Quiénes son estos malditos genios… The Who | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Quiénes son estos malditos genios… The Who

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Quién iba a decir que en septiembre de 1964 comenzaría a cobrar popularidad una banda de jóvenes bajo el nombre de The Who, gracias al afortunado accidente de su entonces guitarrista, Pete Townshend, al romper su instrumento en el techo de la Railway Tavern de Londres.

Entonces fueron conocidos como músicos destructores de instrumentos, antes de mostrar su verdadera genialidad. Esa que ha sido pulida por más de medio siglo y que mostraron la noche de ayer en el Palacio de los Deportes, por primera vez en México.

Esta vez no hubo instrumentos rotos, ni siquiera un halo de nostalgia a eso. No hizo falta con un recorrido por lo mejor de su carrera para hacer temblar de emoción a los casi 20 mil asistentes que se dieron cita en el Domo de Cobre, para ser testigos de la primera presentación de la banda en nuestro país.

Minutos antes de la hora inicial, el público gritaba y aplaudía cada fotografía que la banda presumía en la pantalla de su escenario, y que mostraba parte de lo vivido el fin de semana pasado en el legendario festival Desert Trip.

La gente mostró particular emoción en las de Keith Moon, el genio de la batería que guarda la memoria de todo rockero. El primero en salir al escenario fue Simon Townshend, hermano menor del guitarrista de The Who, quien interpretó algunas de las canciones de su proyecto de solista. Su esfuerzo fue aplaudido y reconocido por comenzar a amenizar la velada.

Pero fue a las 21:35 horas cuando llegó la hora de la cátedra.  Saltaron al escenario Pete y Roger Daltrey, y sus músicos acompañantes, incluido Zak Starkey, el hijo de Ringo Starr, tomaron sus instrumentos y comenzaron el recorrido con “I Can’t Explain”, uno de los primeros temas de su carrera influenciado por The Kinks.

Los músicos continuaron con “The Seeker”, con su solo de guitarra. Pusieron a aullar a sus fanáticos al coro de “Who are You”, la última en la que participó Keith Moon y luego tocaron “The Kids are Alright”, para después escuchar a Pete Townshend en el micrófono:

“No sé hablar español, pero quiero que sepan que los amamos y estamos felices de estar por fin está noche en la Ciudad de México por primera vez. Lo sentimos, pero sean bienvenidos y disfruten esta noche”, dijo.

En el escenario había más que músicos, había historia. Ya no estaba ese espíritu destructor juvenil, era maestría.  Cada tema tenía su matiz de elegancia, ya sea en “I Can See for Miles”, o en el recuerdo de rebeldía juvenil que marcó pauta como la legendaria “My Generation”, que en su momento fue himno del movimiento punk.

Además de grandes éxitos, los músicos británicos recurrieron a las glorias de sus grandes discos como el Who’s Next y  así crearon una atmósfera de solidaridad al unir las voces de su gente en una sola en “Behind Blue Eyes” y luego con la vibrante “Bargain”.

El público fue apasionado. No los trató con euforia enardecida, sino con pasión contemplativa.

Viejos fanáticos figuraban en la pista por sus cabellos blancos y se distinguían en las gradas porque eran quienes se sabían todas sus canciones y así lo mostraron en “Join Togheter”, “You Better You Bet” y “5:15”, en las cuales Daltrey le daba vueltas a su micrófono desde el cable en un malabar que provocaba ovaciones y Pete Townshend realizó preciosos solos de guitarra.

“Está es una canción para todos los hombres jóvenes que veo”, comentó el guitarrista a la mitad del tema “I’m One”, de su disco Quadrophenia, del cual también tocaron la efusiva “The Rock”, con la que recordaron momentos importantes de la historia de los últimos años en las pantallas y “Love, Reign O’er Me”.

La recta final del concierto se dio con “Eminence Front” y la añoranza de su aclamada Opera Rock Tommy de 1968, con temas como “Amazing Journey”, “Sparks”, “The Acid Queen” y las impresionantes “Pinball Wizard” y “See Me, Free Me”.

El cierre con broche de oro se dio al ritmo de su disco Who’s Next con “Baba O’Riley”, “Won’t Get Fooled Again” y los miles de aplausos de agradecimiento del público mexicano ante su maestría.

Imprimir