Van esgrimistas a Río por más historia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Van esgrimistas a Río por más historia

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Para encontrar el primer dato oficial que se tiene en nuestro país sobre la esgrima, se tiene uno que remontar a la época posterior a la Conquista, en la Nueva España, y no fue sino hasta más de 200 años después, cuando a principios del siglo pasado, en 1904, las Secretarías de Guerra y la de Justicia e Instrucción Pública dieron su autorización para que se llevaran a cabo la primeras competencias de este deporte.

Una disciplina elegante y exigente y cuyos antecedentes deportivos en México se remontan ya a los Juegos Olímpicos de 1932 en Los Ángeles y por supuesto, a los de 1968 en México, donde Pilar Roldán se convertiría en la primera mujer mexicana en ganar una medalla olímpica, una de plata en la disciplina del florete.

Pero la esgrima ha tomado en México otro camino, el de la modernidad, con la tecnología al alcance de la punta de la espada, y con jóvenes brillantes, optimistas y dedicados… La esgrimista tapatía Nataly Michel y el capitalino Daniel Gómez, representarán a nuestro país en Río 2016 en florete individual.

PARTICIPACIÓN HISTÓRICA… La espigada esgrimista tapatía Nataly Michel toma la palabra: “Somos ocho esgrimistas que vamos a ir a Juegos Olímpicos, nunca en la vida había pasado eso, realmente sólo fue en México 68 porque fuimos sede, pero ocho esgrimistas calificados a Juegos Olímpicos; sable femenil hizo también historia, pero al igual que espada femenil con Alejandra… también calificó Julián Ayala, Daniel Gómez, entonces es algo increíble sabes, a mí me da mucha alegría que muchas de mis compañeras también hayan calificado…”

Daniel Gómez Tanamachi, quien regresa a los Juegos Olímpicos luego de su primera incursión en Londres 2012, reconoce sus alcances después de una trayectoria de más de 15 años en la esgrima, es un deporte muy diferente, nos ha tocado enfrentar a competidores de dos metros hasta uno de 1.50, o el que está muy fuerte, el muy delgado, el rapidísimo, el no tan rápido, entonces es una combinación que quien logra ganar los Juegos Olímpicos es el que esté mejor preparado y el que sepa utilizar mejor sus conocimientos tácticos y el que ese día se sienta con el momento y pueda ganarle a los demás, cualquiera puede ganar ese día, pero es una competencia de un día…”.

UN DEPORTE DIFERENTE. A falta de una gran tradición en esta disciplina en nuestro país, ha sido realmente un poco la casualidad la que ha permitido a los esgrimistas mexicanos aprender este deporte y luego destacar a nivel internacional, en opinión de Nataly Michel: “No sé si decirlo, que fue suerte o casualidad, pero yo hacía natación, igual en el CODE de Jalisco, me aburrí, dije ‘ya no quiero hacer natación, quiero hacer equitación’, me dio la idea de hacer equitación y mis papás me dijeron: ‘¿Qué?, ¡tú estás loca!, equitación está lejísimos, es carísimo, no podemos, escoge otro deporte’, y de pura casualidad una amiga de mi mamá me invitó a ver esgrima, yo ni siquiera sabía qué era, no sabía que había Juegos Olímpicos, nada de esgrima, hasta que me dijo de Los Tres Mosqueteros, y se me hizo muy interesante, fui un día y luego, bueno, dije ‘voy a venir mañana’ y así me la fui llevando, una semana, dos semanas, un mes, ya ahora años, sí es algo, no casualidad, pero…”

En el caso de Daniel Gómez también fue producto de la casualidad su llegada a la esgrima: “Yo de hecho empecé esgrima porque empecé a ver las películas de James Bond, donde salen escenas de esgrima, también vi esa película Juego de Gemelas que sale la escena de Lyndsay Lohan compitiendo con su hermana, yo la estaba viendo con mi hermano menor y nos volteamos a ver y dijimos ‘hay que intentarlo’… Nos encantaba un deporte de combate, de mucha adrenalina, nos empezó a gustar y lo hacíamos con gusto, entrenábamos, yo creo que eso nos llevó a buenos resultados”.

EL DIFÍCIL CAMINO A LOS JUEGOS. Evidentemente el camino no ha sido sencillo, Nataly Michel tuvo que esperar tres ciclos olímpicos para conseguir su boleto, y aunque en el caso de Daniel Gómez ya acudirá a su segunda cita olímpica, también ha tenido un costo de oportunidad…

“Yo la verdad me sentía muy pequeña –nos dice Nataly–  la segunda vez que fue el selectivo para Londres, yo creí que iba a conseguirlo y no fue así; hay momentos en que te presionas porque quieres más, y como que esa presión ya no te deja que disfrutes tus competencias. Yo llevo 15 años en esgrima, esos 15 años he dado todo lo mejor y he llorado, yo creo que la caída más grande que tuve, lo que me dolió muchísimo más, fue cuando no clasifiqué a Londres en el que yo decía que era mi momento, ¿por qué?, porque me había pagado yo un campamento, me sacrificaba y decía ‘ya soy capaz de ir a unos Juegos Olímpicos’, han pasado ya otros cuatro años de intenso trabajo, de prepararnos a fondo, y es un sueño cumplido alcanzar el boleto para Río”.

Para Daniel, las cosas tampoco fueron sencillas: “Puede ser como un sacrificio, y sí, a veces teníamos que entrenar en lugar de estar con nuestros amigos, pero el deporte sí te da disciplina y nos fue formando para ser mejores personas, sí hubo sacrificios que hacer y ahora más con el alto rendimiento, pues es como un trabajo y claro que cuesta mucho trabajo. La gente muchas veces ve sólo la medalla: ‘oye ¿que ganaste una medalla de oro?’, pero no sabe todo el trabajo que está detrás, el entrenamiento y los sacrificios que hay que hacer a veces, en vez de salir con tus amigos a comer ciertas cosas, unos tacos, una hamburguesa, pues te controlas, esos sacrificios la gente no los ve, pero el deporte también te paga, el deporte me ha permitido conocer el mundo, he conocido gente de muchos países, también la esgrima me permitió conseguir una beca en Estados Unidos, logré estudiar allá, son muchas cosas, momentos difíciles, pero estoy satisfecho…”

En la esgrima, como en todas las disciplinas, llega el momento de la competencia cuando no queda otro camino que confiar en uno mismo, visualizar lo que se ha alcanzado, Nataly Michel lo ha experimentado en su desafío para lograr su primer viaje a los Juegos Olímpicos… “Sí, a veces lo único que te queda es confiar en ti mismo, confiar en que el entrenamiento que hiciste es correcto y creer en ti, de verdad creer, creer que sí puedes ir a unos Juegos, van 30 competidoras en esgrima y en las Copas del Mundo son 180, eso ya te está diciendo que eres de lo mejor…”

LA IMPRESIÓN DE ESTAR AHÍ. El esgrimista capitalino Daniel Gómez ya experimentó lo que es estar en unos Juegos Olímpicos, una competencia que no es igual a ninguna otra… “Al principio no sabes si creértelo o no y dices ‘logré estar en el más alto nivel de competencia, de más magnitud’, entonces sí es una impresión muy fuerte, llegas a Londres y sólo somos los mejores 40 del mundo en ese momento, y llegué a mi primer combate y ves el estadio lleno, las cámaras y yo me quedé sin saliva, es la primera vez que me pasa eso en 13 años de deportista, impresionante, y luego ya me logré calmar y gané ese combate y dije ‘sí se puede’, pero esa impresión de esos Juegos Olímpicos sí te deja paralizado…”

Pero cualquier vicisitud ya quedó en el pasado. México tendrá representantes en las dos ramas del florete individual, y aunque llegaron por diferentes caminos, tanto Daniel Gómez como Nataly Michel llegan con el mismo objetivo a Río 2016…

“Realmente es muy difícil clasificar a Juegos Olímpicos –nos dice Nataly-  yo lo he vivido ciclos atrás, yo hice dos preolímpicos, no clasifiqué y al haberlo hecho ahora, dices ‘sí, es muy complicado’, sí cuesta mucho trabajo, te estás peleando la plaza con todo el mundo, peleaste con muchos países para obtenerla, ya es un logro...” Luego continúa la tapatía… “El sueño de todo deportista es ir a unos Juegos Olímpicos y ganar una medalla olímpica, la esgrima me ha dado muchísimo, no sólo el ser triunfadora, una de la cosas que yo he vivido con la esgrima es soñarlo y trabajarlo para conseguir ese sueño…”

“Yo creo que estoy en mi mejor momento -asegura por su parte Gómez Tanamachi-, yo digo que se aprende más de una derrota que de una victoria, ya me han derrotado en los Juegos Olímpicos y ya sé a lo que me enfrento; o sea, todos hemos pasado por malos momentos, el que te diga que no, es una mentira…”

RÍO ESTÁ A LA VISTA. Río 2016 ha sido una meta que ya se alcanzó, lo que sigue es continuar con el Sueño Olímpico de una medalla, de una mejor actuación, de pelear y representar orgullosamente los ideales y los colores de nuestro país…

“Tengo varias derrotas que me han ayudado a formar lo que soy hoy – nos dice Gómez Tanamachi-, lo que me ha permitido ganar Centroamericanos, ganar Panamericanos y  ganar una Copa del Mundo, sí se puede y más que nada ese día en Río hay que estar bien motivados y pues intentar llegar lo más lejos que se pueda…  Los sueños se cumplen, y claro, hay que trabajar por ellos, pero sí se pueden lograr y yo diría aspirar a lo más alto, ¿por qué ser el mejor de México si puedes ser el mejor del mundo?”.

Por su parte y luego de la intensa búsqueda de su boleto olímpico, Nataly también está lista para ir a sus primeros Juegos. “Tienes que sentirte orgullosa de representar a tu país, y también es, por ejemplo, el que te vaya bien, el que veas y le digas a los niños ‘¿sabes qué? yo puedo, tú también puedes’ y realmente solamente se trata de que tengas dedicación, de que te motives, pero es como abrirle la puerta a otra generación, a otras personas, es como decir ‘oye, sabes que ya fui a Juegos Olímpicos’, y me encanta y de verdad me fascina ser mexicana, desde la comida, las personas, todo, y he viajado a muchos países, he estado en otras sociedades y todo, y yo de verdad que amo al mexicano y amo a México…”

Imprimir