¿No hay quinto malo? - Rafael García Garza | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
¿No hay quinto malo? | La Crónica de Hoy

¿No hay quinto malo?

Rafael García Garza

Los Retos

El quinto año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se inicia con nuevos retos y sin lugar a dudas con uno central: evitar que la incertidumbre se desborde.

Hay demasiados frentes abiertos. El principal, que no el único, es el inicio formal de la administración de Donald Trump en la Casa Blanca. Los dos primeros años del magnate coincidirán con los dos últimos del Gobierno del presidente Peña Nieto, cuyo gobierno encara, de entrada, tres retos fundamentales: el amago de la deportación de tres millones de compatriotas que hoy día trabajan sin documentos en Estados Unidos. El segundo reto, la renegociación del Tratado de Libre Comercio desde la perspectiva de que México se debe plegar a los caprichos de Trump. El tercero es el inicio de la construcción del muro fronterizo que puede considerarse un acto de hostilidad inadmisible, sobre todo porque se insiste en que, además de todo, México pagará su construcción.

Lo han dicho en diversos tonos el presidente electo Trump y el vicepresidente electo Pence. Suponemos que no lo dirían si no tuvieran un plan para retener el dinero que envían nuestros paisanos a México. Trump es una sombra larga que se cierne sobre el país. La relación entre ambos gobiernos se vislumbra para el futuro inmediato cada vez más tirante. Como muestra de la contaminación que ha generado el Presidente electo de los Estados Unidos está la declaración que hace pocas horas formuló el Gobernador del Estado de Texas pidiendo se aceleren los trabajos para sellar la frontera México-Estados Unidos, tomando como pretexto un incidente fatal en el que estuvo involucrado un mexicano indocumentado.

Todos los sectores mexicanos han coincidido con el llamado del presidente Enrique Peña Nieto para consolidar la unidad y enfrentar con vigor el fenómeno Trump. Es momento en que nadie debe regatearle al gobierno mexicano su participación y apoyo. Ésta es una buena señal si cada quien aporta su parte evitando, como en otros casos, dejar solo al Gobierno y su Presidente. Incluso el mesiánico López Obrador ha declarado que estaría apoyando al presidente Peña Nieto, si fuera necesario.

LAS ELECCIONES QUE VIENEN

El presidente Peña Nieto tiene también desafíos políticos para el 2017: que su partido gane la elección para gobernador del Estado de México y buscar la estrategia más eficaz para la selección del candidato presidencial del PRI para el 2018. Para ambas tareas requiere consolidar su fuerza política, para que sea suficiente en la toma de decisiones, que se cumplan y obedezcan, no sólo que se acaten. Para la elección del Estado de México el partido del Presidente tiene tres o cuatro buenos aspirantes que pueden ganar. Lo importante es que el candidato priista sume y unifique a todas las corrientes para que existan posibilidades reales de triunfo, lejos de preferencias amistosas y de sondeos amañados, dejando, desde luego, para un lugar secundario la cercanía al ánimo presidencial.

La campaña presidencial para el 2018 ya arrancó. Los partidos de oposición ya tienen los perfiles de los aspirantes que competirán. Por el PAN están apuntados Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle, Ricardo Anaya y Ernesto Ruffo, hasta el momento. En el PRD, Miguel Ángel Mancera tiene ventaja sobre otros posibles contendientes, a pesar de que ha declarado que no se afiliará a ese partido; sin embargo, su diaria exposición pública en sus actividades como jefe del Gobierno Capitalino y algunos programas acertados como Médico En Tu Casa le dan una ventaja en la percepción pública. La pregunta es si el PRD irá en alianza con el PAN, el partido de la derecha, o no. Esta fórmula, dicen los expertos, puede dar una ventaja notable sobre los demás.

En Morena nadie duda que el candidato será Andrés Manuel López Obrador, terco aspirante a la Presidencia, quien asesorado por un experto extranjero en comunicación política tiene una permanente presencia pública y en ocasiones con buenos resultados para su causa; algunos expertos afirman que sus peores enemigos son los propios miembros de su partido, que con prácticas casi delincuenciales manejan sus propuestas y actividades legislativas y sostienen una práctica de pepena de inconformidades de grupos disímbolos.

 En el PRI, ya se estableció que primero será el programa y después el nombre, a pesar de lo cual no deja de mencionarse a Miguel Osorio Chong, José Antonio Meade Kuribreña, Eruviel Ávila; últimamente se agregó a José Narro y de manera esporádica se menciona a Aurelio Nuño. El presidente de este partido realiza actividades para levantar el ánimo de los priistas y buscar la unidad, con la sombra de la corrupción de algunos ex gobernadores de su partido, aunque en honor a la verdad los ex mandatarios no sólo son priistas sino también del PAN y el PRD, pero han pesado más los priistas en la opinión pública.

LA SEGURIDAD Y EL EJÉRCITO

El tema de la seguridad es otro reto relevante para el 2017. La reciente declaración del general Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional, en el sentido de que perseguir delincuentes no es la misión del personal militar, dio pie al inicio de un debate que seguramente permanecerá todo el año, sobre la estrategia a seguir en la lucha contra el narco; si dejar a soldados y marinos o de verdad regenerar a los policías. La clase política se ha dormido en sus laureles. En lugar de emprender el camino de formar policías honestas y eficaces, cuando tienen problemas, manera cómoda, solicitan el auxilio del Ejército y la Marina. Gobernadores y alcaldes no se esmeran, cuando se atoran piden ayuda a la Federación y salen del apuro. Los que no salen del problema sino que se meten más, son los soldados que han experimentado en estos años un desgaste, ciertamente injusto y muy severo.

Entre la tropa, lo reconoció el titular del Ejército, hay desaliento y confusión. Han perdido apoyo popular y están en riesgo constante de ser acusados, dentro y fuera del país, de no respetar los derechos humanos. Operan sin tener siquiera un marco legal adecuado, están de hecho en una situación absolutamente irregular. La estrategia muestra sus puntos vulnerables de diferentes formas. Una de ésas es que los jefes de los cárteles mueren o son detenidos y a las pocas semanas surgen sus relevos, ya sean familiares directos o paisanos. La secuencia de actos delictivos entre los mafiosos lo demuestra, pues ahora son los hijos de los capos los que lideran a las bandas.

LAS REFORMAS Y LA PERCEPCIÓN

También será importante en el 2017 aterrizar los beneficios de las reformas estructurales. En el caso de la reforma energética, que se ha tardado en arrancar, hubo hace pocos días una buena noticia, pues la licitación del campo Trión trajo consigo un contrato de asociación con una empresa australiana nunca visto en la historia de Pemex, que augura una inversión y generación de empleos importante. La subasta fue considerada como un éxito. Otra reforma, la educativa, espera su turno de impactar de manera positiva. Por ahora hay muy poco, casi nada, para presumir. De nueva cuenta el país obtuvo calificaciones desastrosas en la llamada prueba PISA, que nos pone con el farol rojo entre los países de la OCDE en cuanto a desempeño académico de niños y jóvenes. La amenaza de la CNTE ha perdido virulencia pero ahí sigue, en cualquier momento puede volver a prenderse. La reforma en materia de telecomunicaciones ha cumplido su objetivo de abrir a la competencia un sector tradicionalmente cerrado y, aunque escasos, empiezan a sentirse sus beneficios, mayor competitividad y mejores ofertas para los usuarios.

Al interior hay un clima político muy enrarecido, como quedó demostrado en los recientes cambios de gobierno en Oaxaca y Veracruz. El espectáculo de ex gobernadores con cuentas pendientes con la justicia y varios de ellos en franco proceso de fuga desalienta a los ciudadanos, golpea el poco prestigio que le queda a la democracia y genera las condiciones para el surgimiento de aventureros de la política. En Oaxaca el nuevo gobernador, Alejandro Murat, tuvo que asumir el cargo en una sede alterna y ya quedó claro que la presión del magisterio, en este caso la Sección 22, tendrá en vilo a las autoridades y a los ciudadanos. En Veracruz sigue la caza del ex gobernador Duarte y sus cómplices. A decir de informaciones publicadas en los últimos días, es probable que escándalos similares se presenten en otros estados de la República.

En suma, el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto entra en su último tercio con grandes presiones. Tiene que comenzar a mostrar sus realizaciones, sus resultados y enfrentar la avalancha Trump, la amenaza inflacionaria y los malos pronósticos económicos, pero en especial la percepción del quehacer gubernamental, pues sin duda y sin regateos, habrá que reconocer que hay avances y logros trascendentes. No hay quinto malo.

Imprimir

Comentarios