Trump confirma su acercamiento a Putin con nombramiento de Tillerson | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Trump confirma su acercamiento a Putin con nombramiento de Tillerson

Tillerson (izquierda), junto a Vladímir Putin en 2012.

Donald Trump, presidente electo de EU, confirmó ayer el nombramiento del importante petrolero Rex Tillerson como próximo secretario de Estado. De este modo se confirma la decisión, que ya fue anticipada durante el fin de semana.

Tillerson, de 64 años, es el director ejecutivo de ExxonMobil, la empresa petrolera más importante de Estados Unidos. El magnate definió al empresrio como “la personificación del sueño americano”, en un comunicado, y destacó sus capacidades como negociador, la tónica habitual en las descripciones de los miembros de su nuevo gabinete. Tillerson es “un jugador de ajedrez y negociador de clase mundial”, tuiteó Trump el domingo.

“Su tenacidad, su amplia experiencia y el profundo conocimiento de la geopolítica lo hacen un excelente elección para ser secretario de Estado”, agregó el presidente electo en una nota oficial.

CONEXIÓN RUSA. Su nombramiento queda ahora pendiente de la ratificación del Senado, donde dominan los conservadores con 51 de los 100 asientos de la cámara alta. Sin embargo, la aprobación del cargo no está asegurada, puesto que Tillerson despierta polémica por su proximidad al presidente ruso, Vladímir Putin. Polémica generada incluso entre las filas republicanas.

Especialmente por el momento en que llega el nombramiento, justo cuando la polémica por la presunta interferencia del Kremlin en las elecciones estadunidenses, a través de ciberataques para favorecer a Trump creció por el reporte de la CIA que confirmaría estas sospechas.

El congresista Marco Rubio, que fue rival de Trump en las primarias republicanas en la carrera hacia la Casa Blanca, afirmó el domingo que “ser un ‘amigo de Vladímir’ no es un atributo que se espere” del futuro jefe de la diplomacia de EU.

AGRADECIDO. A la espera del proceso en el Senado y del rumbo que tome la polémica, Tillerson se mostró “honrado” por la elección de Trump y aseguró que comparte con él “la visión de restablecer la credibilidad de las relaciones internacionales de Estados Unidos”.

“Debemos enfocarnos en fortalecer nuestras alianzas, perseguir los intereses nacionales compartidos y resaltar la fuerza, la seguridad y la soberanía de Estados Unidos”, agregó Tillerson en comentarios incluidos en la nota oficial de su designación.

DESCARTADOS. La elección del empresario petrolero deja en el camino a otros candidatos, incluso algunos que habían sonado con fuerza, como el ex candidato republicano de 2012, Mitt Romney, o el ex embajador de EU ante la ONU John Bolton, quien llegó a sugerir la opción de bombardear las instalaciones nucleares de Irán.

Los cinco miembros más polémicos de la próxima administración

   Rex Tillerson

La cercanía de Tillerson a Vladímir Putin despierta muchos recelos en Estados Unidos, incluso entre los republicanos. Supone un drástico cambio de rumbo en el hacer de la Casa Blanca en las hasta ahora siempre tensas relaciones con el Kremlin.

Tillerson conoce a Putin desde los años noventa, por sus vínculos con Rusia gracias a su participación en ExxonMobil, empresa que ha dirigido los últimos diez años. Incluso fue condecorado por el Kremlin.

En 2011, quien será probablemente nuevo secretario de Estado firmó un acuerdo para que su empresa pudiera acceder a reservas de petróleo en el Ártico, un pacto que agregó permiso a la compañía rusa Rosneft para invertir en concesiones de ExxonMobil en EU.

   Steve Bannon

La elección de Bannon como estratega en jefe de la nueva administración es, sin duda, la más polémica de todo el gabinete. Bannon procede de la dirección del portal Breitbart, que fundó para dar voz a la derecha más extremista de Estados Unidos.

En Breitbart se han publicado notas falsas, convirtiéndose en el azote de los demócratas. También racistas, reivindicando, por ejemplo, la bandera confederada, homófobas y sexistas, hasta el punto de ganarse Bannon el favor y la simpatía de grupos racistas como el Ku Klux Klan.

Bannon forjó su posición y fortuna a través, primero, de un cargo en Goldman Sachs, y luego, como productor cinematográfico. En Hollywood participó en distintos proyectos que ensalzaban figuras como el Tea Party y Sarah Palin.

   Jeff Sessions

El nuevo fiscal general de EU, por designio de Trump, es otra de las figuras que despiertan recelo de unos y el terror en otros, por su retórica anti inmigración, que es extremadamente dura. Sessions se opone frontalmente a cualquier topo de plan para legalizar a migrantes indocumentados.

Este tipo de posturas radicales le han causado problemas en multitud de ocasiones, siendo acusado constantemente de racismo. Esto, por ejemplo, le había impedido escalar posiciones en la carrera judicial. Hasta ahora, puesto que Trump define al senador por Alabama como “el experto” de la frontera con México.

En 1986 fue nominado a juez federal, pero su candidatura se truncó por múltiples reportes de que había hecho comentarios racistas cuando era fiscal en Alabama.

   Rick Perry

El ex gobernador por Texas se presenta como nuevo secretario de Energía, un departamento que, hace más de cuatro años, prometió eliminar.

Fue en el inicio de la carrera presidencial republicana hacia la Casa Blanca para los comicios de 2012, a los que se acabaría presentando Mitt Romney.

En un debate, Perry, veterano del ejército del aire de EU, propuso eliminar  tres departamentos, pero se olvidó de uno de ellos. Era precisamente Energía, y este suceso derrumbó su candidatura. En 2016 se volvió a presentar, pero abandonó pronto.

En Texas, tiene abierto un proceso por abuso de poder y coacciones, luego de amenazar a una fiscal demócrata con retirar financiamiento a su oficina tras haber sido descubierta conduciendo ebria.

   Scott Pruitt

Donald Trump llegó a tildar el cambio climático de “cuento chino”, y aseguró en campaña que se retiraría de los acuerdos climáticos de París, aunque en las últimas semanas el magnate se ha mostrado dispuesto a valorar la opción de no eliminar el compromiso de Estados Unidos con la lucha anti calentamiento global.

Sin embargo, el nombramiento de Pruitt sitúa a un negacionista del cambio climático frente a la Agencia de protección mediambiental (EPA). Pruitt, además, es un férreo defensor del petróleo.

Desde 2010, Pruitt es fiscal general de Oklahoma, y en el pasado demandó diversas veces a la EPA, agencia que Trump cree que debe limitarse a “mantener el aire y el agua limpios”.

 

Imprimir