“Tovar y de Teresa, autor de uno de los capítulos importantes en política cultural”: Enrique Peña Nieto | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

“Tovar y de Teresa, autor de uno de los capítulos importantes en política cultural”: Enrique Peña Nieto

En el homenaje a Rafael Tovar y de Teresa, la Camerata Instrumental de México interpretó el Concerto Grosso Número 4, de Georg Friedrich Händel.

Al encabezar la ceremonia de homenaje luctuoso a Rafael Tovar y de Teresa, el presidente Enrique Peña Nieto dijo ver en él a un digno heredero de Ignacio Manuel Altamirano, de Justo Sierra, de José Vasconcelos y Jaime Torres Bodet.

“Supo poner las herramientas de Estado a favor de los creadores y de la defensa del patrimonio artístico y cultural de nuestro país. Estoy seguro que el juicio de la historia sobre él, precisamente, lo habrán de poner en el altar de estas grandes figuras que han servido a México”, dijo en su mensaje en el Consejo Nacional de las Artes al que acudió con todo su gabinete y los representantes de los poderes Legislativo y Judicial.

En opinión del jefe del Ejecutivo federal, Tovar y de Teresa fue un puente entre el servicio público y la comunidad artística y cultural hasta el punto de borrar las diferencias. “Gracias, Rafael, por haber encarnado esa unidad a lo largo de tu trayectoria y como ser humano”, señaló.

Y añadió: “A Rafael lo vamos a extrañar, como Presidente de la República y como compañero de trabajo, de quien fuera secretario de Cultura, lamento de manera profunda su pérdida, pude estar cerca de él los meses difíciles que le toco vivir a partir de haberle sido detectada una enfermedad”.
Frente a los integrantes de las dos familias que constituyó Tovar y de Teresa, la primera con Carmen López Portillo y la segunda con Mariana, el jefe del Ejecutivo se dijo convencido de que la mejor manera de honrar la memoria del que fuera primer secretario de Cultura del país era mantener vivo su ejemplo de amor a México, “fue autor de uno de los capítulos más importantes de la política cultural del país y siempre es doloroso decir adiós a un buen amigo, y mucho más, si ese amigo hizo tanto por México”.

Destacó que la importancia de su tarea llegó a la creación de la Secretaría de Cultura de la cual fue su primer titular “y recuerdo como emocionado llegó a Palacio Nacional el día que rindió protesta porque era la primera vez que nuestro país tenía una Secretaría de Cultura”.
El mandatario hizo hincapié en que la partida de un hombre une a su familia y también a una sociedad, “en vida Rafael Tovar y de Teresa nos unió en torno a la cultura que es el legado más rico, profundo y perdurable y permanente que tenemos, su partida no podría ser de otra manera, siempre es muy doloroso decir adiós a un buen amigo y más si ese amigo entrañable tenía una bella calidad humana.

“Siempre en actitud receptiva, dotado de gran inteligencia, de una imaginación desbordante y con un talento innato para escuchar, conciliar y negociar. Rafael fue admirable e incansable promotor de la cultura, un ejemplar y auténtico servidor público”, dijo el violonchelista Carlos Prieto.

Tras expresar condolencias para Rafael, Leonora, María y Natalia, hijos de Rafael Tovar y de Teresa, el violonchelista resaltó la “inagotable curiosidad intelectual y artística de Rafael”, mismas que lo incitaron desde temprana edad a ser un “lector empedernido, un adicto incurable de la música, y a interesarse por cuanto estuviera relacionado con el mundo de la cultura, de la política y de la diplomacia”.

Recordó el momento en el que conoció al primer secretario de Cultura federal: “Fue hace más de 40 años. Yo iba a dar un concierto en la Sala Chopin y para mi sorpresa lo grabó un joven muy dinámico que se presentó con unos pesados equipos. Inmediatamente me impresionaron sus conocimientos y su entusiasmo, era Rafael Tovar y de Teresa y en aquel momento empezó una larga amistad”.

 “Eran enciclopédicos los conocimientos musicales de Rafael y por lo tanto sosteníamos muy largas conversaciones. Recuerdo que me decía que si de muy niño o de muy joven hubiera podido escoger libremente su carrera, se hubiera dedicado al piano”.

HOMBRE DE FAMILIA. Rafael Tovar López Portillo, hijo del secretario, dijo que su presencia en el Cenart era para dar a conocer la otra faceta de su padre: “No vengo a hacer apologías ni odas a Rafael Tovar y de Teresa, tampoco vengo a hablar de su legado histórico ni de la relevancia que tuvo. Estoy aquí para hablar de mi padre, que también fue esposo, abuelo, hermano y amigo”.

Tovar López Portillo recordó varios momentos junto a su padre, pero indicó que el más importante fue el último: “La madrugada del 10 de diciembre, cuando tuve la fortuna de ser yo quien lo acompañara en el momento de su muerte, de verlo a los ojos, mientras en silencio nos decíamos todo y su vida se apagaba. Su muerte fue un reflejo de su personalidad, serena, elegante, discreta y pudoroso”.

Varias personalidades coincidieron con la melomanía de Rafael Tovar y de Teresa, por lo que en su homenaje estuvo presente la Camerata Instrumental de México, conformada por 16 músicos, bajo la dirección de Ramón Romo Lizárraga, que ejecutaron algunas obras predilectas del funcionario, una de ellas, el Concerto Grosso Número 4, de Georg Friedrich Händel

Enrique Peña Nieto encabezó la primera guardia de honor, junto a Mariana García-Bárcena, viuda de Rafael Tovar y de Teresa, y sus hijos Rafael, Leonora, María y Natalia; para que después, con el general Salvador Cienfuegos Zepeda, Aurelio Nuño, Arely Gómez González, José Antonio Meade Kuribreña, Rosario Robles Berlanga, entre otros secretarios de Estado, montaran la segunda guardia de honor.

Imprimir