El gabinete de la vergüenza - Concepción Badillo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016
El gabinete de la vergüenza | La Crónica de Hoy

El gabinete de la vergüenza

Concepción Badillo

Cuando el candidato Donald Trump optó por una campaña racista: entre otros puntos proponía que se analizara la religión de los inmigrantes e intentó desacreditar a un juez solo por ser descendiente de mexicanos. Una vez que ganó y ya como Presidente Electo pudo haber dejado toda esa demagogia atrás y empezar de nuevo. Sin embargo, está resultando al contrario. No solo se está rodeando de un gabinete que incluye a un individuo que cree en la supremacía de los blancos y odia a las mujeres, otro con un largo historial de comentarios contra minorías y uno más que tiene fobia enfermiza hacia los musulmánes. Y eso es solo el principio.

Hasta ahora todos los nombramientos de lo que será su equipo son controversiales, pero quizás el más polémico es el de Steve Bannon, considerado por muchos como uno de los hombres más extremistas de los Estados Unidos y quien ahora será su Estratega en Jefe. Uno que sueña con que el partido Republicano sea exclusivo de hombres blancos y se queja de que Silicon Valley, es decir, las empresas que rigen y controlan el mundo digital, están controladas por jóvenes que no le gustan, porque, dice, son en su mayoría de origen asiático.

Y no solo eso, abiertamente ha expresado su deseo de que las mujeres no usen para nada el internet y se le ha acusado en corte de ser antisemita. Su misma ex esposa, que en una ocasión lo acusó de haberla querido ahorcar, sostiene que Bannon no quería que sus hijas asistieran a una escuela donde había niñas judías. Esta joyita de 62 años, descendiente de católicos irlandeses, graduado de Harvard y la universidad de Georgetown, es quien tuvo la idea de invitar a un debate de Hillary a quienes acusan a su esposo Bill Clinton de abuso sexual y fue él también el de la idea de que Trump visitara la frontera con México y ahí repitiera, despues de estar el mismo día en Los Pinos, su intención de construir el famoso muro.

Otra designación más que alarmante es la de el general retirado Michael Flynn como  Consejero de Seguridad Nacional encargado de guiar al presidente en política exterior y coordinarlo con jefes de otras dependencias y quien es ampliamente conocido por su odio hacia los musulmánes y hacia el Islam, religión a la que describe como “un cáncer”.

Y que decir del senador Jeff Sessions, el elegido por Trump para ser Procurador de Justicia. Un rascista al estilo del sur cuando la Guerra Civil, quien en una ocasión le advirtió a un abogado negro que aprendiera a dirigirse con más cuidado y reverencia  hacia los blancos. Está en contra del matrimonio homosexual y es partidario de la tortura. Una vez dijo que no tenía nada en contra de miembros del Ku-Klux-Klan hasta que supo que fuman mariguana. Es un feroz opositor a la legalización de la Cannabis y partidario de que se obligue a los musulmanes a registrarse, tal como se hizo aquí con los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.

Hasta el momento Trump aún no ha nombrado ningún negro o hispano para su gabinete   pero cuando menos ya lleva varias mujeres, entre ellas Nikki Haley, la gobernadora de 44 años de Carolina del Sur designada como embajadora ante las Naciones Unidas en Nueva York. Descendiente de padres que inmigraron de la India se le considera una estrella en ascenso del partido republicano. Se opuso por mucho tiempo a la candidatura del ahora Presidente Electo y mucho se dice que éste la envió a la ONU para descartarla como contricante en la reelección de 2020.

Pero es el puesto que todavía no nombra de Secretario de Estado el más importante para una administración despues del presidente porque es la cara de Washington ante el mundo. Los contendientes más sonados son el ex candidato a la Casa Blanca Mitt Romney, que le disputó la presidencia a Barack Obama en 2012 y el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani.

Ambos totalmente ignorantes en política exterior, sin calificaciones para el puesto, ninguna experiencia internacional y alarmantemente considerados por los analistas como belicosos y de peligro. Uno por su obsesión de ver a Irán como amenaza, el otro por su insistencia en provocar a Rusia.

Si bien es cierto que el señor Trump está en todo su derecho de elegir a su equipo, también es cierto que existen republicanos conservadores, mesurados, preparados y cuerdos de quienes podría rodearse. Con ellos avergonzaría menos a su país y a sí mismo.

 

cbcronica@aol.com

Twitter@Conce54

Imprimir

Comentarios

Columnas anteriores