Bosques deforestados de América tienen alta capacidad de regeneración | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Bosques deforestados de América tienen alta capacidad de regeneración

Zonas. El mapa presenta las zonas forestales donde trabajaron los investigadores.

Los bosques y selvas de la zona tropical del continente americano tienen alta capacidad de regeneración después de haber sido deforestados por la actividad humana, de acuerdo con un estudio multinacional en el que participaron 65 científicos de 15 países y que contiene información desde el sur de México hasta la cuenca del Río Amazonas. El estudio, llamado Resiliencia de biomasa en los bosques secundarios neotropicales contiene datos sobre la recuperación de mil 500 parcelas forestales en un periodo de 20  años y fue publicado por la revista científica Nature.
Los datos publicados incluyen la aportación de científicos de tres instituciones mexicanas: El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), el Centro de Investigacion Científica de Yucatán (CICY), y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
El hecho de que la cubierta vegetal vuelva a nacer en terrenos que fueron desmontados para ser convertidos en potreros o parcelas tiene mucho valor si se considera que, mientras se van repoblando, estos bosques se convierten en la más eficiente maquinaria de captura de dióxido de carbono (CO2), que actualmente se libera en exceso a la atmósfera y es uno de los principales causantes del cambio climático y los fenómenos climáticos extremos.
“Lo que hicimos fue juntar la información colectada por más de 60 investigadores que en los últimos años hemos trabajado en analizar la tasa de recuperación de las selvas y bosques tras una perturbación. Se midieron diferentes parcelas con diferentes tasas de recuperación, esto lo llamamos una consecuencia. Medimos parcelas con diferente cantidad de tiempo de recuperación y lo comparamos con su estado este año”, explicó en entrevista con Crónica, el doctor Ben H.J. de Jong, coautor del estudio e investigador del Departamento de Ciencias de la Sustentabilidad, de Ecosur.
CAPTURAR CARBONO. “Lo importante es que el bosque que se ha conservado intacto hay que conservarlo y no destruirlo porque es un gran reservorio de carbono. Pero además, este estudio nos indica que los bosques secundarios, que son aquellos que fueron desmontados pero se están recuperando, ayudan mucho a capturar mucho carbono que está libre en la atmósfera. Hay que conservar lo que ya tenemos, pero también debemos promover la recuperación de áreas deforestadas o abandonadas para que, cuando crezca su vegetación, sirvan como grandes captadores de carbono”, agregó el especialista de Ecosur.
Además del doctor De Jong, participaron por parte de El Colegio de la Frontera Sur los investigadores Susana Ochoa Gaona y Hans Van der Wal.
“Después de 20 años, esos bosques recuperan entre 20 y 225 toneladas de biomasa por hectárea. Esto corresponde a una absorción de 3.05 toneladas de carbono por hectárea por año, que es 11 veces mayor que el índice de absorción de los bosques primarios”, explica en el texto de la revista Nature, el profesor Lourens Poorter, autor principal de la publicación.
La recuperación de biomasa fue mayor en áreas con alta precipitación y disponibilidad de agua durante todo el año, mientras que la fertilidad del suelo o la cantidad de cubierta forestal en el paisaje circundante tuvo menor peso en explicar este proceso.
En el contexto de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2015, realizada del 30 de noviembre al 11 de diciembre en París, el profesor Frans Bongers, de la Universidad Wageningen, coautor de la publicación, expresó  que necesitamos activar las políticas que reduzcan las emisiones de carbono e incrementen la absorción de carbono.
“La regeneración de los bosques secundarios claramente merece más atención por parte de los tomadores de decisiones locales, nacionales e internacionales: es una solución barata y basada en la resiliencia de la naturaleza que tiene un potencial tremendo en la mitigación del cambio climático a través de la captura de carbono durante el proceso de recuperación”, añadió Bongers.

 

Imprimir