ONU: impune, 95% de feminicidios en México | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

ONU: impune, 95% de feminicidios en México

El feminicidio en México aumentó en un 40 por ciento entre 2006 y 2012, pero lo más grave es que el 95 por ciento de esos casos quedaron en la impunidad, según datos de la ONU. “Y no sólo eso, en varias entidades el asesinato de mujeres es 15 veces más alto que el promedio mundial”, acusó la  secretaria de la comisión de derechos Humanos de la Cámara de Diputados, María Concepción Valdés Ramírez. La legisladora retomó datos  de varios organismos que arrojan que  en seis años, más de  mil 900 mujeres y niñas fueron asesinadas de manera violenta en nuestro país, casi la mitad de ellas con armas de fuego. “Lo anterior  ubica a nuestro país entre los 25 países con la mayor tasa de feminicidios del mundo”, lamentó.
Ante este escenario, la diputada del PRD impulsa ante el pleno de la Cámara de Diputados una iniciativa de reforma al artículo 73 constitucional con el fin de facultar al Congreso de la Unión para expedir leyes en materia de feminicidios.
Valdés Ramírez  precisó que según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, de 2005 a 2013 unas mil 767 mujeres fueron asesinadas, y otras mil 500 desaparecieron, muchas de ellas adolescentes de 15 a 17 años.
De acuerdo con las investigaciones, “en promedio 60 mil mujeres pierden la vida en circunstancias violentas y la opacidad es uno de los problemas. En el periodo del 2007 a 2012 se cometieron 1,909 feminicidios en México (ya comprobados y verificados). Nuestro país fue, entre el 2011 y el 2014, el quinto con el mayor crecimiento en su tasa de feminicidios”, alertó.
“El feminicidio comprendido como la muerte violenta de mujeres por razones de género, ya sea que tenga lugar dentro de la familia, doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, en la comunidad, por parte de cualquier persona, o que sea perpetrada o tolerada por el Estado y sus agentes, por acción u omisión, ha despertado la alarma en diversos espacios de la comunidad internacional”, indicó.
Denunció que “cuando un hecho delictivo deriva en una denuncia penal, es porque en este caso en particular, la mujer que ha sido violentada tomó la seguridad necesaria de presentar la denuncia. No es nada nuevo el trato que reciben cuando se acercan al ministerio público. Ni nada nuevo es tampoco el trato que reciben de la sociedad en general: pareciera que una mujer violentada, merece la violencia de la que es presa”.
Acusó que en la procuración de justicia falta la capacidad técnica y de conocimientos sobre legislación, género y violencia por parte de los servidores públicos, pues muchas veces se re-victimiza a las mujeres a través de acciones de muchos funcionarios que culpabilizan a las mujeres que van a denunciar a sus agresores.
“Una práctica común de las autoridades ministeriales para resolver los casos de violencia contra las mujeres cuando los agresores son pareja de la víctima, es recurrir a la conciliación como medida para inhibir la presentación de la denuncia o, que una vez presentada al amparo del nuevo sistema de justicia penal, se alienta y presiona a las mujeres a conciliar con sus agresores”, denunció.

Imprimir