Registran alta concentración de metales pesados 18 especies animales en Tabasco | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Registran alta concentración de metales pesados 18 especies animales en Tabasco

Los registros de metales pesados en mojarras superaron los valores límites internacionales permisibles, dice el Ecosur.

Investigadores de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur-Conacyt), encabezados por Manuel Mendoza Carranza, encontraron altas concentraciones de metales pesados, especialmente de zinc, en los tejidos musculares de 18 especies animales que habitan al sur del Golfo de México, en la laguna San Pedrito, que es parte de la Reserva Natural Pantanos de Centla, en Tabasco. Entre la fauna estudiada hay 13 especies de importancia comercial.
Ecosur es uno de los 27 centros públicos de investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Aunque su cede central está en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, cuenta con sedes de investigación en Villahermosa, Tabasco; Campeche, Campeche; Chetumal, Quintana Roo, así como en San Cristóbal y en Tapachula, Chiapas.
Aunque la presencia de algunos metales pesados es natural en el medio ambiente, las altas concentraciones pueden estar relacionadas con actividades humanas. Además del zinc se identificó en algunos de los tejidos estudiados presencia de plomo, cadmio y cromo. Este hallazgo será publicado la próxima semana en la nueva edición de la revista Environmental pollution.
“Los resultados del estudio denominado ‘Distribución y bioconcentración de metales pesados en una cadena alimenticia acuática tropical: un caso de estudio de una laguna estuarina tropical en el sur de México’, dirigido por Mendoza Carranza, del Departamento de Ciencias de la Sustentabilidad de la Unidad Villahermosa de Ecosur, demostraron que el zinc (Zn) fue el metal pesado más frecuente y abundante en la región y en el conjunto de especies de plantas, animales y otros organismos estudiados en el área’, dio a conocer Ecosur.
Todos los ejemplares analizados tuvieron metales pesados en sus tejidos musculares y se asociaron con una red de alimentos a base de detritus, que son residuos, generalmente sólidos permanentes, que provienen de la descomposición vegetales y animales.

CONJUNTO DE METALES. El estudio que será publicado  en Environmental pollution determinó que las concentraciones de cromo (Cr), plomo (Pb) y cadmio (Cd) en algunas especies comerciales, especialmente mojarras superaron los valores límites internacionales permisibles, por lo que señalan que el riesgo ecológico en la región puede ser catalogado como moderado.
“Estudiamos la bioacumulación de metales pesados, tomando en cuenta la carga suspendida en agua, sedimentos, plantas, moluscos, crustáceos y peces de diferentes niveles tróficos – omnívoros, planctívoros, herbívoros, detritívoros, zoobentos y piscívoros, comparando nuestros resultados con los valores de referencia nacionales e internacionales y haciendo una evaluación del riesgo ecológico potencial en ese importante humedal”, mencionan los investigadores participantes en el estudio.
En un comunicado oficial, Ecosur explicó que los metales pesados son componentes naturales del entorno, pero el aumento en sus concentraciones puede estar relacionado con actividades humanas. Su acumulación en la cadena alimenticia acuática, sobre todo en regiones influenciadas por la industria petrolera, representa un riesgo para el medio ambiente y la salud humana, de tal modo que los resultados de este estudio además de ser de gran importancia para analizar el comportamiento y las relaciones de estos contaminantes con el medio ambiente, son una puerta de entrada para investigaciones más amplias que permitan conocer mejor el estado de salud de los ecosistemas acuáticos.
Además de la participación de los investigadores de Ecosur, en el análisis y conclusiones participaron investigadoras que laboran en tres países europeos. Son coautoras de esta investigación Alejandra Sepúlveda-Lozada, del Leibniz Center for Tropical Marine Ecology (ZMT), en Alemania; Celia Dias-Ferreira, del Research Center for Natural Resources, Environment and Society del Instituto Politecnico de Coimbra, en Portugal y Violette Geissen, del Soil Physics and Land Management Group de la Universidad de Wageningen, en los Países Bajos.

Imprimir