¿Qué significa el Premio Nacional de Derechos Humanos 2016? - Diva Hadamira Gastélum | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
¿Qué significa el Premio Nacional de Derechos Humanos 2016? | La Crónica de Hoy

¿Qué significa el Premio Nacional de Derechos Humanos 2016?

Diva Hadamira Gastélum

Ya no estaba Rodolfo Stavenhagen para recibir en manos el Premio Nacional de Derechos Humanos 2016, el pionero en la lucha por los derechos humanos, falleció a los 84 años el pasado el 5 de noviembre de 2016. En su representación, su viuda Carmen Gutiérrez, recibía el premio en honor al enorme legado del doctor.

La situación de los Derechos Humanos en México es complicada, sabemos que aún nos falta mucho por hacer, sin embargo, no podemos demeritar lo logrado hasta el momento. Estos premios nos prueban la grandeza de México y su gente, basta con conocer la vida de Rodolfo Stavenhagen.

Stavenhagen, activista social y defensor de los derechos indígenas, llega a México junto a su familia que huía de la Alemania Nazi, cuando tenía 7 años de edad; fue parte de los beneficiados del espíritu histórico de refugio de nuestro país. De cara al 2017, con las crisis migratorias que vienen, no podemos olvidar que este país se ha enriquecido con sus migrantes.

Sociólogo y antropólogo de profesión, dedicó su vida a la academia, y a la defensa de los derechos humanos, en especial aquellos que involucraban la defensa de los pueblos indígenas. Trabajo en las más altas organizaciones internacionales como Naciones Unidas, a la vez que contribuyó a la institucionalización de la sociedad civil, fundando  la Academia Mexicana de Derechos Humanos.

Stavenhagen tenía claro que la defensa de los derechos humanos en México corre por el libre acceso a la justicia. Es una lucha que tenemos también quienes nos dedicamos al avance y empoderamiento de las mujeres. Una de sus tesis más famosas implica que la protección eficaz de estos derechos solo existe si todas las personas, sin discriminación alguna, tienen libre acceso a una justicia que es administrada de forma plena, desinteresada e imparcial. Fue además un impulsor de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, un documento clave en los criterios de defensa de estos pueblos, incluyendo la interculturalidad. Un documento que siempre debe estar presente en nuestras mentes cuando hacemos políticas y leyes para los 624 municipios indígenas del país.

En otro claro mensaje sobre la agenda que viene en materia de derechos humanos, se otorgó una mención honorífica a la señora Sharon Zaga Mograbi “por su labor y dedicación en la enseñanza y divulgación de una cultura de tolerancia, no discriminación y respeto a los derechos humanos”. Sharon es la presidenta del Museo de Memoria y Tolerancia en la Ciudad de México. Un museo que va más allá de la idea del holocausto y los genocidios y marca que estas aberraciones tiene un origen más vulgar y pequeño: la discriminación.

En el museo que preside se enfatiza que debe alertarse, “tener memoria”, sobre el peligro que engendran la discriminación y la indiferencia. ¿Cómo olvidar aquella genial campaña que acompaño la visita de Donald Trump, invitándolo a conocer el museo? Como en ese momento y ahora, estamos en tiempos en que el diálogo, aquel en que las partes se escuchan, es cada vez más una excepción que una regla. El diálogo se ve como combate, y no como punto de encuentro.

Cerrando el año 2016 nos enfrentamos a un 2017 de mucha incertidumbre. Es por esto que debemos tomar posturas valientes. Sacar el temple. El miedo debe y puede combatirse con tolerancia y con el fortalecimiento de los derechos humanos.

Es hora de empezar a reconocer al otro cuando nos miramos al espejo.

Presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género de la Cámara de Senadores

@DivaGastelum

Imprimir

Comentarios