Basílica registra asistencia récord: 7.8 millones de fieles | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Basílica registra asistencia récord: 7.8 millones de fieles

Durante el fin de semana 7.8 millones de feligreses acudieron a visitar a la Morenita del Tepeyac.

Martín Chávez y su hijo de 7 años viajaron por más de 30 horas sobre una motocicleta, desde Zacatecas hasta la Basílica de Guadalupe.

Su moto, de esas que utilizan los repartidores de comida rápida, estaba adornada con escarcha metálica color azul y rojo.

La virgen los acompañó en todo momento, la imagen venía amarrada con un mecate amarillo a la mochila de su hijo, de milagro no se les cayó con el movimiento, la Guadalupana venía cuidándoles la espalda.

El zacatecano llegó ayer a las 11:30 horas visiblemente cansado y triste, dijo que es la primera vez que se pierde las mañanitas de la Virgen Morena.

Como cada año, desde hace 20, acude al templo religioso en caravana con muchos de sus familiares para darle gracias a “su Lupita”, incluso contó que siempre acampa en la Plaza Mariana.

Ahora lo hizo de “pisa y corre”, quiere regresar a casa, su estado anímico es peor que el físico, no quiere nada más que estar en su hogar en compañía de Rosa, su mujer, y su hijo. 

Pretendían llegar el sábado 11 de diciembre para estar presentes en el momento que el reloj marcara las 24:00 horas y así cantar junto con los demás feligreses las tan esperadas mañanitas.

Sin embargo, su sueño se vio interrumpido, pues en el trayecto su pequeño hijo Julián enfermó debido a las bajas temperaturas.

Su punto de partida, Chalchihuites, en el estado de Zacatecas y su destino, el cerro del Tepeyac, ahí donde se le apareció la virgen por primera vez a Juan Diego.

Martín no llevaba ni cinco horas manejando cuando el niño comenzó a quejarse, la garganta y el estómago le dolían, el llanto del pequeño hizo que el hombre tomara la decisión de detenerse en un pueblito para que un doctor lo revisara.

El termómetro marcó 38 grados, el pequeño estaba resfriado y de continuar el camino podría agravarse la enfermedad, por ello decidió que descansarían un día, desde ese momento supo que no llegaría a la cita que tenía con su madre santa.

No obstante nunca estuvo solo; las 30 personas que venían en su caravana, se quedaron con ellos, pues “o todos estamos con la morenita o nadie”.

Una vez que Juliancito se sintió mejor, retomaron el viaje, no paraban más que para comer, cargar gasolina y hacer del baño; su misión era llegar, haberse perdido las mañanitas ya no importaba, todos querían estar cerca de la virgen, aunque fuese sólo por un momento.

El hombre estaba devastado, es la primera vez que no lograba llegar a tiempo, pero eso no lo hizo detener el paso, pues aunque no había conseguido su objetivo quería demostrarle a su hijo que con fe todo es posible.

La mamá del pequeño tiene cáncer desde hace tres años, y según Martín, la Guadalupana es quien la mantiene con vida.

Desde el viernes la Basílica de Guadalupe comenzó a recibir a miles de peregrinos; según autoridades locales la cifra de visitantes fue histórica: 7.8 millones de personas llegaron al recinto religioso.

El día de hoy todos volverán a sus casas y la delegación Gustavo A. Madero regresará a la normalidad; la celebración tendrá que esperar un año.

Imprimir