La Maldita Vecindad organiza una noche circense | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

La Maldita Vecindad organiza una noche circense

La agrupación festejó 25 años del disco El Circo.

Maldita Vecindad y los hijos del Quinto Patio reunieron la noche del domingo  a más de 3 mil personas, quienes conmemoraron los 25 años del disco El Circo, los malditos armaron tremendo festejo en la Carpa Astros como lo hicieran en 1991, año en el que lanzaron su material más vendido de la historia del rock mexicano y otorgando a la agrupación el disco de platino por 1 millón de copias vendidas.

Dividida en tres actos, la celebración comenzó a gestarse desde las 18:00 horas, donde poco a poco los asistentes empezaron a llenar el recinto ubicado sobre avenida Tlalpan, los vendedores que se encontraban en la calle no sólo llevaban mercancía de la banda, sino que también revendían los boletos hasta en mil quinientos pesos.

Con un ambiente festivo la Maldita reunió a tres generaciones que han crecido con su música desde 1985, afuera del recinto se podía ver a niños, adolescentes, jóvenes y señores que se dieron cita al festejo. Triciclo Circus Band fue parte del primer acto que puso a calentar a la audiencia, con sus clásicas melodías.

 “Viva mi desgracia” empezó a sonar como introducción al segundo acto, ilustraciones de Maldita Vecindad aparecieron en las pantallas de una Carpa Astros que se encontraba abarrotada, los gritos de “Maldita, Maldita” no se hicieron esperar, mientras cada uno de los integrantes hacían su aparición.

Con sus clásica vestimenta Roco, quien sería el maestro de ceremonias de la velada, agradeció a todos los presentes “Muchas gracias por venir, va ser una noche inolvidable, estamos celebrando los 25 años de El Circo”, inmediatamente los acordes de “Bailando” sonaron; la pista se volvió un salón de baile.

Un segundo acto contundente y con los mejores éxitos que los han acompañado en 30 años de carrera artística se hacían presentes, “Quinto Patio Ska”, “Mujer” “Ya lo pasado pasado” y “Los Agachados” eran parte del setlist, canción tras canción como lo han hecho durante estos años de trayectoria iba acompañado de un mensaje de esperanza, igualdad y con un mundo donde quepan muchos mundos.

“El tieso y la negra soledad” puso a bailar a  todo la carpa desde el escenario hasta la pista, Roco agradecía a todos los presentes mientras los hijos de los malditos bailaban en el escenario a ritmo de ska, para dar paso a “No les creo nada” y llamar a uno de los poetas más queridos por el público “Don Palabras” y cerrar este segundo acto con “El Cocodrilo”.

La voz de Germán Valdés  se hizo presente como preámbulo  de “Pachuco”, canción que inmediatamente conectó con la audiencia y daba inició al tercer acto, la efervescencia del público subía como la espuma, con los brazos abiertos esperaban a un Sax que volaba por los cielos bailando uno de los temas más emblemáticos de la banda, sin bajar la adrenalina “Un poco de sangre” y “Toño” no defraudaron a la audiencia.

Uno de los momentos más intensos de la noche estaba por llegar, el escenario se oscureció para recibir a un faquir que con su acto impresionó a la audiencia tal como “Solín” lo hacía, los círculos de paz y baile no se hicieron esperar, por los aires volaban las cervezas y las catapultas humanas se hacían presentes, tras una canción intensa los ánimos bajaron mientras en la pista una pareja se volvía a enamorar el clásico “Kumbala” juntaba a las parejas que a ritmo de danzón se volvían a juntar.

Los actos circenses como lo habían adelantado estaban por llegar “Un gran circo” se hizo acompañar de tragafuegos, trapecistas y zanqueros que bailaban a ritmo de una de las canciones que nos siguen mostrando ese México olvidado que se ve, pero del cual no se quiere hablar, con una noche ya en su clímax Mario se hacía presente con su viaje de “Pata de perro”.

“Crudelia” y “Mare” anunciaron el final de la noche no sin antes recordar a uno de los compositores más importantes que ha dado México, Juan Gabriel, “Querida” del Divo de Juárez daba fin a la celebración de Los Malditos.

Imprimir