Democracia indígena - Isidro H. Cisneros | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
Democracia indígena | La Crónica de Hoy

Democracia indígena

Isidro H. Cisneros

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina, en nuestro país viven cerca de 17 millones de indígenas distribuidos en todo el territorio nacional, aunque cada vez con mayor presencia en las zonas urbanas. Radican en 156 mil asentamientos dispersos en 803 municipios, en los que el 30% de la población habla una lengua indígena. Se estiman 68 lenguas y 364 variantes dialectales. Al referirse a ellos resulta inevitable hablar de situaciones de inequidad, marginación, desigualdad, pobreza extrema, injusticia y persistente discriminación estructural.

Los indígenas viven en desventaja frente al resto de la población, son víctimas frecuentes de la exclusión social, económica, política y cultural. Se calcula que el ingreso de la mayoría de ellos es de poco más de 3,000 pesos anuales, lo que significa 250 pesos al mes, con lo que deben satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, salud, vivienda y vestido. Esta situación se remonta al tiempo de la colonia.

En materia de derechos humanos, el principal problema es la falta de reconocimiento de sus derechos colectivos. No contamos con un adecuado marco normativo para salvaguardarlos y es notoria la ausencia de políticas públicas específicas para ellos. Las reformas legales no han propiciado soluciones estructurales a las violaciones que afectan a los pueblos indígenas. La razón es que dicha normatividad establece sólo políticas de asistencia social, pero no los reconoce claramente como sujetos colectivos de derecho, y menos aún sus derechos fundamentales como la libre determinación a través de la autonomía. Poco se ha avanzado en el reconocimiento de sus formas de gobierno y de sus usos y costumbres en los procesos de participación política. Todo esto a pesar de existir un amplio marco de derecho internacional de los derechos humanos de los pueblos indígenas, como el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo que México ratificó desde 1990. Este Convenio es uno de los principales instrumentos internacionales para la defensa, promoción y reconocimiento de los derechos indígenas. Incluye definiciones importantes respecto al término pueblo como sujeto de derecho.

Somos una nación pluricultural, plurilingüe  y multiétnica y, por tanto, es prioritario construir una nueva relación entre el Estado, los pueblos indígenas y la sociedad nacional, fundada en el reconocimiento de la diversidad cultural, en el diálogo entre culturas y en el respeto de las diferencias. La temática de los derechos colectivos plantea la necesidad de imaginar un nuevo pacto social y político que reconozca el pluralismo jurídico y los derechos humanos no sólo individuales, sino también co­lectivos de las comunidades indígenas.

Esta situación cambiará radicalmente en la nueva Constitución Política de la Ciudad de México, la Asamblea Constituyente ha aprobado no sólo un paquete de derechos y garantías a nivel constitucional para los pueblos, barrios originarios y comunidades indígenas residentes en la CDMX, sino que también los llevará —en un ejercicio inédito a nivel mundial— a consulta directa tal y como establecen los instrumentos internacionales de derechos humanos. En medio de un panorama bastante sombrío, es reconfortante saber que, a pesar de todo, se avanza en el reconocimiento de los derechos colectivos de los pueblos indígenas.

isidroh.cisneros@gmail.com

@isidrohcisneros

agitadoresdeideas.com

Imprimir

Comentarios