Carstens y la macroeconomía - Leopoldo Mendívil | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
Carstens y la macroeconomía | La Crónica de Hoy

Carstens y la macroeconomía

Leopoldo Mendívil

DR. JOSÉ ANTONIO MEADE K.

SECRETARIO DE HACIENDA:

 

“Y cuando despertó Carstens, la

macroeconomía ya no estaba”

Adaptación del cuento 

más pequeño del mundo

 

¿Cuánto tiempo duró la macroeconomía en el pedestal más alto?

El que su creador, los Estados Unidos, le permitió con la crisis planetaria estallada en el año 2008n luego de que la codicia y la avaricia, los grandes engendros que ese sistema económico iba a desatar, hicieron de las suyas  en los años inmediatamente anteriores al del estallido, pero nadie con poder suficiente hizo algo para  para detener el desastre.

Ahora, el daño está hecho ya y su principal consecuencia, hasta el momento, ha sido la última elección presidencial en su propia cuna, los Estados Unidos, que ha sido, como lo estamos viendo con cada nuevo anuncio de otro miembro del gabinete de Trump, el advenimiento de los súpermillonarios al mando del mayor poder mundial.

¿Qué le está quedando a los países menos desarrollados, que hemos sido las grandes víctimas del engendro?

Quizá lo expliquen las palabras que Agustín Carstens, el aún gobernador del Banco de México, dijo a los periodistas del diario Reforma Anthony Harrup y Juan Montes y éstos publicaron el 5 de diciembre pasado:  

“… La política monetaria ha hecho mucho para reactivar la economía luego de la crisis global y ahora las políticas fiscales y las reformas estructurales deberían contribuir más al esfuerzo.”

Pero aún agregó:

“El punto es que ya ha habido bastante tiempo en que la política monetaria ha estado cargando una parte muy importante -la carga de alguna manera de estimular la economía- y se vuelve importante que otras políticas fiscales, cuando hay espacio, y reformas estructurales entren a reforzar lo que se ha logrado en materia monetaria.”

Me permito repetir, doctor Meade, las palabras encerradas entre guiones sobre la calificación que el doctor Carstens dio a su paso por el Banco de México:

“-la carga de alguna manera de estimular la economía-…”

Ahora me permito preguntar:

¿Cuál estímulo recibió la economía mexicana con Carstens y el neoliberalismo metidos en el Banco de México y desde ahí adueñados de ésta, supuestamente defendida y heroicamente acrecentada con el cohete balístico antiinflacionario del recorte al circulante cada vez que se ha presentado  ese riesgo?

Quienes negamos las bondades del neoliberalismo no estábamos  a favor de  la inflación, sino contra la manera de atacarla, que en palabras sencillas de entender fue una inyección de empobrecimiento al país para ¡estimular su economía, carajo!, a fuerza de bajísimos salarios y el agregado de esos recortes al circulante para que los pobres no gastaran lo poco que tenían y los ricos acrecentaran sus métodos de gozar la vida…

Estimular la economía alimentando el orgullo de contar con más de la mitad de la población del país en estado de pobreza, desde leve hasta heroica.., ¿esa es una labor digna de un país cuyos recursos naturales le permitirían un desarrollo al menos decente, pero su población  es mantenida en vergonzosos niveles económicos?

Ahora, de pronto nos encontramos con que la famosa y potentísima macroeconomía del país.., pues en realidad no lo era tanto si atendemos a la manera como se ha empequeñecido en un lapso que casi pudiéramos considerar récord.

¡Sí, claro, no somos los únicos, hasta China está en apuros! Sí, claro, puesto que el neoliberalismo fue exportado al mundo entero y deben ser muy pocos los que libraron sus efectos. México nada podía hacer al respecto, siendo el vecino sur de la gran potencia y dependiendo tanto de ella.

Haga, doctor Meade, pues, el favor de apresurarse a atender las recomendaciones del doctor Carstens en cuanto a que “se vuelve importante que otras políticas fiscales, cuando hay espacio, y reformas estructurales entren a reforzar lo que se ha logrado en materia monetaria”.

O sea, recomenzar habiendo casi llegado al fondo…

 

Internet, m760531@hotmail.com;

Facebook, Leopoldo Mendívil;

Twitter, @Lmendivil2015

Imprimir

Comentarios