Unen con sendero los sitios de Cacaxtla y Xochitécatl en Tlaxcala | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Unen con sendero los sitios de Cacaxtla y Xochitécatl en Tlaxcala

El camino inicia en la Unidad de Servicios de Cacaxtla y su museo de sitio y termina en la Pirámide de las Flores de Xochitécatl.

La restauración del ex Convento de Santa María de las Nieves que data del siglo XVI, la conservación de los retablos del Santuario de la Virgen de Ocotlán y la construcción de un sendero de un kilómetro de largo que une dos sitios arqueológicos: Cacaxtla (650-950 d.C) y Xochitécatl (800-200 a.C.), son los proyectos de protección del patrimonio que actualmente realiza el Instituto Nacional de Antropología e Historia en Tlaxcala.

Durante un recorrido por los trabajos en la zona prehispánica, Aurelio López Corral explicó que como encargado de la construcción del sendero que costó 13 millones de pesos, hicieron previamente trabajos de prospección arqueológica en el área donde pasaría este camino que ayer fue inaugurado por Teresa Franco, directora del INAH.

“Se realizó un análisis muy íntegro de cualquier afectación y toda la ruta pasa por áreas donde no se afectaría ningún vestigio. Este camino tiene colocado por debajo una  base sobre la cual se construyó con cal y piedra, para que en caso de que se encontrara algo en el futuro, el vestigio esté protegido”, señaló.

¿Hallaron cerámica durante la construcción del sendero?, se le preguntó al experto. “Sí, cosas mínimas de cerámica y unos muros de contención. Es una parte que estaba muy erosionada por efecto de las lluvias, en muchos tramos ya estaba expuesto el tepetate. La finalidad de la prospección no fue encontrar vestigios, al contrario queríamos evitar hallazgos para construir el andador”, respondió.

El camino inicia en la Unidad de Servicios de Cacaxtla y su Museo de Sitio, continúa a un costado del Gran Basamento y termina en la Pirámide de las Flores de Xochitécatl. López Corral explicó que la zona Cacaxtla-Xochitécatl fue un sitio estratégico en la región Puebla-Tlaxcala, siendo Xochitécatl el área ceremonial-religiosa y Cacaxtla el espacio donde habitó la élite.

“La parte más temprana la ocupa Xochitécatl que se ocupó del 800 hasta el 100 a.C, después hubo un abandono en el periodo clásico que es del 100 al 600 d.C. y se vuelve a dar una ocupación en el epiclásico y la parte más importante de ocupación es Cacaxtla”, destacó.

El arqueólogo comentó que a pesar de que la zona está protegida por una poligonal de protección por decreto presidencial, dentro de esa área no todos los terrenos están comprados, por ejemplo, aquellos en que la gente siembra. “Estos terrenos están en los costados de la zona, por ejemplo en el norte hay siembras, pero esa siembra se regula para que no haya afectaciones porque esa siembra tiene supervisión. Se puede sembrar pero no construir”.


CONVENTO. En el municipio de San Juan Totolac, los especialistas del INAH invirtieron 2 millones 316 mil 950 pesos para intervenir en una primera etapa el ex Convento de Santa María de las Nieves que data del siglo XVI y del cual partieron 401 familias para poblar el norte del país durante dicho siglo.

“La construcción de este convento inició como una casa de visitas construida en 1530, después tuvo una función evangelizadora por parte de los franciscanos y se convirtió en un claustro”, señaló Ramón Santacruz, arqueólogo responsable. El inmueble conserva algunos muros, una columna y parte de la nave principal, aunque originalmente este monumento se extendió a lo largo de tres hectáreas.
“Localizamos el muro atrial, éste se localiza por donde actualmente pasa la autopista y sigue en los terrenos aledaños, incluso hay una capilla más adelante. Se conserva parte de la nave mayor y tenemos columnas que probablemente soportaban un segundo piso”, precisó.

El especialista dijo que realizaron un estudio anterior “hicimos un registro, determinamos los materiales y sistemas constructivos del edificio y para hacer las intervenciones adecuadas, la Coordinación Nacional de Antropología nos prestó el escaner 3D para hacer el mapeo de deterioros el cual nos indica qué áreas necesitan restauración prioritaria, como fue el caso de la cúpula, porque tiene grietas que se extienden por el sistema constructivo”.

¿Cuáles son los trabajos prioritarios por hacer?, se le cuestionó. “Vamos a hacer trabajos para identificar las fallas estructurales que tenga, este espacio ha sufrido dos sismos que han ocasionado dos grietas que indican problemas estructurales”, añadió.

Santacruz dijo que también hallaron entierros que hicieron los antiguos pobladores. “Fue en 1810 cuando se va la gente y quedó en desuso, pero seguían utilizándolo como cementerio y lo sabemos porque hemos hecho  exploraciones y hemos encontrado 3 niveles de entierros que hablan de tres momentos distintos, el último es de entre 1810 y 1830 que es cuando habilitan la iglesia de Totolac”.

El INAH se hizo cargo de este monumento a partir de 1980 y en un futuro probablemente buscarán los restos de la casa de visitas construida en 1530, restos que se encuentran enterrados.


RETABLOS. Otro trabajo de restauración que realiza el INAH es en los retablos del Santuario de la Virgen de Ocotlán, que incluyó dos etapas, la primera con un costo de 5 millones de pesos y la segunda de 4 millones 690 mil 605 pesos.

Jaziel Lumbreras, restauradora, comentó que la importancia de este inmueble es que es el lugar de la patronal del estado de Tlaxcala, “eso es de la parte espiritual, pero la parte estilista e histórica es importante porque el obispo Palafox mandó a construirlo a devoción de la virgen que apareció en el siglo XVI”.

Estéticamente, dijo, los retablos tienen que ver con el barroco novohispano del siglo XVIII, los cuales tienen elementos muy particulares que no se repiten en otros estados, ya que están hechos de madera ensamblada, dorada y policromada con hojas de oro que fueron completadas ya que varias habían sido removidas y deterioradas.

“Se comenzó a trabajar en 2014 y en 2015 se hizo la restauración de los retablos, los cuales presentaban problemas estructurales y estilísticos, se les dio estabilidad, se limpió, se completaron piezas faltantes”, dijo Lumbreras.

Imprimir