¿Usas lentes de contacto? Esto te interesa | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

¿Usas lentes de contacto? Esto te interesa

Los lentes de contacto a través de la historia

El uso de lentes de contacto diarios tiene muchos aspectos positivos

En México el 43.24% de la población requiere de servicios optométricos. En términos mundiales los errores de refracción no corregidos (miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia) constituyen la causa más importante de la discapacidad visual. En los países de ingresos medios y bajos las Cataratas siguen siendo la principal causa de Ceguera. En la mayoría de los casos tendrían visión normal con el uso de lentes de contacto o anteojos. En la edad escolar el 20% presenta problemas visuales. En los mayores de 45 años es el 100%.

Los lentes de contacto son un gran instrumento para dejar los armazones en casa y mantener una visión excelente. Aunque algunos pacientes lo utilizan por motivos estéticos, los lentes de contacto son una gran opción para ver sin límites y realizar todo tipo de actividades en las cuales los anteojos pueden resultar estorbosos o bien limitar el campo de visión. Ahora bien ¿Realmente son tan modernos o estaban en la mente de un genio a la espera de buscar el material idóneo? 

Los lentes de contacto de hidrogel de silicona (SiHy, por sus siglas en inglés) se introdujeron al mercado hace casi dos décadas. En ese momento se estimaba que existían aproximadamente 70 millones de usuarios en todo el mundo. Desde entonces, la cantidad se ha duplicado y en la actualidad la gran mayoría utiliza lentes de hidrogel de silicona.

Desde la introducción de los lentes de contacto de remplazo diario de hidrogel de silicona, en 2008, se presentaron como un gran avance tecnológico. Desde ese momento se han desarrollado con diseños esféricos, tóricos, multifocales y de altas graduaciones.

La historia de la corrección de la vista no es tan moderna como pensamos. El origen de las gafas data de finales del siglo XIII, a manos de un artesano vidriero italiano. O al menos, eso es lo que se piensa, pues esto nunca ha sido concretado con exactitud. La pérdida de visión era una molestia para muchas personas, que veían cómo con el paso de los años se iba perdiendo capacidad de ver de lejos o de cerca, imposibilitándole tareas tan cotidianas en aquella época como la lectura o escritura, la costura o la caza o lucha.

Alrededor de 1508 Leonardo Da Vinci sumergió la cabeza en el agua y descubrió que la visión presentaba alteraciones. En aquella época no existía material alguno que pudiese se higiénico y práctico para introducirlo en los ojos, sin embargo la idea estaba en el aire. 

300 años después de que Leonardo da Vinci sembrara la idea, Sir John Herschel, un astrónomo de origen inglés, se le ocurrió la idea en 1,827 de hacer moldes de ojos de personas con problemas de visión para adaptarle un material que pudiese corregir dicha condición, sin mucho éxito hasta ese momento. 60 años después, FA Muller, un soplador de vidrio, fabricó el primer lente de contacto de vidrio, a partir de la idea de Herschel.

Después de esta idea y su fabricación, tenía que pasar obligatoriamente por las manos de un médico, para crear un diseño que no fuese dañino para el ojo, además de contar con la curvatura ideal para corregir los diferentes errores refractivos (miopía, astigmatismo, hipermetropía, etc.). AE Fick, médico de origen suizo y el parasitólogo Edouard Kalt  modificaron la fabricación de dicho lente de cristal y lo adaptaron, de la mejor forma posible al ojo. Sin embargo, sólo podían estar unas pocas horas en el ojo sin que originaran problemas

En 1,936, William Feinbloom, optometrista de Nueva York, introdujo el uso del plástico para la creación de lentes de contacto con este material. Entonces aún llevaban el centro de vidrio y un anillo de plástico rodeaba el centro, 12 años después y sabiendo que el plástico debía de ser el material definitivo para las lentillas, se ideó la primera lente de contacto totalmente hecha de este material. Este hito se le atribuye a Kevin Tuohy, un óptico de origen americano.

Desde este momento quedó claro que habría que hacerlos más cómodos, mejorar aún más la visión, higiénicos, prácticos; hasta llegar a los actuales lentes de contacto.

El optometrista, es el especialista quien examinará los ojos para determinar la graduación correcta. Aunque la elección de lentes de contacto de remplazo diario o de otro esquema de uso depende en gran medida de las preferencias personales. Los lentes de contacto de hoy día, normalmente blandos y desechables, tienen distintos programas de uso y de reemplazo; diario, quincenal o mensual.

Clarity® 1 day, elaborados a base de hidrogel de silicona. Es la primer y única familia completa de lentes de contacto de reemplazo diario disponible, lo que la convierte en una alternativa más saludable con diseños para todas las correcciones de visión; esféricos, tóricos, multifocales y para muy altas graduaciones, además de brindar protección a la radiación UV.

El uso de lentes de contacto diarios tiene muchos aspectos positivos:

  • No es necesario limpiarlos.
  • Esquema de uso más fácil de recordar, ya que no hace falta programar el calendario para cambiar los lentes de contacto.
  • Los lentes de contacto de remplazo diario permiten ahorrar tiempo.
  • Las impurezas tienen menos tiempo para acumularse y es menos probable que aparezcan alergias.
  • El contacto de una superficie de lente limpia y lisa cada día es más suave para los ojos irritados
  • Adecuados para adolescentes; en ellos es frecuente que olviden el cuidado, rutina de limpieza o cambio de lentes. Omitir esta parte del cuidado de los lentes de contacto puede suponer una serie de riesgos para los ojos, el uso de lentes de reemplazo diario hace que no tengan que limpiarlos y que se los cambien sin problemas

El uso de lentes de contacto hechos de Hidrogel de Silicona, proporcionan una mayor oxigenación a la córnea evitando algunas consecuencias como son: Inflamación de la córnea, microquistes epiteliales, cambios en el error refractivo y distorsión de la córnea, hiperemia limbal, vascularización.

Si bien existe la posibilidad de que estas condiciones se presenten con el uso extendido, por ejemplo durante toda la noche, los actuales lentes reutilizables y los de remplazo diario como Clarity 1 day, de hidrogel de silicona disminuyen considerablemente el riesgo.

Los profesionales de la salud visual son quienes sugerirán al paciente la mejor opción, de acuerdo a sus necesidades y estilo de vida, considerando la visión, comodidad y facilidad de manejo. El optometrista es el indicado para ayudar al paciente a considerar los pros y los contras en función de tu problema de visión y de tus hábitos de cuidado.

La visión en cifras

  • Aproximadamente 285 millones de personas en todo el mundo viven con baja visión y ceguera
  • De éstos, 39 millones de personas son ciegas y 246 millones tienen discapacidad visual moderada o severa
  • El 90% de las personas ciegas viven en países de bajos ingresos
  • El 80% de la discapacidad visual es evitable, es decir, fácilmente tratable y / o prevenible
  • Las restauraciones de la vista y las estrategias de prevención de la ceguera están entre las intervenciones con mayor costo beneficio en el cuidado de la salud
  • El número de personas ciegas por causas infecciosas se ha reducido considerablemente en los últimos 20 años
  • Se calcula que 19 millones de niños tienen discapacidades visuales
  • Alrededor del 65% de todas las personas con discapacidad visual tienen 50 años o más, mientras que este grupo de edad comprende sólo el 20% de la población mundial
  • El aumento de las poblaciones de ancianos en muchos países significa que más personas estarán en riesgo de discapacidad visual relacionada con la edad.

Imprimir