La noche que jamás existió - Edgardo Bermejo Mora | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016
La noche que jamás existió | La Crónica de Hoy

La noche que jamás existió

Edgardo Bermejo Mora

“La noche que jamás existió”a es la obra  en un acto del dramaturgo mexicano Humberto Robles que en 2014 obtuvo el Premio Nacional de Dramaturgia Emilio Carballido. La obra  plantea un encuentro imaginario entre la Reina  Elizabeth y William Shakespeare, y es al mismo tiempo una comedia  fascinante sobre el amor y la soledad del poder, más  un homenaje que una parodia a los temas y los estilos de la obra de Shakespeare. Un paseo del buen lector que es Humberto Robles por los textos y los temas  del mayor dramaturgo inglés.

La obra transcurre en el transcurso de una noche en 1660, cuando Shakespeare tenía 36 años y la poderosa Elizabeth, la misma que inauguró en una gran ceremonia el teatro Globe de Londres sede de la compañía de Shakespeare, tenía 67 años. El dramaturgo de Avon es convocado en secreto por la reina para visitarle en sus aposentos reales. Ahí, ella le confiesa su admiración y  le comparte sus inquietudes: la reina virgen quiere conocer qué es el amor pasional, el amor carnal, la fuente de la que brotan las historias en las obras de su admirado súbdito.

Elizabeth: ¡LYo soy la reina…! Una reina no es una mujer, una reina no tiene sexo… Un monarca es el estado, el reino… ¡Yo soy Inglaterra! (Se toca el pecho) Aquí no late un corazón femenino… aquí late un corazón de león… La sangre de los Tudor corre por mis venas… Si me gustan vuestras obras, es porque reflejan lo más recóndito del alma humana… Cuando las leo, he de releerlas y cuando lo hago, siempre hago sorprendentes hallazgos.  ¡Morir… dormir, no más!¡ ¡Y pensar que con un sueño damos fin al pesar del corazón y a los mil naturales conflictos que constituyen la herencia de la carne! ¡He aquí un término devotamente apetecible! ¡Morir, dormir! ¡Tal vez soñar! Incluso he deciros que he aprendido alguno de vuestros diálogos .

(…) Vos habéis escrito sobre todos los temas… Lo trágico, lo cómico, lo terrenal y lo sobrenatural, lo real y lo fantástico brotan como manantial en vuestros textos… Conocéis los recovecos más profundos de la compleja naturaleza humana… Pareciera como si vuestros ojos y oídos todo lo supieran… como si se adentraran en lo más hondo de las almas y de los corazones.

(..) Un monarca lo sabe todo o tiene la obligación de saberlo. No debe haber nada que a su conocimiento escape. Ha de estar al tanto del comportamiento de sus ministros y consejeros… Las debilidades y vacilaciones de sus damas de compañía… Los secretos que albergan sus caballeros… Un soberano debe dominar al Estrado y a sus súbditos… Es por ello que debe saberlo y conocerlo todo… Por lo mismo, hay algo que, por estar entregada en cuerpo y espíritu a Inglaterra, desconozco… En toda mi vida lo ignoré y ahora, a mi edad, es imposible conocerlo… Por eso decidme maese William… explicadme esta noche de solsticio ¿Qué es el amor? William, os repito, yo no soy una mujer… yo soy la reina. Como tal, no sé de Amores, sólo de conspiraciones, batallas, toma de decisiones. De Amor nada he sabido y nunca lo sabré .

Para poder responder a esta pregunta, ensayan un juego teatral, teatro dentro del teatro, otro guiño astuto de Humberto Robles a la dramaturgia shakespeariana. La reina quiere saber cómo es el amor de un hombre por una mujer, y acepta interpretar un personaje femenino  guiada por la imaginación improvisada de su interlocutor; más adelante se pone del otro lado, y actúa el papel de hombre, en otra historia tejida al vuelo por Shakespeare; y al final que imagine una historia de amor entre dos hombres.

Sería fácil pensar que la propuesta de Humberto Robles es una comedia paródica, me parece que es mucho más, es un artefacto complejo e inteligente que explora hasta el fondo la estructura del lenguaje y la teatralidad de Shakespeare. Una muestra formidable del buen estado que goza la dramaturgia mexicana de nuestro tiempo.

Una lectura dramatizada de esta obra, a cargo de la gran actriz mexicana Ofelia Medina, se ha venido presentado en México y en muchas ciudades de los Estados Unidos en el último año. Este sábado, a la una y media de la tarde, la maestra Medina estará presentando esta lectura en la que ella misma representa a los dos personajes en un ejercicio actoral que resulta todo un desafío histriónico.

La noche que Jamás Existió será presentada en la Corrala del Mitote que se ha instalado en el Centro Cultural Universitario de la UNAM, como parte del festival por el 400 aniversario luctuoso de Shakespeare y de Cervantes, un proyecto organizado por la Coordinación de Teatro de la UNAM, el British Council y el INBA a través de la Compañía Nacional de Teatro.  La entrada es gratuita.

www.britishcouncil.org.mx

https/Facebook.com/BritishCouncilMéxico

@mxbritish

Imprimir

Comentarios