Trump o cuando veas las barbas... - Manuel Gómez Granados | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
Trump o cuando veas las barbas... | La Crónica de Hoy

Trump o cuando veas las barbas...

Manuel Gómez Granados

Este fin de semana se habrán realizado primarias en casi la mitad de los poco más de 50 estados, territorios o circunscripciones de Estados Unidos que realizan ese proceso. Lo más probable, una vez que se cuenten los resultados de Wyoming, Kentucky, Maine y Luisiana, es que Donald Trump habrá acumulado suficientes delegados para que su nominación como candidato republicano a presidente de ese país sea casi un hecho. Será así, a pesar de la oposición de la inmensa mayoría de los líderes del Partido Republicano, pero será un hecho gracias —al mismo tiempo— al denodado trabajo de los líderes del Partido Republicano para sumir a EU en una crisis política en la que nada avanza en el Congreso, y en el que los más mínimos e irrelevantes detalles de la biografía de Barack Obama han sido usados a lo largo de los últimos siete años para hacerle poco menos que imposible gobernar.
A Trump lo llevan en sus hombros millones de mujeres y hombres, mayores de 40 años, poco educados, profundamente resentidos, incapaces de ver —por ejemplo— las ventajas de la reforma del sistema de salud de EU que Obama impulsó y deseosos de cobrársela a alguien. Entre los más notables candidatos para pagarla estamos los mexicanos, a quienes Trump nos presenta como ladrones y violadores, así como los musulmanes y algunas otras minorías de aquel país. Más allá del enojo que nos pueda causar a nosotros los insultos, sería importante que tuviéramos claro que es el candidato que construyó el resentimiento que los republicanos han alentado, a lo largo de los últimos años, para lavar sus culpas por haber hundido a EU en dos guerras totalmente inútiles e innecesarias (Afganistán e Irak) y por haber sido incapaces de evitar la brutal crisis de 2006-7.
Lo que es peor, por más arcaico y absurdo que nos pueda parecer el sistema político estadunidense, hay algo claro: Trump, y lo que él representa, ha sido capaz de atraer más electores a las urnas que lo que hicieron John McCain y Mitt Romney en 2008 y 2012, respectivamente, lo que deja ver que uno de los efectos del mensaje extremista de Trump ha sido atraer más electores a las urnas. Ello deja ver uno de los problemas de fondo del Partido Republicano: han ideologizado tanto las diferencias entre ellos y respecto de otros grupos políticos en EU que es casi imposible que los electores de Trump puedan apoyar a alguno de los otros precandidatos y viceversa.
El resultado no es difícil de intuir. El Partido Republicano muy probablemente sufrirá una dolorosa derrota en noviembre no sólo a manos de los demócratas, sino, sobre todo, a manos de ellos mismos, gracias a su incapacidad para ver más allá de dos o tres temas (aborto y bodas gay, entre los más notables) y para superar las profundas contradicciones entre sus compromisos en materia de libre comercio y la necesidad que cualquier país tiene de preservar una base industrial propia que garantice su capacidad para generar empleos.
Del lado demócrata, nada está escrito. Hillary Clinton tiene ventaja sobre Bernie Sanders, pero Sanders es más elegible que Clinton en la elección de noviembre, entre otras razones porque Sanders representa más que Clinton el deseo de construir soluciones alternas, distintas a las de siempre, a los problemas de EU.
Los partidos políticos mexicanos harían bien en verse en el espejo del Partido Republicano y prepararse para un 2018 difícil, con mucho enojo y resentimiento por parte de electores insatisfechos.

manuelggranados@gmail.com

Imprimir

Comentarios