Celebraciones navideñas cubren Bruselas de luces después de atentados | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Celebraciones navideñas cubren Bruselas de luces después de atentados

El centro de Bruselas se ha vestido de luces para acoger las tradicionales celebraciones de Navidad, que recobran este año la normalidad luego de una edición marcada por la amenaza terrorista en 2015.

En la ocasión, el evento registró una caída de frecuentación de 30 por ciento con respecto a 2014.

Resultado del contexto en el que se inauguró, dos semanas después de los atentados de París y mientras Bélgica buscaba activamente a Salah Abdeslam, principal sospechoso con vida de esos ataques.

La edición de este año se celebra ocho meses después de que la propia Bruselas haya sido víctima de un doble atentado terrorista, que cobró la vida de 34 personas. Sin embargo, el ambiente es más tranquilo que hace un año y los comerciantes se dicen optimistas.

Para asegurar la confianza del público, dos comisarías móviles permanecerán en el centro de la ciudad hasta el final de las celebraciones navideñas, el 1 de enero próximo.

A ejemplo de 2015, se mantienen las patrullas militares, apoyadas en armas de pesado calibre y perros entrenados.

Las autoridades no desvelan el número de agentes de seguridad desplegados a fin de no perjudicar sus labores.

Por su parte, la Secretaría de Turismo de la capital ha previsto una serie de novedades para atraer a los visitantes.

Las atracciones especiales arrancaron el pasado 30 de noviembre con un show de luces animado por el DJ belga Lost Frequencies, quien para la ocasión instaló sus platos en la torre de la alcaldía de Bruselas, en la Grand Place, la plaza central de la ciudad.

Su espectáculo, “Lost in Brussels”, con juego de luces creado por Koert Vermeulen, se repite todos los días al caer la noche.

Inscrita desde 1998 en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, la Grand Place ha ganado nueva iluminación que pone en valor su arquitectura gótica y barroca.

Un árbol de Navidad de 22 metros de altura, ofrecido por Eslovaquia, país que ejerce la Presidencia semestral de la Unión Europea (UE), domina el local, donde también se ha instalado un pesebre en talla real.

En la vecina plaza de la Bolsa tiene inicio el mercadillo de Navidad anual, que se extiende hasta la plaza Santa Catalina, con un total de 240 locales de regalos, platillos típicos, bebidas y chucherías.

Dominando la plaza de mismo nombre, la Iglesia de Santa Catalina se convierte, por la noche, en telón para la proyección de pinturas japonesas en el espectáculo en 3D “Origami Nights”.

Japón es el país homenajeado por Bélgica en esta edición del mercadillo de Navidad, marcando los 150 años de relaciones diplomáticas bilaterales.

Otra novedad de este año es la instalación lúdica “Impulsion”, una hilera de balancines luminosos que entonan melodías aleatorias al ritmo del sube y baja de los usuarios.

Para el secretario de turismo de Bruselas, Philippe Close, estas celebraciones navideñas marcan una “virada de página” para la ciudad.

“2016 ha sido un año lleno de reflexión, que nos ha mostrado que aunque fuimos heridos en la propia carne, seguimos de pie y así pretendemos permanecer”, afirmó.

Imprimir