México encabeza en AL investigación en vida artificial, señala Carlos Gershenson | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

México encabeza en AL investigación en vida artificial, señala Carlos Gershenson

Un componente muy importante de los retrasos en el Metro es el comportamiento de los pasajeros.

México encabeza a Latinoamérica en el desarrollo de investigación en vida artificial, una área de la ciencia que busca emular organismos y comportamientos biológicos para resolver problemas, señaló Carlos Gershenson García, investigador de la UNAM. Por ello, dijo ayer el especialista en conferencia, es que el país será sede del XV Congreso Internacional sobre Vida Artificial, que se llevará a cabo del 4 al 8 de julio en Cancún.

“La vida artificial busca entender la biología y con base en ello desarrollar sistemas con sus propiedades para mejorar y hacer más eficientes los sistemas artificiales. Si entendemos mejor un fenómeno podremos enfrentar diversos problemas y aplicar ese conocimiento desde la medicina hasta en el cambio climático”, explicó el científico. 

El académico del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la Universidad ejemplifica que dicha área del conocimiento ha permitido en el país desarrollar sistemas basados en colonias de insectos para mejorar el transporte en el Metro de la ciudad o implementar semáforos inteligentes que mejoren el traslado de vehículos. Expuso también la conveniencia de construir ciudades más apegadas a esquemas similares al de los sistemas vivos que se adapten constantemente a su entorno dinámico. 

Un ejemplo de ello es una investigación emprendida en el IIMAS para desarrollar semáforos auto-organizantes, donde éstos son capaces de “decidir” si marcan el alto o el siga en un crucero, según el flujo de vehículos en un área determinada.

El sistema informático considera las condiciones locales de una calle o un crucero, entre ellas el número de autos y su velocidad. Se basa en un algoritmo de seis reglas y simulaciones por computadora que refieren que se economizaría combustible equivalente a 10 líneas del Metrobús. 

Existe la posibilidad de que se lleve a cabo una prueba piloto en la ciudad, acotó, que dependerá de las autoridades capitalinas. En en Alemania, agregó, se implementó un modelo similar y comprobaron que con un control descentralizado se obtienen beneficios en comparación con los semáforos tradicionales, que no tienen una adaptación a los cambios de manda y cambian los ciclos cada hora. Sin embargo, en cada ciclo hay una demanda distinta, por lo que este nuevo tipo de sistemas ayudan a adaptar la velocidad a la que cambian. 

No obstante, existe un riesgo de que al agilizar el tráfico se incentive el uso del automóvil y el parque vehicular aumente, dijo, por lo que sería una solución a corto plazo. “Los problemas de movilidad de la ciudad son multicausales. Este sistema serviría de manera temporal porque la causa principal del problema de movilidad es que la gente se necesita desplazar; sería más viable generar fuentes de empleo y escuelas cerca de las personas que desarrollar infraestructura vial”. 

METRO CDMX. El otro proyecto expuesto por Gershenson García se basa en la comunicación de las hormigas y su objetivo es agilizar el servicio del Metro, al establecer el tiempo máximo de espera en las estaciones, controlar el flujo de usuarios a los andenes y el espaciamiento de los trenes.

Entre otras acciones se proyectaría información en las pantallas de las estaciones que indique el tiempo transcurrido desde la partida del último tren y el tiempo de espera para el siguiente. 

Para apresurar el ascenso y descenso de pasajeros se propone que algunas puertas del vagón sean usadas para bajar y otras para subir, así como crear regiones de espera para evitar roces y choques entre los usuarios que entran y salen porque, añadió, un componente muy importante de los retrasos es el comportamiento de los pasajeros.

En resultados preliminares y con base en una simulación del recorrido de la Linea 1 del Metro, se podrían ahorrar al día alrededor de 166 mil horas de viaje de los usuarios, equivalente a 19 años. Los investigadores del IIMAS esperan iniciar pronto un proyecto piloto en la estación del Metro Pino Suárez —que financiaría Conacyt—, donde llevarían a cabo intervenciones temporales que deben evaluar para saber si funciona el modelo. 

El experto dijo finalmente que este tipo de experiencias y otras exposiciones sobre vida artificial de frontera serán presentados en a Conferencia Internacional en Vida Artificial ALIFE, que por primera vez se llevará a cabo en Latinoamérica. Más información en http://xva.life.
 

Imprimir