En Hiroshima, la tercera Cumbre de Rectores Japón-México; analizarán futura cooperación | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

En Hiroshima, la tercera Cumbre de Rectores Japón-México; analizarán futura cooperación

En 2017, en Hiroshima, Japón, se realizará la tercera Cumbre de Rectores universitarios, dice AkiraYamada.

El embajador de Japón en México, AkiraYamada, anunció en la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) que ya se prepara la tercera Cumbre de Rectores de Japón y México, que se realizará en 2017 en la ciudad de Hiroshima. En el encuentro se analizarán diferentes áreas de futura cooperación y se revisarán las áreas donde ya han trabajo en conjunto como en sismología, tsunamis, biodiversidad y desarrollo de tecnología.

“Hoy por hoy las relaciones de Japón y México son muy fuertes. Desde el punto de vista de la inversión y las empresas, puedo decirles que cuando concluyó el año 2015 había 957 empresas japonesas instaladas en su país y seguramente al cierre de 2016 habrá otras más de mil empresas japonesas. Mucha es industria manufacturera, por ejemplo la industria automotriz, pero es sobre todo industria que se apoya mucho en la innovación”, indicó el embajador, quien aclaró que en su país, el 80 por ciento de la inversión en Ciencia, Tecnología e Innovación lo hacen las empresas, que sostienen una fuerte relación con las universidades.

“Ahora estamos preparando la tercera Cumbre de Rectores Universitarios. La segunda edición se realizó en México y vinieron 30 rectores de Japón, quienes hablaron con rectores mexicanos y con representantes de empresas japonesas para entender cómo se vinculan esas universidades con las empresas de base tecnológica que ya están operando. Por esto, en 2017, en Hiroshima, Japón, se realizará la tercera Cumbre de Rectores universitarios, para la cual esperamos contar con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, de México (Conacyt)”, añadió.

Japón es el segundo país del mundo que ha ganado más Premios Nobel, después de Estados Unidos, pero además tienen una economía fuertemente apoyada en la generación de nuevo conocimiento que después se transforma en tecnología y al ser incorporado a las empresas, en forma de innovación, genera patentes, ingresos y empleos.

Desde 2008 se han implementado 115 proyectos en 40 países. En México hay cuatro grandes proyectos sobre sismología, tsunamis, biodiversidad y mitigación de daños por el cambio climático. Otras líneas de cooperación en las que se dialoga en producción sostenible de alimentos.

ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO. “El desarrollo de Japón, después de la derrota en la Segunda Guerra Mundial, se basa en el aprovechamiento del recurso humano, pues no somos un país de enormes recursos naturales. Y dentro de este aprovechamiento del recurso humano, para Japón es fundamental la educación y el desarrollo de nuevo conocimiento. Es por eso que el pueblo japonés, no sólo el gobierno, considera que la Ciencia y Tecnología es muy importante para el desarrollo de nuestro país”, indicó el embajador AkiraYamada, en una plática en el auditorio Galileo Galilei, en el encuentro “Reflexiones sobre Ciencia, Tecnología e Innovación”.

El embajador recordó, en voz alta, algunos ejemplos concretos de empresas japonesas que han apostado por la innovación como un modo de competir frente al mundo y dominar mercados como Toyota y Sony. 

“Toyota inició desde cero, después de ser una fábrica de máquinas para tejidos, pero cambió, desarrolló tecnología propia y con la acumulación de nuevo conocimiento y de tecnología propia se convirtió en la mayor armadora de autos del mundo, hoy. Por su parte, Sony era una fábrica que sólo producía tubos de vacío, pero gracias a que decidió invertir en el desarrollo de tecnología propia inventó muchos productos, como los radiotransmisores, los walkman y muchos otros productos que le dieron importancia mundial”, dijo AkiraYamada.

Otra aportación de Japón, que es un ejemplo de cómo funciona la economía del conocimiento, fue un producto japonés que tardó 30 años en investigación, pero que le mereció a tres físicos japoneses el Premio Nobel de Física en 2014: la luz LED azul.

Imprimir