Triunfos inesperados y encuestas - Rosa Gómez Tovar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
Triunfos inesperados y encuestas | La Crónica de Hoy

Triunfos inesperados y encuestas

Rosa Gómez Tovar

Los resultados de las elecciones en noviembre en Estados Unidos, de los referéndums sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (Brexit) y el acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, resultaron una sorpresa para estas naciones, en especial por las implicaciones de estos ejercicios democráticos, pero también por las expectativas creadas por lo que señalaban las encuestas en días anteriores al ejercicio del sufragio de millones de personas.

De ahí que ahora se hable del futuro incierto de los ejercicios demoscópicos o incluso de su posible desaparición en el ámbito electoral. En ese contexto, el Instituto Nacional Electoral (INE), junto con el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y la Asociación Mundial de Investigadores de Opinión Pública (WAPOR por sus siglas en inglés) organizaron un foro el lunes y martes pasado, para recopilar la experiencia de investigadores, medios y encuestadores ante la situación actual que enfrentan las encuestas ante la sociedad.

Algunas reflexiones de lo expresado en el foro titulado La precisión de las encuestas electorales: aportaciones para su perfeccionamiento se pueden resumir en los siguientes tres apartados:

1. La transparencia como medio para generar confianza en la sociedad. Informar a la población sobre la metodología, tamaño de muestra, porcentaje de respuesta, patrocinio de las encuestas, entre otros, es indispensable para discernir cuáles ejercicios se apegan a los estándares científicos para brindar información útil sobre contiendas electorales de los que no. El consenso entre académicos y profesionales de las encuestas es que ésta debe ser una tarea compartida entre los medios de comunicación y el INE, para explicar los alcances y limitaciones de las encuestas, además de proveer otro tipo de información para contextualizar los resultados de las mismas.

2. Innovar o desaparecer. El descontento de la sociedad ante la democracia, así como la creciente polarización de la población han hecho mucho más difícil para los encuestadores poder capturar en muestras limitadas el sentir diferenciado de los habitantes de una región o nación. Seguir utilizando las mismas herramientas, bajo la misma metodología, puede significar que se sigan generando pronósticos poco exactos de lo que pasará en una elección. Abordar el porcentaje de no respuesta desde otro ángulo, así como otros retos metodológicos de las encuestas, debe ocupar la agenda de investigación futura en este campo.

3. Repensar la utilidad de las encuestas. Aceptar que las encuestas no pueden dar información exacta de lo que pasará en una jornada electoral cualquiera es el primer paso para la renovación de esta área de conocimiento. Pero también se debe valorar que se cumple con otras funciones igual de vitales en el ejercicio de la democracia, como la definición de estrategias de los actores políticos, proveer información de fuentes confiables (en el caso de encuestas serias que cumplan con los estándares de calidad mínimos); o incluso cuando la contienda es competida, lo cual es un fenómeno más frecuente, y aunque las encuestas sólo puedan informar que la contienda es cerrada, esta información es útil para generar incentivos e incrementar la participación.

Las encuestas electorales son una de las fuentes de información para la construcción de un voto informado y por ende una sociedad más participativa. Debemos entender que no son una bola de cristal y generar expectativas adecuadas sobre lo que pueden lograr, antes de pronosticar su desaparición.

rosagomeztovar@outlook.com

 

Imprimir

Comentarios