Amapola... lindísima amapola (Segunda parte) - René Arce | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
Amapola... lindísima amapola (Segunda parte) | La Crónica de Hoy

Amapola... lindísima amapola (Segunda parte)

René Arce

Por estos días de diciembre, hace diez años, Felipe Calderón, presidente de México, declaró la guerra al narcotráfico, no quiso escuchar de quienes le advirtieron que sería un enorme fracaso involucrar a las Fuerzas Armadas en esa confrontación, y que finalmente los objetivos planteados a saber: a) evitar que la droga llegara a los jóvenes; b) disminuir la siembra y tráfico; y c) evitar la violencia, no se cumplirían sin un plan integral que contemplara la prevención, el involucramiento de la sociedad, el saneamiento de los cuerpos policiacos, un sistema de inteligencia adecuado y finalmente la adecuación del marco legal donde se contemplara la lucha contra la impunidad y corrupción. Calderón se obsesionó con ganar la simpatía de la mayoría de los mexicanos (que no obtuvo en la elección presidencial), como si estuviera en campaña apeló más a la emoción que a la razón y durante los seis años utilizó los medios de comunicación para mostrar sus partes de guerra con constantes golpes a cabezas del narcotráfico y bandas criminales, algunos en montajes en vivo y a todo color, como en el caso de la francesa Cazzes, para así afirmarse él y convencer a los demás del acierto de su política guerrera.

El general Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional, recientemente declaró que no es a balazos como se combate este problema, que el Ejército no se preparó para ser policía y que estarían de acuerdo en regresar a sus cuarteles. El parte de guerra del General, es sin duda que a diez años, esta guerra no se ganó y que hay que buscar otros caminos.

Un camino que seguramente le gustaría a la derecha conservadora y autoritaria, sería el suspender garantías individuales y militarizar al país, pensando en que lo que hace falta es mayor fuerza contra las bandas criminales. Esta salida ya la experimentaron otros países como Colombia, Perú y los propios Estados Unidos cuando en los años 20 prohibieron el alcohol y diez años más tarde reconocieron su fracaso.

Otra salida es multifactorial, contemplaría la prevención del delito, la inteligencia para la seguridad nacional, el desarrollo regional, el saneamiento de órganos de justicia, el involucramiento de la sociedad civil, pero sobre todo, cambiar el enfoque prohibicionista por uno de salud pública. Quienes propusieron hace diez años esta salida, que contemplaba también la legalización de la mariguana, la realidad les ha dado la razón; pero, pensar en sólo legalizar esta droga para fines medicinales sería tanto como darle una aspirina a un  enfermo de neumonía. No, hay que legalizarla para fines recreativos, antes que en unos cuantos años los norteamericanos la estén exportando a nuestro país para su consumo.

Es más, ahorita tendríamos que estar debatiendo la legalización de la producción de la amapola y sus derivados, principalmente la heroína y la morfina. Las preguntas que tendríamos que hacernos serían las siguientes: ¿Por qué en Turquía y en la India la producen legalmente? ¿Por qué si hay en el mundo 5 mil quinientos millones de personas que no tienen acceso a medicamentos contra el dolor, México no puede ser un gran productor y exportador de la morfina? ¿Por qué en México el 90 por ciento de personas con cáncer y con terribles dolores no tienen acceso a medicamentos derivados de la amapola? Se sabe que 28 millones de mexicanos experimentan dolores físicos y que la demanda anual es de casi 20 mil kilos de opio y sólo se utilizaron menos de quinientos.

Actualmente las bandas del narcotráfico reciben aproximadamente 1.1 mil millones de dólares al año por producir e introducir heroína de nuestro país a Estados Unidos, para el consumo de más de dos millones y medio de adictos, y se comenta que estas ganancia ilegales llegan a todos los niveles y órdenes de gobierno y que ello es una de las causas por las que no se quiere terminar con este negocio.

Vale la pena reflexionar ¿por qué en los países donde a las drogas se les ve como un problema de salud pública y no policiaco, la violencia, la corrupción y la impunidad son menores que en nuestro país?

Mail: renearcecirigo@gmail.com

Fb: René Arce

Web: renearce.com

Tw: @renearcemx

Imprimir

Comentarios