Obras desquician, también, a vecinos y comerciantes de la Roma | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Obras desquician, también, a vecinos y comerciantes de la Roma

En algunas calles, como la de Jalapa, realizan obras que obstaculizan la movilidad y ponen en riesgo la seguridad de peatones.

Las obras de rehabilitación de banquetas y pavimento en la colonia Roma Norte tienen cansados tanto a vecinos como a comerciantes, pues aún no concluyen los trabajos en una calle cuando ya comienzan otros en otro punto.

En las calles Jalapa, Chihuahua, Orizaba, Tonalá y Álvaro Obregón se pueden observar camiones, excavadoras, montones de cascajo y tierra; basura y tablas que no permiten el libre tránsito por la zona.

En la mayoría de las colonias de la delegación Cuauhtémoc se están llevando a cabo trabajos de remodelación y reencarpetamiento como parte del programa “Rescatando el Corazón de México”, puesto en marcha por el morenista Ricardo Monreal.

Los comercios tuvieron que cerrar debido a que no hay gente que se acerque a comprar, en tanto los vecinos de dichas calles manifestaron su molestia, pues deben caminar por el arroyo vehicular y los trabajadores son, en la mayoría de las ocasiones, groseros.

Durante un recorrido por las calles, Crónica constató que son un caos, pues la tierra y el lodo hacen imposible el paso de los transeúntes o de la entrada de los carros a sus estacionamientos, por lo que la mayoría de los vecinos se pelean por los lugares en la vía pública.

“No sabemos por qué arreglaron la calle, la compusieron hace como dos años y la verdad estaba en buenas condiciones, sólo nos vinieron a fregar”, dijo Matías, un estilista que tiene su peluquería en la calle de Chihuahua.

El hombre tuvo que cerrar su establecimiento luego de darse cuenta que las obras se aplazarían, ya que desde hace más de tres semanas comenzaron con los trabajos aunque le dijeron que sólo serían por tres días.

En tanto Rebeca Gutiérrez, señaló que en el parque Río de Janeiro, la excavadoras están estacionadas desde hace más de un mes, no obstante, la maquinaria no es utilizada por los trabajadores como debería, pues la utilizan para descansar más que para laborar.

La mujer dijo que es común escuchar a los empleados gritando y jugando en el parque, por lo que los trabajos que según durarían una semana se han aplazado ya por 25 días.

“El problema no sólo es el retraso, también debemos lidiar con las faltas de respeto de estos tipos (los trabajadores), ya no puedes salir vestida como tú quieres porque sabes que serás objeto de algún piropo o comentario mal intencionado”, dijo molesta la mujer cuya casa está ubicada en la calle de Orizaba.

Imprimir