Vallecillo, municipio olvidado en NL | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Vallecillo, municipio olvidado en NL

El edil Adolfo Chapa afirma que no hay nada, ni tienda de abarrotes ni palacio municipal. Lamenta que el ayuntamiento esté olvidado por las autoridades y por Dios

Para reactivar la economía en el municipio, el edil acudió al Congreso del estado para pedir ayuda.

Abandonado de Dios y de las autoridades, Vallecillo, municipio a 150 kilómetros al norte de Monterrey, carece de todo y su alcalde deambula infructuosamente por las dependencias estatales y federales en busca de apoyos.
“Allá no hay nada, ni tienda de abarrotes ni refaccionaria, vaya ni gasolinería”, dice Adolfo Chapa, presidente municipal quien acudió al Congreso del Estado, en busca de ayuda para reactivar la actividad económica.
Tampoco hay empleo y el poco que existe está en la burocracia —150 empleados— pero sus alrededor de 4 mil habitantes sobrevive con pequeños hatos de ganado, pues la agricultura está muerta, dice el edil.
Por si fuera poco, no hay palacio municipal, despachan desde hace más de cinco décadas en pequeñas oficinas, pues en 1958 un siniestro acabó con la sede de poderes, aunque ya están a punto de culminar un lugar decoroso con el apoyo del diputado federal Alberto Anaya, quien les gestionó una partida para la obra.
Lamenta que la municipalidad esté abandonada por las autoridades y hasta por Dios. Tan cerca de Estados Unidos, a donde los más jóvenes tratan de llegar en busca de empleo. Las compras las hacen en la vecina municipalidad de Sabinas, distante 25 kilómetros, hasta donde van, señala, “a ponerle 100 o 200 pesos de gasolina y se gastan una parte en ir y venir”.
En Vallecillo sólo hay primaria y secundaria y diariamente en cinco vetustos camiones desde las 4:00 horas llevan a los estudiantes— que siguen estudiando— al Cecyt en Sabinas, gastan 4,500 pesos diarios de gasolina.
“Ayúdame, le dije al Bronco, dicen que me van a ayudar”, exclama el edil quien al menos encontró eco en empresarios amigos que invertirán en dos rancherías de pollo y producción de huevo para dar empleo a unas 300 personas, con sueldos semanales de unos 1,200 pesos.

Imprimir