Rusia y Siria ejecutan a civiles a sangre fría en la caída final de Alepo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Rusia y Siria ejecutan a civiles a sangre fría en la caída final de Alepo

Las tropas sirias leales a Bachar al Asad y armadas por sus aliados rusos proclamaron ayer su victoria sobre los rebeldes en Alepo, que ayer perdieron el control de la zona oriental de la ciudad, último bastión de los opositores al régimen de Damasco.

Después de semanas de intenso bombardeo, las tropas rebeldes, que tomaron Alepo hace tres años, aceptaron un acuerdo que en la práctica significa la rendición y la entrega de la ciudad a los enemigos.

Turquía confirmó ayer que facilitó los contactos entre los rebeldes en Alepo y elementos militares rusos, para conseguir un alto el fuego que permitirá evacuar primero a los civiles y luego a los combatientes, que podrán retirarse a la ciudad de Idlib, bastión opositor a unos 50 kilómetros al suroeste de Alepo.

El viceprimer ministro turco Mehmet Simsek anunció en su cuenta de Twitter que Turquía establecerá “una ciudad de tiendas de campaña para 80 mil personas” para acoger a quienes huyen de Alepo.

Crímenes de guerra. En su camino hacia la reconquista total de la segunda ciudad siria, las tropas progubernamentales entraron en varias casas y ejecutaron a sangre fría a al menos 82 civiles, entre ellos once mujeres y trece niños, denunció ayer el portavoz de la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville.

Otros residentes, denunció, han sido ejecutados en las calles cuando intentan huir o mueren a causa de los bombardeos y fuego de artillería que se han intensificado tanto de día como de noche.

“Los civiles han pagado un precio brutal en este conflicto y tememos profundamente por aquellos que siguen en el último rincón infernal del este de Alepo donde están los rebeldes opositores”, declaró el vocero de la ONU, que exigió a Rusia un alto el fuego inmediato y acceso para rescatar a las 50 mil personas que se estiman siguen atrapadas.

El primer ministro francés, Bernard Cazeneuve, denunció que las “atrocidades” y las “masacres” cometidas por el régimen sirio contra la población civil en la ciudad de Alepo pueden constituir “crímenes de guerra e incluso crímenes contra la humanidad”.

“Los que las han perpetrado deberán rendir cuentas ante la comunidad internacional”, dijo y advirtió que “jamás aceptaremos aliarnos con los responsables del martirio de Alepo”, en alusión a un futuro reconocimiento de Bachar al Asad como presidente legítimo de Siria.

Reunión urgente. Ante la gravedad de las noticias que llegan de Alepo, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió ayer de urgencia, a petición de Francia y el Reino Unido.

“Alepo está sufriendo sus días más oscuros. La situación va más allá de las palabras, más allá de la vergüenza”, denunció el embajador francés ante la ONU, François Delattre, quien subrayó que Moscú “no puede ser cómplice de la fría venganza y del terror sistemático contra los civiles”.

 

Imprimir