque los partidos políticos —al igual que durante la discusión del Constituyente de 1917— no tienen confianza. Esa desconfianza incluye el numero de minutos de propaganda que se puede hacer en radio y televisión en el periodo electoral, eso pensamos que se puede trasladar a otra ley, así se podría dar mayor estabilidad a la Constitución”.

LONGEVA. El especialista de la UNAM comentó que en el mundo existen pocas constituciones tan antiguas como la de México. “En Estados Unidos hicieron un estudio de todas las constituciones en el mundo que existen desde 1789 y se encontraron cosas interesantes, entre éstas que la vida promedio de las constituciones es de 20 años, son muy pocas que llegan a los 50 y más aun las que llegan a un centenario”
¿Cuáles son los factores que ayudan a explicar porqué las constituciones tienen tantos años de vida?, cuestionó Fix-Fierro durante el foro La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, texto reordenado y consolidado realizado el pasado miércoles en el INEHRM. La respuesta, según los investigadores estadounidenses se concentra en tres aspectos.
“Estos documentos deben tener un grado de flexibilidad, debe poderse adaptar a las nuevas circunstancia de la vida social. El segundo factor es la inclusión que incorpore al mayor número de actores y fuerzas sociales, y por último que tengan un nivel de detalle. Considero que nuestra Constitución cumple con los tres requisitos y hasta en exceso”, externó.
En palabras del jurista, la Constitución de 1917 ha servido para darle estabilidad al país a pesar de los problemas que padece el país, y muestra de ello es que en los últimos 99 años, no se ha hecho una guerra o revuelta para redactar una nueva Constitución.
Sobre cuáles han sido las reformas más relevantes, Fix-Fierro comentó a partir de 1982 este documento se puso al día  y actualizó. “Hasta ese entonces se hicieron muchos cambios, tenían que ver con programas o promesas políticas de los presidentes. Algunos de cambios que se dieron en 1928 y 1934 iban en una dirección distinta a la Constitución de 1917”.
Si cuentan las instituciones que no existían en 1982 podemos dimensionar la actualización, añadió, por ejemplo los consejos de la judicatura, institutos de agricultura, secretaría de programación y presupuesto o el reconocimiento de los derechos indígenas, no existían. “Lo que se ha hecho en los últimos 35 años, es devolverle  el nivel a la Constitución”.

Imprimir