“La leyenda de la serpiente blanca celebra el amor, la fe y el sacrificio”: Yan Hu | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

“La leyenda de la serpiente blanca celebra el amor, la fe y el sacrificio”: Yan Hu

La Ópera de Pekín cuenta desde 2010 con la catalogación del Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO.

Una serpiente blanca que se transforma en una atractiva mujer y que pocos saben que detrás de su rostro se esconde un ser milenio, experimenta y vive el amor de Xu Xian, un joven erudito que quiere casarse con ella; sin embargo, la pareja es hostigada por el monje Fa Hai, quien no descansará hasta verlos separados. Ese es el argumento de La leyenda de la serpiente blanca que desde hace cientos de años se representa en China de forma popular y que este jueves y viernes podrá apreciarse en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes a cargo de la Ópera de Pekín.

“La Ópera de Pekín cuenta desde 2010 con la catalogación del Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO porque representa un arte escénico que integra el canto y recitación, la teatralidad, las artes marciales, además de que sigue composiciones con reglas estrictas en cuanto a rima y ritmo”, expresa el productor  Yan Hu.

Sobre las funciones de La leyenda de la serpiente blanca, señala que es la primera vez que se presenta en el país de forma completa y será una oportunidad para que los mexicanos se acerquen a la cultura china, que entiendan su concepto de belleza e incluso, comprendan que para ellos la ópera es una forma de comunicarse con el mundo.

“Porque La leyenda de la serpiente blanca es una historia de valores e ideas universales que hacen eco en todo el mundo”, indica Yan Hu, quien dice que se retoma el libreto hecho por el dramaturgo Tian Han, reconocido escritor por ser también el creador del himno nacional de China.

Yan Hu detalla que en el siglo XX, Tian Han adaptó el mito sagrado de la serpiente blanca y lo convirtió en una obra de la ópera de Beijing, con un argumento fluido y estricto que une combates, diversión, suspenso, cantos estéticos, danzas y un lenguaje poético. El resultado de esta adaptación formal a la escritura, para dejar la oralidad, se estrenó en 1954 con la famosa artista de ópera, Du Jinfang y con Yu Zhenfei, otra reconocida artista de dicho país.

“La historia celebra la búsqueda del amor, la fe, el espíritu del sacrificio, así como la unión de las personas con Dios a pesar de los obstáculos. También es una crítica a la debilidad humana, que se expresa con los actos de cobardía y la traición”, señala.

Sobre cómo la Ópera de Pekín resolverá escénicamente la unión de música, danza y teatro, Yan Hu comenta: “El escenario para la Ópera de Pekín consta de dos partes: la superior (lado derecho del escenario) y la más baja (a la izquierda del escenario). Las bandas chinas se colocan detrás de la primera cortina en el nivel inferior, ya que la ópera es estilizada y el escenario para el combate acrobático u artes marciales no es fijo. La banda sonora está para proporcionar música de fondo e imprimirles fuerza a esos movimientos acrobáticos”.

En el Palacio de Bellas Artes, destacó el director, participarán actores chinos que previamente tuvieron que recibir una estricta formación para ser dignos representantes de la Ópera de Pekín: Fu Jia que hará el rol de la serpiente blanca; Zhang Bing en el papel de Xu Xian y Bai Weichen, como la serpiente verde.

 “También forman parte del elenco Lyu Kunshan (barquero), Tan Shuai (Fa Hai), Zhu Lingyu (hada venado), Wang Yuzhou (hada grulla), Zhang Yaning (pequeño monje), Wang Yuzhou (mensajero de Buda), Zhu Lingyu (Dios de Jinjia), Yan Shiqi (Dios del Sur) y Ma Along (Wei Tuo)”, agrega.

HISTORIA. Yan Hu explica que la Ópera de Pekín tiene cerca de 200 años de historia, pero que antes existieron otros tipos de ópera como la Kun, que data del siglo XIV, no obstante, el arte que hace la ópera que dirige tiene sus orígenes en compañías de 1790, las cuales se instalaron en la capital china y el resultado fue la mezcla de diferentes estilos musicales y técnicas teatrales.

 Es por eso, indica, que sus espectáculos son del gusto popular y de las clases sociales altas, aunque en sus inicios la ópera de Pekín no se representaba en teatros, sino en patios de té, donde el público únicamente pagaba por el té y no por el espectáculo, costumbre que cambió en 1931.

La leyenda de la serpiente blanca a cargo de la Ópera de Pekín se presentará en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes este jueves 11 y viernes 12 a las 20:00 horas.

Imprimir